http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/12/logo-Portal-NEW9-01.png

Opinión: Megapuerto Regional ¿Ficción o realidad?

felipe muñozÚltimamente la situación de los puertos en la Región de Valparaíso se encuentra en boca de todos, ya sea por las “cargas limpias”, la preocupación de los distintos actores sobre quien alojará el Megapuerto o la fuerza que ha adquirido San Antonio, entre otros. La verdad es que el desarrollo de los puertos no ha dejado indiferente a nadie y se vienen tiempos de muchas definiciones.

En esta ocasión nos referiremos al concepto de Megapuerto, el que se puede definir como el “lugar de partida o llegada de naves, ferrocarriles, camiones o buses de máxima capacidad de transporte diverso o único de carga y/o pasajeros, tales como los Ultra Large Container Ships, Super Post Panamax Ships, Super Cruiser Ships, entre otros, los cuales por sus tamaños, desplazamientos y dimensiones requiere de gran profundidad, gran espacio o mayor amplitud de maniobra segura.”

Para los objetivos de instalación de un Megapuerto las posibilidades son San Antonio y Valparaíso, sin embargo, en el III Encuentro Urbano de la Cámara Chilena de la Construcción “Visión del sistema logístico urbano-portuario” surgió la idea de desarrollo regional de un Megapuerto que contemple a Quintero, San Antonio y Valparaíso.

Pero primero hablemos de datos duros. La Región moviliza un 33% del movimiento portuario nacional, en el que la importación representa un 63% y la exportación un 23%. Además, tenemos que el 94% de todo el comercio exterior es por transporte marítimo, aumentando 4 veces en los últimos 10 años. También se considera que el 2014, el Estado estableció que en las condiciones en las que actualmente operan los puertos de Valparaíso y San Antonio, alcanzarían su punto de saturación en 10 años más. Según las proyecciones de demanda, al final de ese plazo se realizarían transferencias del orden de los 4,6 millones de TEU’s, cuando la capacidad es de 4,7 millones de TEU’s.

Otro punto a considerar es la importancia que ha tomado el Puerto de Callao en Perú, el que tiene como misión “ser más eficiente que los puertos chilenos”.

En el año 2012, el Ministerio de Transportes comenzó a estudiar la factibilidad de un puerto a gran escala (o Megapuerto) para la zona central y en el 2013 volvió con más fuerza dado que los plazos son muy acotados. Cada uno de los puertos postulantes entregan los atributos del por qué deben ser elegidos para acoger esta magna obra. Por un lado San Antonio recalca que cumple con tres condiciones relevantes para albergar un proyecto de esta envergadura: conectividad, proyecciones de crecimiento y plan regulador comunal, mientras que Valparaíso es la ciudad puerto por excelencia, logrando un modelo logístico portuario reconocido mundialmente y que se está por exportar a distintos países del mundo, además de los proyectos de expansión de la Terminal 2 y creación de la Terminal 3.

Pero volvamos a la idea de un Megapuerto regional. Si bien las obras para recibir buques Triple E y post new panamax, de 18.000 y 15.000 TEU’s respectivamente, se deben realizar en uno de los puertos ya mencionados, se podría trabajar en un modelo portuario que incluya a los tres principales puertos de la Región y que conlleve a distribuir la carga según instalaciones y proyecciones anuales. De esta forma, se lograría que todos puedan llegar a sus metas y alcanzar niveles de eficiencia importantes.

¿Un sueño? Me gusta más pensar en la realización del proyecto más ambicioso que llevaría al bien común de la Región Valparaíso, potenciándola en conjunto en vez de por sectores. Además de elevar su competitividad en conjunto frente a la amenazas extranjera por operaciones de puerto.

Por ende, la pregunta queda abierta… ¿Realidad o ficción?.

 

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/248x74.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/09/Banner-EPV-224x114.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/epi_nov.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/08/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/banner-puerto-arica.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/unnamed-1.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/03/3_MODIFICADO.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

Opinión: Megapuerto Regional ¿Ficción o realidad?

felipe muñozÚltimamente la situación de los puertos en la Región de Valparaíso se encuentra en boca de todos, ya sea por las “cargas limpias”, la preocupación de los distintos actores sobre quien alojará el Megapuerto o la fuerza que ha adquirido San Antonio, entre otros. La verdad es que el desarrollo de los puertos no ha dejado indiferente a nadie y se vienen tiempos de muchas definiciones.

En esta ocasión nos referiremos al concepto de Megapuerto, el que se puede definir como el “lugar de partida o llegada de naves, ferrocarriles, camiones o buses de máxima capacidad de transporte diverso o único de carga y/o pasajeros, tales como los Ultra Large Container Ships, Super Post Panamax Ships, Super Cruiser Ships, entre otros, los cuales por sus tamaños, desplazamientos y dimensiones requiere de gran profundidad, gran espacio o mayor amplitud de maniobra segura.”

Para los objetivos de instalación de un Megapuerto las posibilidades son San Antonio y Valparaíso, sin embargo, en el III Encuentro Urbano de la Cámara Chilena de la Construcción “Visión del sistema logístico urbano-portuario” surgió la idea de desarrollo regional de un Megapuerto que contemple a Quintero, San Antonio y Valparaíso.

Pero primero hablemos de datos duros. La Región moviliza un 33% del movimiento portuario nacional, en el que la importación representa un 63% y la exportación un 23%. Además, tenemos que el 94% de todo el comercio exterior es por transporte marítimo, aumentando 4 veces en los últimos 10 años. También se considera que el 2014, el Estado estableció que en las condiciones en las que actualmente operan los puertos de Valparaíso y San Antonio, alcanzarían su punto de saturación en 10 años más. Según las proyecciones de demanda, al final de ese plazo se realizarían transferencias del orden de los 4,6 millones de TEU’s, cuando la capacidad es de 4,7 millones de TEU’s.

Otro punto a considerar es la importancia que ha tomado el Puerto de Callao en Perú, el que tiene como misión “ser más eficiente que los puertos chilenos”.

En el año 2012, el Ministerio de Transportes comenzó a estudiar la factibilidad de un puerto a gran escala (o Megapuerto) para la zona central y en el 2013 volvió con más fuerza dado que los plazos son muy acotados. Cada uno de los puertos postulantes entregan los atributos del por qué deben ser elegidos para acoger esta magna obra. Por un lado San Antonio recalca que cumple con tres condiciones relevantes para albergar un proyecto de esta envergadura: conectividad, proyecciones de crecimiento y plan regulador comunal, mientras que Valparaíso es la ciudad puerto por excelencia, logrando un modelo logístico portuario reconocido mundialmente y que se está por exportar a distintos países del mundo, además de los proyectos de expansión de la Terminal 2 y creación de la Terminal 3.

Pero volvamos a la idea de un Megapuerto regional. Si bien las obras para recibir buques Triple E y post new panamax, de 18.000 y 15.000 TEU’s respectivamente, se deben realizar en uno de los puertos ya mencionados, se podría trabajar en un modelo portuario que incluya a los tres principales puertos de la Región y que conlleve a distribuir la carga según instalaciones y proyecciones anuales. De esta forma, se lograría que todos puedan llegar a sus metas y alcanzar niveles de eficiencia importantes.

¿Un sueño? Me gusta más pensar en la realización del proyecto más ambicioso que llevaría al bien común de la Región Valparaíso, potenciándola en conjunto en vez de por sectores. Además de elevar su competitividad en conjunto frente a la amenazas extranjera por operaciones de puerto.

Por ende, la pregunta queda abierta… ¿Realidad o ficción?.