Armadores europeos piden no implementar “a ciegas” nuevas regulaciones ambientales para la industria marítima ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


La European Community Shipowner’s Associations (ECSA) pidió a la Comisión Eurpea no implementar “a ciegas” nuevas regulaciones ambientales para el sector marítimo.

Esta semana el Parlamento Europeo tomó la determinación de redactar una propuesta para incluir al transporte marítimo en el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (EU ETS).

Según la ECSA, esta propuesta se ha presentado antes de que se llevara a cabo una evaluación de impacto exhaustiva, y en el marco de una pieza no relacionada de la legislación sobre el sistema de seguimiento de emisiones: el MRV de la UE.

La organización advirtió que la propuesta del parlamento pretende adelantarse al estudio de evaluación de impacto de la Comisión Europea y socava las negociaciones en curso de la Organización Marítima Internacional y crearía el riesgo de incluir regulaciones ambientales subóptimas a nivel de la Unión Europeo, “contribuyendo a un mosaico regulatorio y una mayor fragmentación a nivel internacional”.

La ECSA detalló que un estudio reciente sobre las implicaciones del EU ETS en el transporte marítimo internacional encontró que tal medida socavaría las negociaciones internacionales para implementar la Estrategia Inicial de la OMI sobre Reducción de las Emisiones de GEI de los Barcos y aumentaría la tensión política con terceros países, lo que podría conducir a disputas comerciales.

Otro hallazgo esencial se relaciona con la carga administrativa y los costos asociados, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (Pyme), que representan la mayoría de las compañías navieras. El uso de los ingresos es otro punto crítico: dependiendo de la configuración final, los ingresos del EU ETS probablemente no apoyarían proyectos de eficiencia y, en ese caso, no facilitarían la transición energética del sector.

La industria naviera, según expresó la ECSA,  está totalmente comprometida con la erradicación total de sus emisiones de GEI, en línea con los ambiciosos objetivos establecidos en la estrategia inicial de GEI de la OMI concluida en 2018.

La estrategia de la OMI incluye el objetivo de reducir las emisiones totales de GEI del transporte marítimo internacional en al menos un 50 por ciento. para 2050 (en comparación con 2008). Esto implica que las nuevas construcciones ya tendrán que ser libres de carbono en 2030. También establece un objetivo de intensidad de carbono para el transporte marítimo internacional, es decir, reducir las emisiones de CO2 por trabajo de transporte en al menos un 40% para 2030 hacia un 70% para 2050, en comparación hasta 2008. Entre otras medidas, la Estrategia de la OMI también puede desarrollar una medida basada en el mercado global para ayudar a alcanzar los objetivos acordados.

“Todo el transporte marítimo europeo está totalmente comprometido con la descarbonización y respalda la audaz ambición de la UE de convertirse en el primer continente carbono neutral del mundo. En nuestra opinión, imponer cualquier medida reglamentaria sin medir el impacto en el transporte marítimo no es prudente. Las medidas regionales han sido criticadas por socavar las negociaciones globales a nivel de la OMI de la ONU y puede ralentizar o incluso revertir el progreso que ya se ha logrado”, comentó Martin Dorsman, Secretario General de la ECSA.

Dorsman presentó, por otro lado, un estudio independiente luego de que la Comisión Europea anunciara sus objetivos ambientales para 2030 y que ratifica la intención de extender el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (EU ETS) al sector del transporte marítimo.

El estudio -elaborado por el Dr. Edmundo Hughes-  fue encargado de forma conjunta con la ECSA  Cámara Naviera Internacional (ICS) sobre las “Implicaciones de la aplicación del Sistema de Comercio de Emisiones (ETS) de la UE para el transporte marítimo internacional, y los posibles beneficios de las medidas alternativas basadas en el mercado (MBM)”

“Desde que se adoptó la estrategia inicial de la OMI sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los buques en 2018, la industria del transporte marítimo ha estado trabajando arduamente hacia estos objetivos y ha logrado importantes avances. Además, ha presentado una propuesta para un Fondo Internacional de Investigación y Desarrollo Marítimo. La propuesta busca el establecimiento de un programa para acelerar la introducción de tecnologías y combustibles bajos en carbono y cero carbono para embarcaciones nuevas y existentes. No debe haber ninguna duda de que la industria está totalmente comprometida con la descarbonización y la transición a la energía verde. Sin embargo, aún quedan muchas preguntas sobre si una medida de la UE basada en el mercado (MBM), además de otras medidas a corto y mediano plazo establecidas por la OMI, descarrilaría las negociaciones internacionales en la OMI y revertiría los avances ya realizados. Además, ¿es el RCDE UE una medida eficaz y eficiente? si no, cuales son las alternativas?”, señaló Dorsman.

“En lugar de implementar ciegamente el EU ETS en la industria naviera que ya está avanzando hacia la descarbonización, primero deberíamos responder a todas estas preguntas con una evaluación de impacto independiente, exhaustiva y completa”, remarcó.

Para conocer el estudio encargado por la ECSA y la ICS, haga click aquí.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias