Comercio marítimo enfrenta efectos colaterales de la tormenta por Covid-19 ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


El impacto de la pandemia por Covid-19 en los volúmenes del comercio marítimo en 2020 fue menos severo de lo esperado inicialmente, pero los efectos secundarios serán de gran alcance y podrían transformar el transporte marítimo, según la revisión del transporte marítimo 2021 de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo).

El informe muestra que el comercio marítimo se contrajo un 3,8% en 2020, lo que refleja un shock inicial, pero se recuperó más adelante en el año y se prevé que aumente un 4,3% en 2021. Las perspectivas a medio plazo para el comercio marítimo siguen siendo positivas, pero están sujetas a “ crecientes riesgos e incertidumbres ”.

Vientos en contra para el comercio marítimo

Si bien reconoce la incipiente recuperación, el estudio presenta un panorama de presiones sin precedentes en las cadenas de suministro mundiales, picos dramáticos en las tarifas de flete, aumentos significativos de precios en el horizonte para los consumidores e importadores y cambios potenciales en los patrones comerciales debido a las tensiones comerciales y a la búsqueda de mayor resiliencia.

“Una recuperación duradera dependerá de la trayectoria de la pandemia y depende en gran medida de poder mitigar los vientos en contra y de la implementación de una vacuna en todo el mundo. Los impactos de la crisis del Covid-19 afectarán más a los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID) y los países menos adelantados (PMA)”, dijo Rebeca Grynspan, Secretaria General de la UNCTAD.

La UNCTAD dice que la pandemia expuso y magnificó los desafíos que ya existían en la industria del transporte marítimo, en particular la escasez de mano de obra y las necesidades de infraestructura. Para el organismo genera preocupación la crisis inducida por la pandemia en torno a los cambios de tripulación, con cierres de personal, cierres de fronteras y falta de vuelos internacionales que dejan a cientos de miles de marinos varados en el mar, sin poder ser reemplazados o repatriados.

Actores que hacen subir los precios al consumidor

El informe dice que los cuellos de botella de la cadena de suministro han obstaculizado la recuperación económica, ya que el repunte del comercio se ha topado con desafíos logísticos inducidos por la pandemia, incluida la escasez de equipos y contenedores, servicios menos confiables, puertos congestionados y retrasos y tiempos de permanencia más prolongados. Las limitaciones del lado de la oferta en el transporte de contenedores también están afectando al comercio y al transporte marítimo. Si bien los pedidos de nuevos barcos disminuyeron un 16% en 2020, continuando una tendencia a la baja de años anteriores, en 2021 las compañías navieras respondieron a las limitaciones de capacidad con un aumento de nuevos pedidos.

Las líneas navieras se han beneficiado de las crecientes tarifas de flete, señala el informe, ya que los recargos y tarifas aumentaron temporalmente todavía más después de que el buque portacontenedores Ever Given bloqueó el Canal de Suez en marzo de 2021.

Los crecientes costos del envío de contenedores han sido un desafío para todos los comerciantes y gerentes de la cadena de suministro, según el estudio, pero especialmente para los transportistas más pequeños que pueden ser menos capaces de absorber el gasto adicional y están en desventaja al negociar tarifas y reservar espacio en barcos.

Si continúa el aumento actual de las tarifas de transporte de contenedores, aumentará significativamente los precios de importación y de consumo, advierte el reporte. El análisis de la UNCTAD predice que los niveles mundiales de precios de importación aumentarán en promedio un 11% como resultado del alza de las tarifas de flete, pero los PEID que dependen principalmente del transporte marítimo para sus importaciones podrían enfrentar aumentos de hasta el 24%.

Transporte marítimo

La pandemia ha acelerado megatendencias que podrían transformar el transporte marítimo a largo plazo, afirma el documento. Ha catalizado la digitalización y la automatización, lo que debería generar eficiencia y ahorro de costos. Sin embargo, la industria naviera también se está enfrentando a la adaptación climática y la resiliencia, y la urgente necesidad de descarbonizar y encontrar combustibles alternativos para reducir las emisiones, lo que inevitablemente tendrá un costo, dice la UNCTAD.

“Al exponer las vulnerabilidades de las cadenas de suministro existentes, la interrupción del COVID-19 ha agudizado la necesidad de desarrollar resiliencia y revivió el debate sobre la globalización y las cadenas de suministro del futuro”, señaló Shamika N. Sirimanne, directora de tecnología y logística de la UNCTAD.

En cuanto a las preocupaciones sobre el aumento de la reubicación y el nearshoring, el escrito señala que puede ser sencillo reubicar la producción de bajo valor y mano de obra intensiva, pero es más complejo trasladar la producción y cambiar de proveedor para la fabricación de valor agregado medio y alto.

El reporte predice una combinación de reubicación, diversificación, replicación y regionalización, y es probable que China siga siendo un sitio de fabricación líder. Es probable que surjan modelos operativos “híbridos” que incluyan modelos de cadena de suministro just-in-time y just-in-case. Estos ajustes podrían conducir a una demanda de servicios de envío más flexibles, con implicaciones para los tipos y tamaños de embarcaciones, puertos de escala y distancias recorridas.


 

Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos