Auxiliares de Embarque rechazan acusaciones de terrorismo tras protesta al interior del T2 ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


A través de sus representantes, Marcial Olguín y Enger Olguín, los Auxiliares de Embarque rechazaron las acusaciones de terrorismo que les hiciera el presidente del Sindicato Número 1 de Estibadores de Valparaíso, Pablo Klimpel, luego de la protesta con una barricada que se registró en el Sitio 6 del Terminal 2 del puerto de la capital regional. 

Marcial Olguín aseguró que la protesta tuvo su motivación en la exclusión que vivió la Agrupación de Auxiliares de Embarque del acuerdo de extensión laboral para los trabajadores que prestan servicios en el espigón en el marco del proceso de término del contrato de Terminal Cerros de Valparaíso y la llegada de un nuevo concesionario transitorio al T2.

“Nos dejaron afuera sin previo aviso, sin negociación, sin decirnos por qué la pega (trabajo) se terminó, por qué quedamos afuera, nada. Entonces empezamos a movilizarnos, porque agotamos -hasta el domingo- todos los recursos para hablar con el gerente de la Empresa Portuaria de Valparaíso (Franco Gandolfo) y de TCVAL (Álvaro Espinosa), entonces nos presentamos en el Puerto de Valparaíso, donde se nos acusa de terroristas, pero jamás hemos hecho daño, quemamos unos palos, movilizamos las horquillas para allá y para acá, o sea nada”, explicó.

“Ellos son los terroristas, porque cuando hace dos años atrás fue el paro de los eventuales, porque hicieron tira las ventanas de los autos, apedrearon la van, quebraron los vidrios de las empresas, se metieron para adentro y rompieron, lo mismo en las calles, toda la pega que se perdió y no consiguieron nada, eso es terrorismo y no consiguieron nada y fue el señor Klimpel (Pablo) el que lo incitó, porque él es político, tiene motivaciones políticas, no portuarias”, dijo.

Marcial Olguín también descartó la acusación sobre que su empresa se queda con una parte de la remuneración de los trabajadores. “El valor lo paga OPVAL, no lo pago yo, nosotros solo administramos, yo soy el que administro y mando la gente para dentro, nada más. Yo me encargo de que entren, se porten bien, se cumplan las medidad se seguridad y nada más, ese es el trato que tengo con OPVAL que nos ofreció los buques de Isla de Pascua, porque ‘el 1’ ya tenía muchos problemas y ahí nosotros éramos los amarillos ¡¿Cómo pueden acusarnos de terroristas?! si fuimos nosotros los que entramos al puerto trabajar y a levantarlo. Tengo como 15 tajos en la cabeza porque me han pegado encapuchados, a mi hijo lo apuñalaron por la espalda, entonces estos gallos se han pasado para la punta”.

“Nosotros, lo único que estamos pidiendo es una reunión con la empresa portuaria (EPV) y que estén los actores que tienen que estar, o sino vamos a ir a enfrentarnos con la empresa portuaria, pero primero queremos una reunión, porque no nos pueden dejar desligados sin explicación. Siempre hemos estado para este puerto, nunca hemos dejado que se pare ni cuando han venido los del Bio Bio, nosotros le hemos puesto una mano en el pecho”, añadió.

Enger Olguín, presindete del Sitraev y encargado de la Agrupación de Auxiliares de Embarque, señaló -por su parte- que “nos atrincheramos en el sitio 6 para defender nuestro trabajo que, por historia, venimos desarrollando hace más de 40 años y que en el 2000 fuimos reconocidos por la Empresa Portuaria y por el Gobierno como una agrupación de peonetas o Auxiliares de Embarque y pudimos regularizar, por medio de esa agrupación, algo que no estaba reglado”.

“Todos los años, en base a esto actualizábamos nuestro contrato con TCVAL y OPVAL para que nuestros muchachos pudieran seguir cumpliendo su labor como peonetas, pero lo que pasó es que la semana pasada se hizo una reunión entre el Sindicato 1 de Estibadores, TCVAL y la EPV y nosotros no fuimos citados. Allí se decidió extender el contrato a TCVAL y dar continuidad a los eventuales, pero no nos contemplaron a nosotros para el transpaleteo, lo que empezaría hacer la gente de Klimpel que también invitó a nuestra gente que decidió, por ser leal a nosotros, no ir a trabajar”, afirmó.

 “Nosotros intentamos establecer un diálogo pacífico, pero nadie nos contestó el teléfono, y así se dejó a más de 100 familias sin la fuente de ingreso de su jefe de hogar, entonces en pandemia, dejar a gente sin empleo es una jugada muy sucia, más aún sin dar explicaciones o sin tener la decencia de avisarnos con unos meses para habernos preparado, así que tuvimos que tomarnos el sitio 6, pero no hicimos daño a la propiedad, no teníamos armas como dijeron, porque sino los marinos habrían actuado y, de hecho, ellos nos ayudaron a interceder con la empresa OPVAL y el jueves tendremos una reunión”, apuntó.


 

 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias