España: Casi 900 vacas podrían ser sacrificadas a bordo de buque en Puerto de Cartagena ¿Encontraste un error? Avísanos


Reuters

Cerca de 900 vacas que llevan dos meses navegando a bordo del buque Karim Allah, tras no ser admitidas en Turquía, fueron inspeccionadas por profesionales del Servicio de Inspección de Sanidad Animal del Área de Agricultura y Pesca de la Región de Murcia en el Puerto de Cartagena, recinto español al que la nave recaló el pasado jueves 25 de febrero. Los inspectores sanitarios recomendaron, a modo de conclusión, que los animales tendrán que ser sacrificados por motivos de sanidad y bienestar animal.

Sin bien la determinación de sacrificar las reses no es definitiva, ya que la orden debe ser dada por el Ministerio de Agricultura, el personal inspector comprobó que aproximadamente el 85% de las vacas presentan afecciones cutáneas “evidentes” como alopecia, descamación, costras y seborrea. Además, los profesionales señalaron que algunos podrían tener sarna y que también “una gran cantidad de animales” presentan alteraciones digestivas, aunque no observaron condiciones de hacinamiento y consideraron que el estado de limpieza es “adecuado”, consignó el medio El País.

En este contexto, la autoridad sanitaria señaló que las vacas no están aptas para ser transportadas de alguna manera y tampoco es posible su exportación o importación, por lo que se procedería a su eutanasia sin crueldad y a la posterior destrucción de los cadáveres bajo normativas legales vigentes.

El barco llegó el pasado lunes 22  de febrero a aguas de Cartagena, atracó este jueves 25 en la dársena de Escombreras del puerto, tras casi cuatro días en la zona de fondeo y después de no haber sido admitido en ningún otro puerto por la enfermedad de las reses, informó el medio español.

Según el acta, el capitán de la embarcación confirmó que 22 de los 895 terneros habían fallecido durante el viaje y que los restos de 20 de ellos habían sido troceados a bordo y arrojados al Mediterráneo. Sin embargo, el acta recoge que se han contabilizado 864 reses, una diferencia de 31 con respecto a los que se cargaron en Cartagena antes de iniciar el viaje y ahora existen nueve animales cuyo paradero se desconoce.

Acerca de por qué Turquía rechazó la descarga del ganado, Miguel Masramon, abogado de la empresa armadora del buque (Talia Shipping Line), apuntó a que el problema estaba en el origen de las reses. Cuando el barco ya había salido de Cartagena y pocos días antes de que llegara a su destino, el ministerio informó a Seguridad Animal de un foco de lengua azul en una granja en Huesca.

Cuando Turquía recibe los certificados sanitarios para la operación, “ven que el origen del ganado es Aragón, y saben que en Huesca hay un foco de lengua azul. Al no tener más información, rechazan la mercancía”, explicó Masramon. En estos casos, debe acreditarse que el ganado procede de una granja a más de 150 kilómetros del foco, algo que no quedaba garantizado en la documentación que Turquía recibió.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias