Claudio Nast y cruceros: “La prueba de fuego para Puerto San Antonio será el 20 de diciembre”

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Con la segunda recalada del Zaandam, Puerto Central, en San Antonio, ha concretado tres atenciones de naves de pasajeros desde que, en abril pasado y dada la crisis de los cruceros en Valparaíso, el Norwegian Sun desviara su rumbo hasta el principal complejo portuario del país que, con esto, abrió un nuevo mercado -hasta ahora- inexplorado.

Así, mientras los porteños miraban desde los cerros la huida de los cruceros que por más de 15 años amarraron en el denominado “puerto principal”, comenzaron a surgir críticas a San Antonio, las cuales se han ido disipando.

De hecho, factores como la inexperiencia en la operación de este tipo de naves o la falta de infraestructura han sido subsanados. Tampoco el hecho de que San Antonio no tenga el mismo atractivo que Valparaíso, cuya denominación de “Patrimonio Mundial de la Humanidad” no sirvió para frenar la fuga, parece ser relevante para una industria que buscó la tranquilidad que no encontró en la capital regional porteña a raíz de las amenazas y bloqueos derivadas del conflicto de las “cargas limpias”.  

“Esto era de prever, porque lo que pasó fue que en el fondo las compañías navieras trabajan en bloque, aun siendo competencia y eso se lo hemos dicho muchas veces a los puertos y a quienes hoy día administran los puertos”, dijo Claudio Nast, gerente general de Destination Management Chile, en entrevista con PortalPortuario.cl.

¿Qué le parece que nuevas líneas anuncien su llegada a San Antonio? 

Era de prever. Lo dijimos a EPV un montón de veces, dijimos que si tenemos problemas acá (en Valparaíso), no se va a ir un solo barco.

¿Fue un detonante lo ocurrido con el Norwegian Sun?

Si tenemos un problema con NCL y se va, los otros van a tomar la misma ruta y eso fue lo que pasó, porque las compañías navieras lo que hacen es trabajar en bloque; es decir, si a una le va bien al otro le va bien también.

¿Por qué?

Porque ellos no están en una competencia de que a mi me vaya bien y al otro le vaya mal… Eso no lo hacen, porque tienen una mentalidad bastante más desarrollada y se ayudan entre ellas.

¿Eso determinó la decisión de Royal Caribbean?

Royal Caribbean decidió venirse a San Antonio, porque todo Carnival se vino y Carnival es el más potente de todos los clientes navieros que tenemos y del mundo es la naviera más grande que reúne a diez líneas o marcas.

¿Se ha reforzado la posición de San Antonio como homeport?

Absolutamente.  Las personas a cargo del barco (Zaandam) vieron el desembarco que había sido todo un éxito y eso significa para ellos, oye aquí estamos bien tratados. Hubo un problema, se soluciona, hay una situación aquí de espacio, bueno… se da otro espacio; es decir, inmediatamente  se busca la solución y se trata de trabajar coordinadamente para que esto funcione.

¿Cómo ha sido la atención de cruceros hasta ahora?

Definitivamente, súper bien. Se conversó después del primer cambio de pasajeros que era parcial el 16 de octubre y se arreglaron sistemas de layout aquí dentro del terminal, se organizó de otra forma el manejo de despacho de buses, nos entregaron un área para trabajar con los buses anticipadamente dentro del puerto y también se arregló el sistema para entregarle más accesibilidad a los independientes para que tomaran sus servicios privados y todo lo que fue el desembarco de maletas estuvo muy bien.

¿Cómo se proyecta la temporada en San Antonio?

La prueba de fuego de este terminal y este puerto va a ser el 20 de diciembre, porque ahí vamos a tener un barco de 3.200 personas que es el Princess y vamos a tener, al mismo tiempo, el barco de Seabourn que es un barco de 450 personas, pero de lujo, entonces creo que ahí vamos a notar lo difícil o lo fácil o cuáles son las problemáticas con las que nos vamos a encontrar.

¿Qué problemas podría haber?

En principio creo que el espacio así como está va a ser difícil trabajar con esa cantidad de pasajeros, estamos hablando de casi 4 mil personas embarcando y 4 mil desembarcando. Pienso que nos va ayudar que Princess viene con un desembarco parcial; es decir, entra por primera vez a Chile y hace reposición y vamos a tener solo 2 mil personas desembarcando, pero el otro grupo sale a excursiones, por lo que vamos a tener mucho movimiento. Las pantallas y los arreglos que van a poder hacer nos van ayudar, pero el espacio no lo puedes hacer crecer y eso nos podría limitar, no puedo decir cómo vamos a funcionar, porque no hemos analizado el layout que vamos a utilizar.


 

 

Galerías y vídeos portuarios