Advierten sobre deficiencias en formación académica especializada en mantención de naves ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Camila Navarro C.

@PortalPortuario


Hugo Valenzuela, director del Diplomado de Mantenimiento de Flotas y Terminales Marítimos (PUCV).

En comparación a otros países, Chile presenta carencias en la oferta de planes de estudios para la formación de profesionales especializados en la mantención de naves de la flota mercante y/o  terminales portuarios.

“Hoy día en Chile el único que forma profesionales para trabajar en proyectos portuarios es la Universidad de Valparaíso, con ingenieros oceánicos; pero en marina mercante están la Universidad Austral de Chile y la Universidad Andrés Bello (Ingeniería Naval y Ingeniería Mercante, respectivamente), la Armada de Chile y los armadores”, señala Hugo Valenzuela, director del Diplomado en Mantención de Flotas y Terminales Marítimos, de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV).

“Un buque es una ciudad que flota, pero tiene las mismas aéreas que un ingeniero electricista, ingeniero mecánico, hidráulico, todo eso está concentrado en un buque. Entonces una persona que trabaja en el área marítima tiene que saber de todas las áreas y hoy no hay formaciones en Chile para un ingeniero de esta amplitud. Esto viene a satisfacer esa necesidad de formación”, complementa.

Por tal motivo, la casa de estudios iniciará próximamente un programa que busca aportar desde la academia a la formación del capital humano que el país requiere para atender dicha necesidad.

El académico señala que durante su paso por LNG Tugs (Consorcio formado por Saam, CPT y Ultratug), y del cual fue gerente general, pudo observar que no existían programas que integrarán todas las áreas que requiere la mantención de una embarcación.

“Mandábamos a los ingenieros, técnicos, logísticos y motoristas a hacer cursos de minería y tomábamos lo que nos servía, pero pagábamos el valor del curso completo”, agrega.

La visión de los gremios

Sobre este punto, Ricardo Tejada, gerente general de la ANA, aporta que “ingenieros navales puede ser que falten, podría ser que faltan más profesionales o como que están justos o escasos, no es que sean malos sino que hay pocos”.

Ricardo Tejada, gerente general de la ANA. Img: Agencia O.

Tejada, que también es docente del diplomado, agrega que es importante avanzar en esa línea, por lo que “es bueno que existan cursos de formación, profesionalizar más aún a la gente, incorporarlos en las nuevas metodologías.

“Aquí en Chile estamos absolutamente preparados, nuestros profesionales tanto como la marina mercante como los profesionales, ingenieros navales, o los astilleros tienen un nivel de preparación de primer nivel en el mundo. En ese sentido, acá se pueden hacer cualquier mantención o reparación de naves, tanto acá como el extranjero sin ninguna duda”, dice.

La mantención es importante, señala el representante de la ANA, no sólo para cumplir con la Dirección General de Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar), organismo que vela por el cumplimiento tanto de las normas nacionales como las incluidas en convenios internacionales; sino también porque una retraso provocado por una falla significaría perder la carga.

“Aquí si no haces una mantención en un buque, puede que no pase nada, pero no se deja de lado una porque nos interesa cumplir con los compromisos. Tú no puedes arriesgarte a tener una falla en un buque y perder una carga o llegar tarde. Una falla catastrófica podría llevar a un buque a varar a que haya derrames de petróleo, a que mueran personas. Por lo tanto, se hace exactamente igual”, sostiene.

Diferencias geográficas

Manuel Bagnara, gerente general Armasur. Img: PortalPortuario.cl

Manuel Bagnara, gerente general de Armasur, refuerza esta idea, precisando que una falla significa “no llegar en los tiempos y oportunidades que pide el cliente”. Pero agrega que existen otros factores a considerar en el caso de que un buque presente problemas.

El representante de Armasur, explica que cerca del 80% de la flota nacional está en el sur austral y se dedica principalmente al cabotaje, dado las características de la zona, donde el transporte marítimo es una continuación de la carretera por lo disgregado del territorio.

Además, enfatiza en que la marina mercante en el sur extremo se encarga en su mayoría del transporte de personas, abastecimiento a zonas aisladas y prestación de servicios a la industria salmonícola. Por anterior, recalca, una falla tiene repercusiones más allá de lo meramente económico.

Frente a ese escenario, el gerente indica que es necesario contar con profesionales preparados para abordar las problemáticas presentes en el mundo marítimo. Es por esta razón,  comenta, desde Armasur hace dos años impulsaron la creación de las carreras técnicas de en Transporte Marítimo y en Electromecánica Marítima, en la Universidad de Los Lagos.

Pero aún así siguen faltando profesionales, se sincera. En el caso especifico del mantenimiento de flotas, dice es “muy importante en el sentido de que ahí va gente, hay personas que las están manejando y hay vida humana en el mar. Lo más importantes para nosotros son nuestros trabajadores, si no tenemos una nave bien mantenida como se exige y mas allá de eso, corremos riesgos que naves queden a la deriva, tengan accidente y eso es lo que no queremos”.

Pérdidas económicas 

El salmón es el segundo producto más exportado en Chile después del cobre. Según datos de Salmón Chile, el 24% de los retornos provienen del mercado japonés y el 32% de las exportaciones se destinan a Estados Unidos.

Empresa Portuaria de Puerto Montt. Img: PortalPortuario.cl

Carlos O’spital, gerente de la naviera Santa María, compañía que opera con buques Wellboat embarcación que transporta peces vivos para la industria salmonera, señala que la exigencia en el mantenimiento es bastante más específica.

“Particularmente lo que son los Wellboat, hay un área muy relevante que tiene que ver todo el equipamiento de buque con mantención y transporte de peces, que en el fondo es la razón de ser del barco. Ahí nosotros tenemos ingenieros acuícolas o técnicos que se encargan particularmente de esa área de mantención”, asegura.

Para O’Spital el estado de los barcos debe estar en constante revisión, puesto que “una falla en el equipo de traslado de peces significa perder la carga que es millonaria y, por lo tanto, perder el cliente también”.

“La seguridad en la carga es la razón de ser de nuestro negocio, son los buques, por lo tanto es importante en mantenerlos en buenas condiciones, ya que cualquier falla puede significar la pérdida total de este tejido”, cierra.


 

Galerías y vídeos portuarios