http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/12/logo-Portal-NEW9-01.png

Presidente de la Cámara Aduanera asegura que "hay empresarios que quieren llevarse el comercio exterior para la casa"

Hace algunos días, la Cámara Aduanera de Chile emitió unas “reflexiones” a propósito del conflicto surgido por las llamadas “cargas limpias”, situación que mantiene al Terminal Pacífico Sur (TPS) junto a sus trabajadores enfrentados a la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), dejando en jaque la habitual tranquilidad y  “paz social” de este puerto.

En ese contexto, PortalPortuario.cl conversó con el presidente de la Cámara Aduanera de Chile, Felipe Santibáñez, quien profundizó en el sentir de su gremio frente a esta pugna. El dirigente gremial, en ese sentido, advirtió que si bien el modelo planteado por EPV no es el mejor, también hay intereses privados que buscan “llevarse el comercio exterior para la casa”.

“Nosotros somos parte de un proceso que nos da mucha pena que se haya deteriorado de esta forma, porque en el fondo Valparaíso está luchando su supervivencia como puerto no contra San Antonio solamente, sino contra los otros puertos internacionales como Callao, Buenaventura y Panamá. Aquí, creo, se ha trabajado mal el tema. Cuando se originó el Zeal, todos estos inconvenientes que tenemos ahora no se tomaron en cuenta, por lo que fue un asunto mal planificado, donde hay entre medio unos costos que son muy importantes que en los años buenos no se notan, pero cuando hay que ser eficiente y competir de país a país sí se notan”, aseguró Santíbañez.

¿Cuál es la visión que usted tiene del conflicto de las cargas limpias?

Esto de las cargas limpias  partió por una situación muy sentida del sector transporte, al cual nosotros estimamos, y creemos que su solicitud es totalmente lícita, porque estaban perdiendo tiempo como locos y con un costo tremendo y eso es solo una parte del tema. Este es un problema  va más allá de los almacenes, de la Zeal, EPV y TPS… Aquí hay intereses, y hay que hablarlo muy claro, para llevarse todos los almacenes a las cercanías de Santiago, lo que antiguamente se llamaba el Puerto Seco.

¿Intereses de quién?

No nos costó mucho en la Comisión (de Innovación logística-portuaria) darnos cuenta para donde apuntaba el rifle y ese apunta a intereses particulares-privados vinculados al transporte marítimo y a todo lo que es el sistema portuario. Aquí se quiere tener un control absoluto sobre las mercancías y al costo que sea. Este Consejo nacional, que se dice que fue a pedido de su excelencia la Presidenta de la República y todavía no se le presenta, es en el fondo un anillo al dedo para las empresas navieras y portuarias para manejar la carga como quieran. Aquí este tema está con nombre y apellido y eso es una vergüenza.

¿Qué nombre y apellido tiene esta situación?

El nombre y apellido que le pongo a esta situación que se ha generado hasta ahora es beneficiar a un pequeño grupo de empresarios privados del sector marítimo-portuario contra el sacrificio de la ciudad puerto y contra de los miles de trabajadores, porque esto puede pasar en San Antonio o en la zona de Concepción. Entonces ¿A qué estamos jugando? Quiero ser bien claro, porque esto se lo he dicho a ellos mismos, porque hay actividades que son complementarias, pero hay un gran matón que quiere quedarse con todo el negocio a toda costa.

¿Quién es el matón?

Yo diría que, en este caso, TPS  es una de las sociedades que corresponden a este grupo de empresarios que quieren llevarse el comercio exterior para la casa y EPV les estaba dando de comer y les quita la comida.

¿En qué sentido?

Es que pasando lo que pasa, no hay razón legal para que TPS no pueda atender en puerto. Está bien que el SAG revise en la Zeal donde hay un área más limpia, con menos polvo, menos contaminación. La mercadería normal se pueden hacer ahí como funcionamos por muchos meses en la que se juntaron 20 mil contenedores que no hallábamos como sacarlos y hubo que recurrir a TPS y ellos dijeron “ya, yo voy” y de la noche a la mañana les dicen “no”. Entonces poniéndose en la posición de TPS uno dice por qué unos sí y otros no.

TPS  ha dicho que se le discrimina, que se le cambiaron las reglas del juego y asegura que habrá pérdida de competitividad ¿Qué piensa usted?

A TPS le encuentro razón en por qué ahora le restringen el tema cuando es más eficiente y es de menor costo, porque hoy día se ha duplicado el costo de la salida portuaria y ¿quién paga eso? el usuario que es el importador y el usuario final que es el chileno que consume y compra, porque el importador si tiene un costo más se lo agregará a su precio de venta, pero también las compañías que navegan por los mares están viendo que pasamos de ser un puerto eficiente a uno demorado.

O sea ¿el paso por la Zeal entorpece el flujo de las mercancías hacia sus destinos finales?

A la Zeal se está yendo el 30% de la mercancía con esta decisión de la EPV de que todo va para arriba, pero le diría que el 70% se está yendo a almacenes privados extraportuarios, donde lamentablemente el servicio de Aduanas, con todos los esfuerzos que hace, no tiene el personal suficiente para atender los aforos de forma oportuna. Le puedo dar un ejemplo de un Agente de Aduana muy importante al que le acaban de dar para el próximo jueves revisión de aforo, porque no hay personal.

A propósito de la Aduana ¿Qué le pareció la protesta de los portuarios contra este servicio?

En Chile el 90% de las mercancías salen de barco a camión sin revisión, estamos hablando de entre revisiones documentales y físicas del orden del 10%, porque se trata de un sistema basado en la buena fe que ha funcionado y en esto no tiene ninguna responsabilidad. La Aduana se saca la mugre con la poca disponibilidad de presupuesto que tiene y unos pocos funcionarios, por lo que poner a la Aduana en la mira es lo más injusto que puede haber, pero eso no quiere decir que la Aduana  no se pueda equivocar, pero -le digo- en este tipo de conflictos la Aduana siempre ha ayudado, si cuando se atochó el puerto, la Aduana habilitó a TPS y le dijo a lo extraportuarios privados que se pongan las pilas.

Ustedes llamaron a las autoridades a solucionar este problema ¿Quién debe resolverlo?

Este cambio, que está afectando a un usuario como TPS, se ha visto al más alto nivel en Chile, aunque usted no lo crea.  Se vio a nivel de empresas públicas, Hacienda y Transporte, el tema preocupa, porque las más altas autoridades le dijeron a Aduanas de ahora en adelante funcione en Zeal que parece una sociedad de EPV con los españoles y no estaba llegando un cajón a Zeal. Este tema es delicado, porque hay intereses privados en los que el Estado se ha visto involucrado de alguna u otra forma basado en una ley muy poco racional que en definitivamente da oportunidades que a otros que ejecutan lo mismo no se las da y eso creo que no es legal, tampoco justo e incluso es inconstitucional.

En lo inmediato ¿cómo se puede solucionar este conflicto?

Este no es un problema solo de Valparaíso, sino del futuro de las ciudades puerto del país. Esto es materia de un proyecto de Ley, porque lo que le pasa a TPS es producto de una ley mal planteada, pero lo otro que viene detrás, tanto en el Consejo Logístico como Portuario es una vergüenza. En esta Comisión, de la cual yo participé, dijimos enérgicamente que esto está planteado para darle satisfacción a la actividad naviera-portuaria para trasladar los almacenes a la Región Metropolitana, dejando a Valparaíso transformado en una caleta, donde las cosas “van a pasar” no más por acá. 

¿Esta es la oportunidad para crear una autoridad nacional portuaria o de comercio exterior?

Aquí tiene que haber una subsecretaría manejada por el Ministerio de Hacienda. Lo que hizo la Comisión, de forma muy errada y presionada por el sector marítimo, portuario y naviero, fue de que esto quedara en manos de Transporte y nunca en Chile ni en otros países el comercio exterior  ha estado en el Ministerio de Transporte.

 

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/09/Banner-EPV-224x114.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/epi_nov.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/08/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/banner-puerto-arica.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/unnamed-1.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/03/3_MODIFICADO.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

Presidente de la Cámara Aduanera asegura que "hay empresarios que quieren llevarse el comercio exterior para la casa"

Hace algunos días, la Cámara Aduanera de Chile emitió unas “reflexiones” a propósito del conflicto surgido por las llamadas “cargas limpias”, situación que mantiene al Terminal Pacífico Sur (TPS) junto a sus trabajadores enfrentados a la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), dejando en jaque la habitual tranquilidad y  “paz social” de este puerto.

En ese contexto, PortalPortuario.cl conversó con el presidente de la Cámara Aduanera de Chile, Felipe Santibáñez, quien profundizó en el sentir de su gremio frente a esta pugna. El dirigente gremial, en ese sentido, advirtió que si bien el modelo planteado por EPV no es el mejor, también hay intereses privados que buscan “llevarse el comercio exterior para la casa”.

“Nosotros somos parte de un proceso que nos da mucha pena que se haya deteriorado de esta forma, porque en el fondo Valparaíso está luchando su supervivencia como puerto no contra San Antonio solamente, sino contra los otros puertos internacionales como Callao, Buenaventura y Panamá. Aquí, creo, se ha trabajado mal el tema. Cuando se originó el Zeal, todos estos inconvenientes que tenemos ahora no se tomaron en cuenta, por lo que fue un asunto mal planificado, donde hay entre medio unos costos que son muy importantes que en los años buenos no se notan, pero cuando hay que ser eficiente y competir de país a país sí se notan”, aseguró Santíbañez.

¿Cuál es la visión que usted tiene del conflicto de las cargas limpias?

Esto de las cargas limpias  partió por una situación muy sentida del sector transporte, al cual nosotros estimamos, y creemos que su solicitud es totalmente lícita, porque estaban perdiendo tiempo como locos y con un costo tremendo y eso es solo una parte del tema. Este es un problema  va más allá de los almacenes, de la Zeal, EPV y TPS… Aquí hay intereses, y hay que hablarlo muy claro, para llevarse todos los almacenes a las cercanías de Santiago, lo que antiguamente se llamaba el Puerto Seco.

¿Intereses de quién?

No nos costó mucho en la Comisión (de Innovación logística-portuaria) darnos cuenta para donde apuntaba el rifle y ese apunta a intereses particulares-privados vinculados al transporte marítimo y a todo lo que es el sistema portuario. Aquí se quiere tener un control absoluto sobre las mercancías y al costo que sea. Este Consejo nacional, que se dice que fue a pedido de su excelencia la Presidenta de la República y todavía no se le presenta, es en el fondo un anillo al dedo para las empresas navieras y portuarias para manejar la carga como quieran. Aquí este tema está con nombre y apellido y eso es una vergüenza.

¿Qué nombre y apellido tiene esta situación?

El nombre y apellido que le pongo a esta situación que se ha generado hasta ahora es beneficiar a un pequeño grupo de empresarios privados del sector marítimo-portuario contra el sacrificio de la ciudad puerto y contra de los miles de trabajadores, porque esto puede pasar en San Antonio o en la zona de Concepción. Entonces ¿A qué estamos jugando? Quiero ser bien claro, porque esto se lo he dicho a ellos mismos, porque hay actividades que son complementarias, pero hay un gran matón que quiere quedarse con todo el negocio a toda costa.

¿Quién es el matón?

Yo diría que, en este caso, TPS  es una de las sociedades que corresponden a este grupo de empresarios que quieren llevarse el comercio exterior para la casa y EPV les estaba dando de comer y les quita la comida.

¿En qué sentido?

Es que pasando lo que pasa, no hay razón legal para que TPS no pueda atender en puerto. Está bien que el SAG revise en la Zeal donde hay un área más limpia, con menos polvo, menos contaminación. La mercadería normal se pueden hacer ahí como funcionamos por muchos meses en la que se juntaron 20 mil contenedores que no hallábamos como sacarlos y hubo que recurrir a TPS y ellos dijeron “ya, yo voy” y de la noche a la mañana les dicen “no”. Entonces poniéndose en la posición de TPS uno dice por qué unos sí y otros no.

TPS  ha dicho que se le discrimina, que se le cambiaron las reglas del juego y asegura que habrá pérdida de competitividad ¿Qué piensa usted?

A TPS le encuentro razón en por qué ahora le restringen el tema cuando es más eficiente y es de menor costo, porque hoy día se ha duplicado el costo de la salida portuaria y ¿quién paga eso? el usuario que es el importador y el usuario final que es el chileno que consume y compra, porque el importador si tiene un costo más se lo agregará a su precio de venta, pero también las compañías que navegan por los mares están viendo que pasamos de ser un puerto eficiente a uno demorado.

O sea ¿el paso por la Zeal entorpece el flujo de las mercancías hacia sus destinos finales?

A la Zeal se está yendo el 30% de la mercancía con esta decisión de la EPV de que todo va para arriba, pero le diría que el 70% se está yendo a almacenes privados extraportuarios, donde lamentablemente el servicio de Aduanas, con todos los esfuerzos que hace, no tiene el personal suficiente para atender los aforos de forma oportuna. Le puedo dar un ejemplo de un Agente de Aduana muy importante al que le acaban de dar para el próximo jueves revisión de aforo, porque no hay personal.

A propósito de la Aduana ¿Qué le pareció la protesta de los portuarios contra este servicio?

En Chile el 90% de las mercancías salen de barco a camión sin revisión, estamos hablando de entre revisiones documentales y físicas del orden del 10%, porque se trata de un sistema basado en la buena fe que ha funcionado y en esto no tiene ninguna responsabilidad. La Aduana se saca la mugre con la poca disponibilidad de presupuesto que tiene y unos pocos funcionarios, por lo que poner a la Aduana en la mira es lo más injusto que puede haber, pero eso no quiere decir que la Aduana  no se pueda equivocar, pero -le digo- en este tipo de conflictos la Aduana siempre ha ayudado, si cuando se atochó el puerto, la Aduana habilitó a TPS y le dijo a lo extraportuarios privados que se pongan las pilas.

Ustedes llamaron a las autoridades a solucionar este problema ¿Quién debe resolverlo?

Este cambio, que está afectando a un usuario como TPS, se ha visto al más alto nivel en Chile, aunque usted no lo crea.  Se vio a nivel de empresas públicas, Hacienda y Transporte, el tema preocupa, porque las más altas autoridades le dijeron a Aduanas de ahora en adelante funcione en Zeal que parece una sociedad de EPV con los españoles y no estaba llegando un cajón a Zeal. Este tema es delicado, porque hay intereses privados en los que el Estado se ha visto involucrado de alguna u otra forma basado en una ley muy poco racional que en definitivamente da oportunidades que a otros que ejecutan lo mismo no se las da y eso creo que no es legal, tampoco justo e incluso es inconstitucional.

En lo inmediato ¿cómo se puede solucionar este conflicto?

Este no es un problema solo de Valparaíso, sino del futuro de las ciudades puerto del país. Esto es materia de un proyecto de Ley, porque lo que le pasa a TPS es producto de una ley mal planteada, pero lo otro que viene detrás, tanto en el Consejo Logístico como Portuario es una vergüenza. En esta Comisión, de la cual yo participé, dijimos enérgicamente que esto está planteado para darle satisfacción a la actividad naviera-portuaria para trasladar los almacenes a la Región Metropolitana, dejando a Valparaíso transformado en una caleta, donde las cosas “van a pasar” no más por acá. 

¿Esta es la oportunidad para crear una autoridad nacional portuaria o de comercio exterior?

Aquí tiene que haber una subsecretaría manejada por el Ministerio de Hacienda. Lo que hizo la Comisión, de forma muy errada y presionada por el sector marítimo, portuario y naviero, fue de que esto quedara en manos de Transporte y nunca en Chile ni en otros países el comercio exterior  ha estado en el Ministerio de Transporte.