2017/2018: La temporada marcada por la “crisis de los cruceros” en Chile ¿Encontraste un error? Avísanos

Por N. Birchmeier Rivera

@PortalPortuario


Crystal Symphony en Terminal Molo del Puerto de Iquique

La temporada de cruceros 2017/2018 en Chile estuvo marcada por las consecuencias que dejó la llamada “crisis de los cruceros” en las rutas de naves de pasajeros en la zona central chilena, la que perjudicó la imagen de la ciudad patrimonial de Valparaíso y, a la vez, levantó a San Antonio como una alternativa de punto de escala en el país.

Este hecho, a su vez, permitió consolidar los esfuerzos de los puertos situados al sur del país, como los son Punta Arenas y Puerto Montt, potenciándose como los terminales con mayor cantidad de atraques de cruceros internacionales, con 54 y 44 recaladas respectivamente, y que buscarán aumentar con los acuerdos alcanzados con la localidad argentina de Ushuaia para trabajar en una ruta binacional con recorrido por la Patagonia.

Además, a raíz de esta eventualidad, el Puerto de Coquimbo también se alzó como uno de los puntos altos de la temporada, movilizando sobre 36 mil personas, entre pasajeros y tripulantes, en los 22 amarres atendidos.

Zaandam en Coquimbo

Zaandam abre la ruta

El 15 de octubre de 2017 el crucero MS Zaandam abrió la temporada de cruceros en los puertos chilenos con su arribo a Coquimbo. El buque de la compañía Holland America Line fue uno de los navíos que más presencia tuvo durante el último ciclo en los terminales nacionales, registrando al menos unas 30 recaladas entre los meses de octubre de 2017 y abril de 2018.

Un día después, la nave de 202 metros de eslora y capacidad para transportar hasta 1.700 personas, dio el inicio de la primera temporada en Puerto Central, concesionario de Puerto San Antonio, en la cual, además, reacondicionaron una antigua bodega de almacenaje de carga -realizando una inversión cercana a los USD 500.000- para ser empleada como terminal de recepción de pasajeros.

Asimismo, el Zaandam arrancó la temporada en Puerto Montt y Punta Arenas, en los días 18 y 21 de octubre del año anterior.

Durante esos días, se confirmó que el Puerto de Antofagasta atendería la llegada del Silver Explorer. Tal como informó este medio en su momento, el terminal antofagastino acogería durante 40 horas al buque de la naviera de expediciones de lujo Silversea, dentro del viaje de 14 días entre Callao (Perú) y Valparaíso.

A fines de este mes, Puerto de Arica comenzó su ciclo recibiendo la visita del Le Soleal (Ponant) el 27 de octubre, y un día más tarde al Silver Muse.

Ambas naves siguieron navegando por las costas chilenas para luego marcar, al cierre del mes, establecieron un hecho inédito en la ciudad patrimonio al atracar de forma simultánea para inaugurar la temporada en el Puerto de Valparaíso, arribando a las instalaciones de Terminal Cerros de Valparaíso el 31 de octubre.

Elogios a San Antonio

Al inicio de noviembre, con gran parte de la temporada en los puertos chilenos iniciada, comenzaron a surgir los elogios a los esfuerzos de San Antonio en el marco del comienzo de su primer ciclo como puerto de atención para cruceros.

El 2 de noviembre, la subsecretaria de Turismo del gobierno de Michelle Bachelet, Javiera Montes, aseguró desde su cartera iban a potenciar a San Antonio como destino en la industria de cruceros, así como también seguirán trabajando para fomentar el desarrollo de esta actividad en Valparaíso, que se vio mermado por la “crisis de los cruceros”.

Queen Victoria en Puerto Central

En la misma línea, el gerente general de Inchacape valoró el trabajo desarrollado en la ciudad del litoral sur de la Región de Valparaíso, en particular el esfuerzo del terminal Puerto Central.

Durante esa misma jornada, Arica concretó la atención del buque Silver Explorer que arribó con 240 pasajeros al Terminal Puerto Arica.

Para el 3 de noviembre, Puerto Oxxean Chacabuco recibió la llegada del Silver Muse que, a su vez, significó la segunda nave en visitar el terminal ubicado en la Bahía de Chacabuco, en la Región de Aysén.

Un día más tarde, Puerto Williams acogió la recalada de la nave Polar Pioneer en el Muelle Guardián Brito, dando inicio a la temporada de cruceros en la capital de la Provincia Antártica, la que tendría como novedad la administración por parte de la Empresa Portuaria Austral (EPAustral) en los servicios a naves de este tipo a lo largo del ciclo.

Avanzado el mes, la municipalidad de Puerto Montt anunció su intención de llevar a cabo un encuentro binacional con Argentina, con el fin de potenciar la presencia de la industria crucerista en ambos países.

Más tarde, la naviera internacional Royal Caribbean comunicó a la Empresa Portuaria Valparaíso (EPV) que trasladaría sus operaciones a Puerto Central, en San Antonio, dejando a la capital porteña con tres recaladas menos durante la temporada.

Ya en la segunda quincena de noviembre, EPAustral llevó a cabo el primer atraque de un buque de pasajeros en el remodelado Muelle Prat. En este caso el AIDAcara ejecutó su amarre en el atracadero que recibió una inversión de USD 13 millones para efectuar su ampliación, la que fue entregada en la antesala de la temporada de cruceros en Punta Arenas.

El Puerto de San Antonio volvió a la agenda noticiosa, luego de que recibiera la segunda recalada del Zaandam en Puerto Central, donde, esta vez, destacó una mejora en los procesos de desembarque de viajeros en el terminal.

Cerca del final de noviembre, Empresa Portuaria Chacabuco arrancó su temporada de cruceros con la visita del Sirena, de Oceania Cruises.

El 27 de ese mes, el Puerto de Coquimbo ya registraba su quinta recalada de la temporada junto a más de 3 mil personas atendidas, con la escala del Sirena que llegaba al terminal del Norte Chico proveniente desde la Bahía de Chacabuco y San Antonio.

Al cierre de undécimo mes del 2017, este medio notificó que EPV ingresó una demanda al Tribunal de la Libre Competencia en contra del concesionario Terminal Pacífico Sur (TPS), producto, tal como calificó la estatal, de las “prácticas anticompetitivas” ejercidas por TPS en el mercado de cruceros, derivadas los hechos que desencadenaron la “crisis de los cruceros” en Valparaíso.

Informe Ronan

El último mes del 2017 comenzó con la iniciativa impuesta por los actores involucrados en el turismo de cruceros en Valparaíso, entre ellos la empresa portuaria, los terminales concesionados y la municipalidad, con el objetivo de establecer un trabajo en conjunto y traer de regreso la recaladas perdidas.

Por su parte, Puerto Central anunció su ingreso como empresa socia a la Federación de Empresas de Turismo para seguir potenciando su participación en la actividad turística a raíz de la llegada de los cruceros internacionales que arriban a sus instalaciones.

En tanto, varios kilómetros hacia el sur, específicamente en la Región del Biobío, Talcahuano recibía el informe de Mike Ronan, especialista vinculado a la organización Florida Caribbean Cruise Association y ex vice presidente de la Asociación de Desarrolladores de destinos para Royal Caribbean Cruises, donde constataba que la ciudad sólo tendría restricciones para recibir cruceros de gran envergadura.

Esta fue una de las conclusiones que el experto quién en terreno en agosto del 2017, donde verificó las fortalezas y debilidades de la comuna de Talcahuano para volver a atender la llegada de cruceros -las que se vieron afectadas por el terremoto ocurrido en la zona el 2010-, entregando un documento con sus recomendaciones para potenciar al Biobío como destino para el mercado de naves de pasajeros.

Días más tarde, la Corporación de Puertos del Cono Sur notificó que para la edición 2018 de la feria más importante de la industria de cruceros, Seatrade Cruise Global, San Antonio concurrirá por primera vez a este evento.

Por parte de Puerto Central acogió su primera doble escala de cruceros en su historia, con la llegada de las naves Seabourn Quest y Emerald Princess. En la oportunidad, el terminal sanantonino atendió un movimiento de alrededor 6.400 pasajeros en conjunto, en las operaciones de embarque y desembarque de viajeros.

En Valparaíso, en cambio, cerraron las atenciones de cruceros durante el 2017 con la llegada del Ms Europa 2 al Terminal Cerros de Valparaíso el día 19 de ese mes.

El 21 de diciembre, la empresa Agencias Universales S.A (Agunsa) presentó a EPV su proyecto para la construcción de un muelle exclusivo de cruceros en el Puerto de Valparaíso, donde considera una inversión USD 30 millones y contempla una superficie aproximada de 2.300 metros cuadrados. Cabe destacar que esta es la segunda propuesta para un atracadero para la atención de naves de pasajeros, puesto que TPS entregó su diseño a mediados del 2017.

Antes de finalizar el último mes del 2017, Coquimbo sumó el paso de casi 8 mil cruceristas luego de la recalada del Norwegian Sun.

Por lado de Puerto Central, el complejo portuario volvió a recibir la visita del Norwegian Sun, tras 8 meses de su primera recalada. Este arribo marcó un hito en las atenciones de cruceros en San Antonio, puesto que esta embarcación de la compañía Norwegian Cruise Line inició las operaciones a naves de este tipo cuando decidiera migrar sus servicios luego de no recibir prioridad de sitio en TPS en marzo del año 2017, lo que llevó a que se mantuviera varias horas a la gira y más de 1.300 pasajeros tuvieran que desembarcar en lanchas tenders.

Arica presenta Terminal de Pasajeros

El año 2018 comenzó con la recalada del Celebrity Infinity a San Antonio, producida el 7 de enero, al muelle Costanera de Puerto Central.

Mientras que esa misma jornada, el municipio de Puerto Montt extendió la invitación formal a la Cámara Nacional de Comercio (CNC) y la Cámara de Comercio de Puerto Montt a sumarse al trabajo orientado a concretar el proyecto de construcción de un puerto turístico en la comuna, con fin de fortalecer y potenciar la actividad de cruceros en la zona.

Silver Explorer en TPA

En tanto, el 8 de enero, el Puerto de Arica confirmó la primera visita de uno de los cruceros de lujo que operan en el mundo, el Queen Victoria, nave que llegaría junto a unos 3 mil viajeros.

La atención se trasladaría hacia el otro lado de la cordillera, ya que desde lado argentino anunciaron avances importantes para la rebaja de tarifas para el uso de la hidrovía en Buenos Aires, lo que según el interventor de la Administración General de Puertos (AGP) y presidente del Puerto de Buenos Aires, Gonzalo Mórtola, esta medida traería beneficios para Chile al darse un aumento en la llegada de naves y pasajeros a las costas trasandinas y que contemplan recorridos por todo el cono sur del continente americano.

El 12 de enero, Punta Arenas recibió la visita simultánea de los cruceros Celebrity Infinity y Emerald Princess, lo trajo consigo a unos 6.700 cruceristas.

Puerto Central volvió a recibir una doble escala, en este caso fue el 20 de enero cuando el Ms Prinsendam y el Norwegian Sun atracaron en el recinto portuario sanantonino.

Valparaíso, por su parte, retomó los servicios a naves de pasajeros, con la llegada del Silver Muse el 21 de enero. En la instancia, el buque permaneció amarrado 35 horas en las instalaciones de TCVAL para efectuar el embarque y desembarque de turistas y volver a zarpar para seguir con su ruta.

Continuando por el mes de enero, el día 23 el Puerto Chacabuco atendió el tercer arribo consecutivo del Norwegian Sun en la Bahía de la zona.

