Cristian Wulf: “La infraestructura portuaria de Antofagasta debe ir a la par del desarrollo de la industria” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por A. Orrego / JF Díaz

Para  Antofagasta Terminal Internacional (ATI) el 2016 fue intenso. Así lo calificó su gerente general, Cristian Wulf,  PortalPortuario.cl, quien resaltó el aumento de 20% en la transferencia de carga, la incorporación del concesionario al Acuerdo de Producción Limpia y el fortalecimiento de las relaciones laborales.

Wulf, además, se refirió a la competencia que existe con Puerto Angamos, en el Complejo Portuario Mejillones, asegurando que todos los actores deben ser competitivos, por lo que la infraestructura portuaria debe ir a la par del desarrollo de la industria; en este caso, minera.

¿Cuáles son los principales hitos del puerto este año?

Lo primero es que hemos hecho un intenso trabajo en materia de seguridad, lo que ha redundado en una baja sostenida de accidentes en los últimos años. En relaciones laborales se ha trabajado mucho con espacios de diálogo y de trabajo conjunto lo cual ha tenido buenos frutos.

Este año se intensificó el acercamiento a la comunidad, abriendo las puertas de nuestro terminal e informando sobre nuestras operaciones. Ello se refleja también en la firma del Acuerdo de Producción Limpia en que nos comprometimos a seguir elevando los estándares ambientales.

Hemos avanzado en nuestro plan comercial, aumentando las toneladas transferidas respecto del año pasado y consolidado la operación del Sistema de Recepción, Acopio y Embarque de Concentrados (RAEC), que pone a Antofagasta a la vanguardia tecnológica para este tipo de operaciones en Chile.

En el ámbito operativo, ¿cómo se proyecta el cierre de 2016?

Aumentaremos este año cerca de un 20% el volumen de toneladas transferidas en comparación con 2015 lo que equivale a cerca de 400.000 toneladas.

En qué estado se encuentra el plan de inversiones del terminal ¿Qué obras o adquisiciones se realizaron y qué queda por ejecutar en los próximos meses?

Este año se implementó un nuevo sistema para descarga de graneles y se adquirió una portacontenedores para reforzar nuestras operaciones.

¿En qué estado se encuentran las relaciones laborales al interior del terminal tras los procesos de negociación colectiva de este año?

Es un tema al que le hemos dedicado especial energía, porque nuestros trabajadores son un pilar fundamental. Este año tuvimos negociación con nuestros trabajadores eventuales, llegando a un acuerdo justo que mejora sus condiciones  y, lo más importante, se basó en diálogo y colaboración. Con este proceso cerramos nuestras negociaciones colectivas hasta el segundo semestre de 2018, lo que nos da espacio para seguir fortaleciendo esta relación.

¿Cuál es la proyección de transferencia de carga para el 2017?

Esperamos aumentar nuestra transferencia en torno a un 5%.

Trabajo con la comunidad

¿Cómo han enfrentado las críticas medioambientales y la relación con la comunidad?

Lo hemos enfrentado con mucho interés, trabajo y acercándonos a la gente para lograr que la comunidad conozca nuestras operaciones y procesos. Además hemos asumido un fuerte compromiso para seguir elevando nuestros estándares medioambientales, lo que se plasma en el APL.

Hoy hay mucha más claridad sobre el puerto, la comunidad ha entendido nuestro rol y también la necesidad de que Antofagasta aborde de forma integral los pasivos ambientales que ha heredado.

Por eso hemos pedido una y otra vez que se haga un estudio de fuentes que permita tomar acciones concretas,  efectivas y en base a datos objetivos.

¿Cómo proyectan una potencial expansión del Complejo Portuario Mejillones?

La competencia siempre es sana, pues obliga a todos los actores a ser competitivos y prestar un buen servicio a los clientes. Antofagasta es una región minera y creemos que la infraestructura portuaria de la zona debe ir a la par del desarrollo de la industria.

¿Qué le regalaría al sistema portuario de su región?

Creemos que Antofagasta agradecería que se avance en el acceso especial para las cargas del puerto. Eso permitiría un apoyo más eficiente para la industria de la zona  y un flujo más expedito y ordenado para la ciudad.

Compartir