http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/02/PP-head-centrado2.jpg

 
 
http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/02/PP-head-centrado.jpg

Autoridad del Canal de Panamá estima que en junio terminará ampliación de la vía

canal de panamaA pesar de que todavía no hay claridad sobre la inauguración del Canal de Panamá, la Autoridad que administra la vía aseguró luego de un sobrevuelo por la zona de las esclusas que fueron reparadas que, en mayo,  debieran efectuarse las pruebas de navegación y, en junio, concluirse los trabajos de extensión del paso interoceánico.

En estos momentos, además de las tinas de reciclaje, en la obra se llenan  las nuevas esclusas donde se detectaron el pasado año filtraciones, que los constructores solucionaron mediante colocación de barras de acero en los pisos de concreto.

En un comunicado, el consorcio constructor Grupo Unidos por el Canal (GUPC) informó de que junto a las empresas diseñadoras de las esclusas, Montgomery Watson Harza y Tetra Tech e IV Groep, utilizaron 20 máquinas de perforación para realizar el “cosido” de concreto.

La inundación de las nuevas esclusas llevará una semana y se inicia después de que el consorcio constructor las diseñadoras del proyecto terminaran la pasada semana la reparación estructural de los quicios de las esclusas y de las fisuras que se habían detectado.

Sacyr y sus socios en el consorcio (la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa) ya habían realizado una primera inundación de las nuevas esclusas para comenzar a realizar pruebas el pasado año.

El grupo indicó que una vez concluya el proceso de llenado “procederán a realizar pruebas técnicas con el fin de alcanzar el funcionamiento completo de la obra”.

 

En cuanto a los trabajos de refuerzo de los quicios de las esclusas que el consorcio ha llevado a cabo antes de volver a inundarlas, las empresas destacaron en un comunicado que ha supuesto un “gran esfuerzo”, dado que se ha ejecutado “en el menor tiempo posible”.

Así, el consorcio ha empleado veinte equipos de perforación que llegaron procedentes de Estados Unidos e Italia, así como la colaboración de más de 300 profesionales.

Sacyr lidera el consorcio que en julio de 2009 se adjudicó la construcción de este nuevo juego de esclusas para ampliar el Canal de Panamá y que permita el tránsito de buques de mayor tamaño. El proyecto, considerado histórico para la ingeniería civil, se contrató por 2.900 millones de euros.

Luego de realizar un recorrido aéreo por la zona de construcción en las esclusas del Atlántico, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, comentó a periodistas que de no ocurrir otro retraso, la ampliación entraría en operación a finales del mes de junio, consignó la agencia Prensa Latina.

La ampliación tiene un avance global de 96% y el contrato de diseño y construcción lo ejecuta GUPC, integrado por la empresa española Sacyr, la italiana Salini-Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana.

Por los contratiempos, como incrementos de precios, huelgas, cambios de diseño y otros, el costo final del proyecto sería de cinco mil 430 millones de dólares, 180 millones de dólares por encima de lo previsto originalmente, aunque aún en arbitraje se encuentran reclamos de GUPC por valor de tres mil 500 millones de dólares.

Una vez se complete el llenado de las esclusas y de las tinas de reutilización de agua, iniciarán las pruebas con las compuertas que serán activadas 20 veces para comprobar si abren y cierran en menos de cinco minutos, el tiempo pactado.

Igual pasaría con el flujo de agua desde las tinas de reutilización hacia las esclusas, proceso que no debe tomar más de 10 minutos.

Cada tina tiene capacidad para almacenar 945 mil litros, lo que representa el 60% del agua que se utilizará durante un cruce, cantidad que retornará una vez el barco abandone las esclusas, mientras la cantidad restante se tomará del Lago Gatún, explicó José Reyes, ingeniero de la ACP.

Con relación a las pruebas con una embarcación de mayor tamaño, Quijano explicó que esperarán hasta el último momento para traerla a Panamá, por lo costoso que resulta, y pudiera ser un buque cisterna de combustible, lo cual permitirá realizar monitoreos con diferentes calados.

Actualmente por la vía cruzan 340 millones de toneladas a bordo de las naves y en 10 o 20 años la cifra pudiera ascender a 600 millones, aseguró Quijano.

Una vez que la ampliación del Canal consolide las operaciones comerciales con las embarcaciones, los expertos predicen el avance de una plataforma de servicios conexos con la vía interoceánica y sus actividades rebasarán el comercio y la logística. La construcción, el suministro de combustible a naves, el turismo, la distribución de piezas de autos, las zonas francas y las obras de infraestructura, serán ramas económicas que sentirán un fuerte impulso, sentenció el Administrador de la ACP.

“Buscamos que el Canal sea más que un simple lugar para el tránsito de buques y lo que hacemos es crear el valor de la ruta”, afirmó.

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/02/banner-aapa-74.jpg

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/01/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/01/epi_nov-1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/01/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/02/banner-Puerto-VENTANAS.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/01/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/01/banner-puerto-arica2.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2017/03/Banner-248x70.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

Autoridad del Canal de Panamá estima que en junio terminará ampliación de la vía

canal de panamaA pesar de que todavía no hay claridad sobre la inauguración del Canal de Panamá, la Autoridad que administra la vía aseguró luego de un sobrevuelo por la zona de las esclusas que fueron reparadas que, en mayo,  debieran efectuarse las pruebas de navegación y, en junio, concluirse los trabajos de extensión del paso interoceánico.

En estos momentos, además de las tinas de reciclaje, en la obra se llenan  las nuevas esclusas donde se detectaron el pasado año filtraciones, que los constructores solucionaron mediante colocación de barras de acero en los pisos de concreto.

En un comunicado, el consorcio constructor Grupo Unidos por el Canal (GUPC) informó de que junto a las empresas diseñadoras de las esclusas, Montgomery Watson Harza y Tetra Tech e IV Groep, utilizaron 20 máquinas de perforación para realizar el “cosido” de concreto.

La inundación de las nuevas esclusas llevará una semana y se inicia después de que el consorcio constructor las diseñadoras del proyecto terminaran la pasada semana la reparación estructural de los quicios de las esclusas y de las fisuras que se habían detectado.

Sacyr y sus socios en el consorcio (la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa) ya habían realizado una primera inundación de las nuevas esclusas para comenzar a realizar pruebas el pasado año.

El grupo indicó que una vez concluya el proceso de llenado “procederán a realizar pruebas técnicas con el fin de alcanzar el funcionamiento completo de la obra”.

 

En cuanto a los trabajos de refuerzo de los quicios de las esclusas que el consorcio ha llevado a cabo antes de volver a inundarlas, las empresas destacaron en un comunicado que ha supuesto un “gran esfuerzo”, dado que se ha ejecutado “en el menor tiempo posible”.

Así, el consorcio ha empleado veinte equipos de perforación que llegaron procedentes de Estados Unidos e Italia, así como la colaboración de más de 300 profesionales.

Sacyr lidera el consorcio que en julio de 2009 se adjudicó la construcción de este nuevo juego de esclusas para ampliar el Canal de Panamá y que permita el tránsito de buques de mayor tamaño. El proyecto, considerado histórico para la ingeniería civil, se contrató por 2.900 millones de euros.

Luego de realizar un recorrido aéreo por la zona de construcción en las esclusas del Atlántico, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano, comentó a periodistas que de no ocurrir otro retraso, la ampliación entraría en operación a finales del mes de junio, consignó la agencia Prensa Latina.

La ampliación tiene un avance global de 96% y el contrato de diseño y construcción lo ejecuta GUPC, integrado por la empresa española Sacyr, la italiana Salini-Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana.

Por los contratiempos, como incrementos de precios, huelgas, cambios de diseño y otros, el costo final del proyecto sería de cinco mil 430 millones de dólares, 180 millones de dólares por encima de lo previsto originalmente, aunque aún en arbitraje se encuentran reclamos de GUPC por valor de tres mil 500 millones de dólares.

Una vez se complete el llenado de las esclusas y de las tinas de reutilización de agua, iniciarán las pruebas con las compuertas que serán activadas 20 veces para comprobar si abren y cierran en menos de cinco minutos, el tiempo pactado.

Igual pasaría con el flujo de agua desde las tinas de reutilización hacia las esclusas, proceso que no debe tomar más de 10 minutos.

Cada tina tiene capacidad para almacenar 945 mil litros, lo que representa el 60% del agua que se utilizará durante un cruce, cantidad que retornará una vez el barco abandone las esclusas, mientras la cantidad restante se tomará del Lago Gatún, explicó José Reyes, ingeniero de la ACP.

Con relación a las pruebas con una embarcación de mayor tamaño, Quijano explicó que esperarán hasta el último momento para traerla a Panamá, por lo costoso que resulta, y pudiera ser un buque cisterna de combustible, lo cual permitirá realizar monitoreos con diferentes calados.

Actualmente por la vía cruzan 340 millones de toneladas a bordo de las naves y en 10 o 20 años la cifra pudiera ascender a 600 millones, aseguró Quijano.

Una vez que la ampliación del Canal consolide las operaciones comerciales con las embarcaciones, los expertos predicen el avance de una plataforma de servicios conexos con la vía interoceánica y sus actividades rebasarán el comercio y la logística. La construcción, el suministro de combustible a naves, el turismo, la distribución de piezas de autos, las zonas francas y las obras de infraestructura, serán ramas económicas que sentirán un fuerte impulso, sentenció el Administrador de la ACP.

“Buscamos que el Canal sea más que un simple lugar para el tránsito de buques y lo que hacemos es crear el valor de la ruta”, afirmó.