http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/12/logo-Portal-NEW9-01.png

Cepal apunta que diversificación exportadora es el principal desafío de la región en su relación con China

La principal asignatura pendiente para América Latina y el Caribe en su relación con el gigante asiático es la diversificación exportadora, según un nuevo documento dado a conocer  por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De hecho, según el organismo, tan solo cinco productos, todos primarios, representaron 75% del valor de los envíos regionales al país asiático en 2013.

El estudio, denominado “América Latina y el Caribe y China. Hacia una nueva era de cooperación económica” fue preparado por la Cepal en ocasión de la visita a su sede en Santiago de Li Keqiang, Primer Ministro de China, que se realizará hoy 25 de mayo de 2015.

El estudio advierte también que, debido al menor ritmo de crecimiento previsto para los próximos años tanto en China como en la región, el comercio bilateral no seguirá expandiéndose a tasas tan elevadas como las observadas en la última década y media.

La moderación de la expansión de China, que se ha traducido en menores precios de varios de los productos básicos exportados por América Latina y el Caribe a ese país, junto con las orientaciones adoptadas por las autoridades chinas que apuntan a lograr un rebalanceo de su modelo de desarrollo, son factores que plantean oportunidades y desafíos para las relaciones económicas entre ambas partes.

En este sentido, el documento destaca las interesantes perspectivas que ofrecen las exportaciones de alimentos a China, dados los fuertes procesos de urbanización y expansión de la clase media en curso en dicho país.

“Para revertir la preocupante reprimarización exportadora es preciso lograr avances en productividad, innovación, infraestructura, logística y formación y capacitación de recursos humanos. Estos avances son fundamentales para crecer con igualdad, en un contexto de acelerado cambio tecnológico”, indica Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal, en el prólogo del documento.

Asimismo, las sucesivas aproximaciones que han tenido lugar entre la región y China desde 2008, y que desembocan en el Plan de Cooperación Celac-China 2015-2019 aprobado en enero pasado, son muestras del carácter estratégico que el país asiático asigna a sus vínculos con América Latina y el Caribe, recalca la Cepal.

“Es el momento propicio para dar un salto de calidad en la relación entre América Latina y el Caribe y China. El Plan de Cooperación entre la Celac y China 2015-2019 constituye un necesario e importante primer paso en esa dirección, al definir un marco institucional y orientaciones generales. Ahora es necesario dotar a dicho Plan de contenidos concretos, lo que a su vez exige definir una agenda regional concertada de prioridades, privilegiando las iniciativas plurinacionales”, recalca Alicia Bárcena.

El mencionado Plan considera 13 áreas temáticas de trabajo, ocho de las cuales se concentran en ámbitos económicos, y contiene ambiciosas metas de expansión del comercio y la inversión extranjera directa (IED) entre ambas partes durante la próxima década.

Con respecto a la IED china en la región, esta ha aumentado notablemente desde 2010 a un nivel estimado entre los 9.000 y 10.000 millones de dólares anuales. Según la publicación, las reformas en curso en China pueden impulsar decididamente los flujos de inversión extranjera directa hacia América Latina y el Caribe en los próximos años.

“En la medida en que los flujos de inversión china aumenten y se diversifiquen, ello podría no solo redefinir drásticamente la relación económico-comercial entre ambas partes, sino incluso promover la integración productiva al interior de la propia región”, señala el documento.

La publicación concluye que en la medida que la cooperación con China ayude a cerrar las brechas que presenta la región en materia de infraestructura, logística y conectividad, se estimularía también el comercio intrarregional y la gestación de cadenas regionales de valor.

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/09/Banner-EPV-224x114.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/epi_nov.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/08/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/banner-puerto-arica.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/unnamed-1.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/03/3_MODIFICADO.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

Cepal apunta que diversificación exportadora es el principal desafío de la región en su relación con China

La principal asignatura pendiente para América Latina y el Caribe en su relación con el gigante asiático es la diversificación exportadora, según un nuevo documento dado a conocer  por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De hecho, según el organismo, tan solo cinco productos, todos primarios, representaron 75% del valor de los envíos regionales al país asiático en 2013.

El estudio, denominado “América Latina y el Caribe y China. Hacia una nueva era de cooperación económica” fue preparado por la Cepal en ocasión de la visita a su sede en Santiago de Li Keqiang, Primer Ministro de China, que se realizará hoy 25 de mayo de 2015.

El estudio advierte también que, debido al menor ritmo de crecimiento previsto para los próximos años tanto en China como en la región, el comercio bilateral no seguirá expandiéndose a tasas tan elevadas como las observadas en la última década y media.

La moderación de la expansión de China, que se ha traducido en menores precios de varios de los productos básicos exportados por América Latina y el Caribe a ese país, junto con las orientaciones adoptadas por las autoridades chinas que apuntan a lograr un rebalanceo de su modelo de desarrollo, son factores que plantean oportunidades y desafíos para las relaciones económicas entre ambas partes.

En este sentido, el documento destaca las interesantes perspectivas que ofrecen las exportaciones de alimentos a China, dados los fuertes procesos de urbanización y expansión de la clase media en curso en dicho país.

“Para revertir la preocupante reprimarización exportadora es preciso lograr avances en productividad, innovación, infraestructura, logística y formación y capacitación de recursos humanos. Estos avances son fundamentales para crecer con igualdad, en un contexto de acelerado cambio tecnológico”, indica Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal, en el prólogo del documento.

Asimismo, las sucesivas aproximaciones que han tenido lugar entre la región y China desde 2008, y que desembocan en el Plan de Cooperación Celac-China 2015-2019 aprobado en enero pasado, son muestras del carácter estratégico que el país asiático asigna a sus vínculos con América Latina y el Caribe, recalca la Cepal.

“Es el momento propicio para dar un salto de calidad en la relación entre América Latina y el Caribe y China. El Plan de Cooperación entre la Celac y China 2015-2019 constituye un necesario e importante primer paso en esa dirección, al definir un marco institucional y orientaciones generales. Ahora es necesario dotar a dicho Plan de contenidos concretos, lo que a su vez exige definir una agenda regional concertada de prioridades, privilegiando las iniciativas plurinacionales”, recalca Alicia Bárcena.

El mencionado Plan considera 13 áreas temáticas de trabajo, ocho de las cuales se concentran en ámbitos económicos, y contiene ambiciosas metas de expansión del comercio y la inversión extranjera directa (IED) entre ambas partes durante la próxima década.

Con respecto a la IED china en la región, esta ha aumentado notablemente desde 2010 a un nivel estimado entre los 9.000 y 10.000 millones de dólares anuales. Según la publicación, las reformas en curso en China pueden impulsar decididamente los flujos de inversión extranjera directa hacia América Latina y el Caribe en los próximos años.

“En la medida en que los flujos de inversión china aumenten y se diversifiquen, ello podría no solo redefinir drásticamente la relación económico-comercial entre ambas partes, sino incluso promover la integración productiva al interior de la propia región”, señala el documento.

La publicación concluye que en la medida que la cooperación con China ayude a cerrar las brechas que presenta la región en materia de infraestructura, logística y conectividad, se estimularía también el comercio intrarregional y la gestación de cadenas regionales de valor.