Camino al cierre de enero, Iquique recibió su segunda embarcación de la temporada, luego de que el Seven Seas Mariner atracara en el Terminal Molo de la Empresa Portuaria Iquique (EPI).

En la Empresa Portuaria Arica (EPA) se presentó a la comunidad el diseño del Terminal de Pasajeros, iniciativa con la que pretenden mejorar las atenciones a los cruceristas, así como también abrir esta infraestructura a los habitantes de la ciudad.

Por último, el día 30 de enero EPAustral informó que alcanzaron un peak de cruceristas atendidos en la temporada, alcanzando 8.409 personas transitadas en el Muelle Prat.

Ruta Patagónica

El mes de febrero continuó con la temporada en los puertos chilenos, donde el día 1 estuvo marcado en que los cruceros Seven Seas Mariner y Zaandam coincidieron en la Bahía de Chacabuco para operar en los dos terminales de la zona.

Durante el 5 de febrero, Talcahuano notificó que enviaría una delegación para participar por tercera ocasión de la convención Seatrade Cruise Global, con el objetivo de atraer líneas de cruceros hacia la Región del Biobío.

El 8 de febrero, Terminal Puerto Arica (TPA) alcanzó un récord operativo con la atención de la nave Lilly Schulte, alcanzando hasta 74 movimientos por hora, lo cual posibilitó la atención del crucero Aurora sin mayores retrasos. 

En el transcurso del segundo mes del calendario, este medio dio a conocer que Valparaíso atendería a solo 1 crucero durante febrero, a diferencia del periodo pasado cuando recibieron a 10 buques de pasajeros.

De esta forma, el Puerto de Valparaíso y la Municipalidad de la ciudad formaron una mesa de trabajo para abordar la estrategia a presentar en Seatrade, donde asistirían todos los actores involucrados en el sector de turismo de cruceros -incluyendo a los trabajadores portuarios- con el fin de traer de regreso a las compañías que migraron sus servicios a San Antonio.

Mientras tanto, Coquimbo se prepara para recibir a unos 6.500 pasajeros durante las 4 escalas programadas de los barcos Aurora, Albatros, Norwegian Sun y Queen Victoria.

Crucero en la Bahía de Puerto Montt

Avanzando en el mes, Puerto Chacabuco comenzó a atender las últimas recaladas del Norwegian Sun en los puertos chilenos durante la temporada, el 15 de febrero. Su última escala la efectuó el día 20 del mes, cuando tocó muelle en el Puerto de Arica.

Por el contrario, el mismo 15 de febrero, la embarcación Queen Victoria inició su recorrido por las costas chilenas, recalando en el Muelle Prat ubicado en Punta Arenas.

Durante esos días, una delegación de Puerto Montt se encontraba en Argentina, particularmente en la ciudad de Ushuaia -provincia de Tierra del Fuego- cerrando un acuerdo con la intendencia de la localidad y la gobernación provincial para llevar a cabo una ruta de cruceros patagónica en el futuro. Esta iniciativa tendría como fin potenciar al extremo sur del continente mediante viajes de 7 días de duración.

Inquietudes de la industria

El mes de marzo estuvo marcado por la realización del Seatrade Cruise Global. Sin ir más lejos, los puertos chilenos pertenecientes a la agrupación de Puerto del Cono Sur enviaron una delegación a representar sus intereses a modo de atraer nuevas recaladas a sus terminales.

A su vez, el tercer mes del año también tuvo como elemento peculiar en que la mayoría de las temporadas de cruceros en los puertos nacionales llegarían a su fin.

De esta forma, marzo inició con la autorización por parte de la Capitanía de Puerto de Valparaíso a TCVAL para permitir el uso de la nueva infraestructura del Espigón para efectuar el atraque de cruceros de mayor eslora en el sitio 8 del Espigón.

En tanto, a miles de kilómetros los puertos chilenos iniciaban su participación en Seatrade, donde las delegaciones sostendrían reuniones con representantes de las firmas de cruceros así como de las asociaciones que agrupan a las navieras más importantes del sector.

Island Princess en la Bahía de Chacabuco

Entremedio de la convención de cruceros, el Puerto Oxxean Chacabuco cerraba su temporada con la recalada del Island Princess. En el ciclo, el terminal informó que contabilizó el paso de unos 9.300 pasajeros durante las 9 escalas recibidas.

Concluido la feria Seatrade, Coquimbo presentó la atención de 2 naves de expedición en el Terminal Puerto Coquimbo. Las embarcaciones Fram y Silver Explorer arribaron el 12 de marzo a la capital regional del norte chico del país.

A mediados de mes, específicamente el 14 de marzo, Empresa Portuaria Chacabuco dio por finalizada su temporada de cruceros 2017/2018, luego de recibir la llegada del Sirena. Este hecho tuvo la casualidad de que la empresa estatal llevó a cabo una transmisión en vivo, a través de una plataforma de Facebook, donde registraron el arribo de buque de Oceania Cruises.

El día 16 del mes, Puerto Arica acogió la recalada del navío Silver Explorer. Esta atención pudo ser efectuada mediante el uso del sistema Shore Tension en el Terminal Puerto Arica, lo que permitió completar la operación a pesar de la presencia de marejadas.

Para el día 18 de marzo, San Antonio y Puerto Montt cerraron en paralelo sus temporada de cruceros, con las escalas del Celebrity Infinity y Hebridean Sky en cada terminal. De esta forma, ambos puertos totalizaron 25 recaladas y 44 atraques respectivamente.

Cerca del fin de marzo, y pese a las cuentas alegres que sacaron los representantes de los puertos chilenos tras su paso por Seatrade, PortalPortuario.cl reveló un informe en el que consigna las inquietudes esbozadas por parte de ejecutivos de la industria de cruceros durante la convención, documento en el que remarcan las “dificultades para hacer negocios” en el país.

Ante esto, la subsecretaria de Turismo del nuevo gobierno de Sebastián Piñera, Mónica Zalaquett, afirmó a este medio que establecerá una mesa de trabajo para abordar los requerimientos y las exigencias por parte del mercado de cruceros para potenciar al país como destino en este tipo de turismo.

En el cierre de marzo, el crucero Hebridean Sky fue protagonista de dos hechos esenciales. El primero de ellos se trató de la determinación de cancelar su parada en Iquique, el 25 de marzo, por motivos de seguridad, debido a las protestas que llevaban a cabo trabajadores portuarios.

Esta decisión llevó a adelantar su arribo inicial en el Puerto de Arica, atracando un día antes de lo previsto, por lo que anticipó el cierre de la temporada en la ciudad ariqueña, el 26 de marzo.

Única recalada en TPS

Abril comenzó con tres puertos aún por finalizar sus temporadas. De esta manera, los terminales de Valparaíso, Coquimbo e Iquique sellarían sus respectivos ciclos los días 6, 7 y 9 de este mes, con las escalas de la nave Crystal Symphony.

La embarcación de Crystal Cruises se encuentra ejecutando un crucero por orbe, con partida en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y culminará Fort Lauderdale a finales de abril.

De este modo, el Crystal Symphony arribó a costas chilenas luego de su paso por la Polinesia Francesa, donde llegó a Isla de Pascua y Robinson Crusoe.

El 6 de abril, el buque de pasajeros atracó en el sitio 1 de TPS, marcando el hecho de que el terminal abriera y cerrara su temporada de cruceros con este arribo, lo que significó una caída del 95,4% en comparación con el ciclo pasado, donde atendieron 22 atraques.

Al día siguiente, el crucero se trasladó hasta Coquimbo, donde culminó el periodo con un total de 22 arribos de embarcaciones de pasajeros y sobre 36 mil visitantes atendidos.

Mientras que el 9 de abril, Crystal Symphony rubricó la última escala en los puertos chilenos, con su atraque en el Terminal Molo de Puerto de Iquique.


Galerías y vídeos portuarios