Asociación de Ferrocarriles de EEUU anuncia acciones para prevenir accidentes tras descarrilamiento en Ohio ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción Grupo T21

@GrupoT21


La industria ferroviaria estadounidense de carga anunció siete acciones que implementará para tener cero incidentes y lesiones, luego del descarrilamiento del tren de Norfolk Southern que transportaba sustancias químicas tóxicas en East Palestine, Ohio, ocurrido el pasado 3 de febrero.

“La industria cree que el descarrilamiento y sus secuelas requieren que tanto los ferrocarriles como los transportistas de carga lideren acciones que restablezcan la confianza y que marcarán la diferencia en la marcha hacia cero incidentes y lesiones”, informó la Asociación de Ferrocarriles Estadounidenses (AAR).

Entre esas acciones, instalarán aproximadamente mil detectores nuevos, ampliarán el soporte para los socorristas e iniciarán acciones basadas en el aviso preliminar de la NTSB, quien dijo que probablemente la falla se dio debido a un cojinete de una rueda.

Recordó que se ha reconocido durante mucho tiempo el riesgo que representan los cojinetes calientes e instaló voluntariamente miles de detectores de cojinetes calientes (HBD) en toda la red ferroviaria. También han instalado voluntariamente detectores acústicos de cojinetes, que pueden detectar posibles problemas por el ruido creado cuando comiencen a fallar.

“Todos los ferrocarriles de Clase I ahora han acordado ir más allá y están comenzando de inmediato a instalar HBD adicionales en sus rutas clave, con el objetivo de lograr un espacio promedio de 15 millas, excepto si la ruta está equipada con capacidad de detección de rumbo acústico u otra tecnología similar. Esto equivaldrá al despliegue de aproximadamente mil HBD nuevos”, indicó en un comunicado.

De igual manera, se comprometen a detener los trenes e inspeccionar los rodamientos siempre que la lectura de temperatura de un HBD supere los 170° por encima de la temperatura ambiente. Esta acción establece un nuevo estándar de la industria para detener e inspeccionar rodamientos.

También aplicarán un nuevo análisis de tendencias compartidas, ya que a través de estas se puede revelar un problema en los rodamientos antes de que se alcance un umbral de temperatura absoluto. Además todos los ferrocarriles están revisando los programas que cada uno usa y se han fijado como objetivo el próximo 31 de marzo para llegar a recomendaciones sobre el uso de estos.

Mientras que con el sistema confidencial de informes de llamadas cercanas (C3RS), las compañías férreas se unen al programa voluntario de FRA para complementar sus propios programas de informes confidenciales sobre problemas de seguridad, como lo han anunciado en una carta reciente al Departamento de Transporte (USDOT, por sus siglas en inglés).

De igual manera, los ferrocarriles capacitarán a aproximadamente 20 mil socorristas en comunidades locales de todo el país sobre mitigación de accidentes. Además, facilitará la capacitación para 2.000 en las instalaciones del Centro de Capacitación en Respuesta a Emergencias y Seguridad (SERTC, por sus siglas en inglés) en Colorado.

La industria está ampliando sus esfuerzos para que la aplicación AskRail (que brinda información en tiempo real sobre el contenido de cada vagón en un tren y el manejo seguro de ese contenido en caso de accidente) esté al alcance de todos los socorristas, dirigiéndose directamente a los centros de comunicación de emergencia para promover un acceso más amplio en lugar de depender únicamente de las descargas individuales. También están apuntando a las 50 asociaciones de bomberos estatales, esto con el objetivo de duplicar la cantidad de socorristas que tienen acceso a la herramienta para fines de 2023.

Derivado del aviso de seguridad de la National Transportation Safety Board (NTSB) que plantea el “potencial de que ciertos ensamblajes de bocas de acceso con cubiertas protectoras de aluminio se derritan cuando se exponen al calor extremo como se experimenta en una situación de incendio en una piscina”, el Comité de carros cisterna de la AAR está acelerando la investigación de un grupo de trabajo dedicado que ha estado investigando el uso de juntas resistentes al calor para tanques que transportan líquidos inflamables.

“Los ferrocarriles sanos son esenciales para la economía de Estados Unidos y las operaciones seguras de forma consistente y fiable son esencial para los ferrocarriles sanos”, apuntó Ian Jefferies, presidente y CEO de la AAR.

De acuerdo con este organismo, la tasa de accidentes en el transporte de materiales peligrosos ha bajado 78% desde el 2000. Los incidentes de línea principal han bajado 44% en ese mismo periodo y alcanzaron un mínimo histórico en 2022.


Compartir





Ver mais conteúdos
Translate »