Año Nuevo Chino complica transporte marítimo en primer trimestre de 2021 ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Luis Alberto Zanela, Grupo T21

@BetoZanela


Desde el último trimestre de 2020 el transporte marítimo, sobre todo partiendo de China, comenzó a experimentar una serie de dificultades que persistirán hasta el primer trimestre de este 2021, a lo cual abonan los festejos por el Año Nuevo Chino, donde diferentes plantas de aquel país dejan de producir y exportar.

Michele Lira, directora de Importaciones Marítimas de Europartners, sostuvo que a partir de septiembre de 2020 las tarifas para el flete marítimo en el corredor Asia-México comenzaron a elevarse hasta superar los 4.000 dólares, para después ubicarse en 7.000 dólares en enero de este año, lo cual se prevé continúe hasta marzo; aunque para todo el primer semestre de 2021 no se pronostica que la tarifa baje de los 4.000 dólares.

“Se vio una gran cantidad de carga en origen, las navieras empezaron a presentar falta de equipo en Asia y la medida fue reposicionar contenedores de países cercanos y limitar importaciones, en Estados Unidos y México las exportaciones fluyeron lento porque la reactivación no fue como se pensó, los contenedores vacíos se quedaron varados al interior de ambos países, en Long Beach y Manzanillo; y a nivel México se empezó con manifestaciones en las vías del ferrocarril en Lázaro Cárdenas y se creó un cuello de botella con contenedores cargados en el puerto y reposicionarlos”, abundó Lira respecto de la escasez de contenedores que aún se observa.

En una conferencia virtual organizada por Europartners, la ejecutiva destacó que la falta de equipo y espacios en los barcos ha presionado la tarifa no

 sólo para el corredor Asia-México, sino que de Asia a Europa se han presentado tarifas que van desde los 11.000 y hasta los 14.000 dólares, dado el incremento de demanda en países europeos.

Aunado a lo anterior, agregó que navieras como MSC y ONE comenzaron a informar sobre la suspensión de barcos alimentadores (feeder) desde el sureste de China, debido a protocolos sanitarios o cuarentenas derivadas de la Covid-19, lo cual confirmaron otras navieras, situación que se observa desde el pasado 5 de enero y continuará hasta el 26 de febrero.

“Estamos entrando a la recta final previo a la festividad del Año Nuevo Chino el 12 de febrero, pero (el periodo) va del 11 al 17. En enero persiste la falta de equipo, espacios y urgencias a embarcar; un escenario es que solicitan reservación con 1 o 2 semanas previas a lo que necesitan y solicitan espacios o equipos a varios freight forwarders, generando varias reservaciones y se sigue decidiendo conforme a precio. Si aceptan a uno la tarifa y cancelan con la competencia, las navieras penalizan esas cancelaciones y esto es cada vez más frecuente, hasta ahora se han absorbido, pero ya no se va a seguir y se transmitirán (las penalizaciones) al cliente”, afirmó.

Regresando de la festividad, detalló Michele Lira, se prevén retrasos en itinerarios y congestión portuaria, así como un alza en a tarifa a partir del 18 de enero por arriba de los 8.000 dólares por contenedor e, incluso, ir más arriba luego del 20 de febrero. Por ahora, dijo, no se tienen confirmaciones de blank sailings (omisión de zarpe de buques) y hasta podría haber incrementos en el número de buques utilizados por las navieras.

Alternativas

Otro de los escenarios que se presenta en el transporte marítimo es que las navieras ofrecen cada vez más servicios “Premium” que elevan la tarifa entre 1.000 y 1.200 dólares, aunque la ventaja se encuentra en la certidumbre sobre la reservación de equipo y espacio en barco.

Asimismo, en este año las transportistas marítimas están reduciendo los días libres de almacenamiento en puerto dado que se requiere un mayor flujo de contenedores para reposicionar y ser cargados, de tal forma que las cotizaciones vienen ya con el ajuste y los usuarios deben corroborar dichos días para evitar costos extras. Por ejemplificar, Michele Lira dijo que MSC confirmó la reducción de 21 a 7 días, mientras que COSCO pasó de 21 a 14 días.

“Para extender esos días libres de demora, como opción 1 es contratar el servicio de terrestre con la naviera. En algunas rutas, al finalizar descarga en su bodega, Europartners deja el contenedor en patios internos autorizados por la naviera, ahorrando el regreso a puerto y cortando los días libres con la naviera”, enfatizó la directiva.

Bajo este escenario, Michel Lira adelantó que se comienza a presentar otra situación que presionará el flete, toda vez que las navieras están preparando un amento a los recargos por combustible ultra bajo azufre que podrían pasar de 41 hasta 71 dólares, algo que prevalecerá hasta el segundo trimestre de este año.


Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias