EPV demanda a TPS por “prácticas anticompetitivas” en el mercado de cruceros ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


La Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) ingresó una demanda en el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) contra su concesionario Terminal Pacífico Sur (TPS) por lo que calificó como “prácticas anticompetitivas” en el mercado de cruceros.

El fundamento de la demanda, ingresada este 21 de noviembre y acogida a trámite este lunes 27 de noviembre, indica que el concesionario ejecutó “de forma sistemática y premeditada de una serie de prácticas anticompetitivas en el mercado de atención de pasajeros de la Región de Valparaíso, precisándose que dichas conductas están dirigidas deliberadamente a impedir, restringir, y entorpecer dichos navíos (cruceros), en particular, si se trata de naves de ‘gran tamaño’, disminuyendo en forma artificial la competencia en el correspondiente mercado y en términos absolutos en lo que respecta a la atención  de Cruceros de este tipo que se caracterizan por tener una eslora de 235 o más metros lineales, pues ellos únicamente pueden atracar en el FA N°1 operado por TPS, en calidad de titular de un frente de atraque multipropósito”.

El escrito presentado por la estatal también señala que “TPS ha ejecutado este comportamiento estratégico a través , en esencia, de las siguientes tres conductas ilegales, discriminatorias o abusivas”.

En ese sentido, EPV enumera  la solicitud de registro de nuevas tarifas para el embarque, desembarque y tránsito de pasajeros, la desviación intencional del propósito de la modificación del esquema de prioridades de uso de sitios y, por último, el “abuso de poder del mercado”.

Según EPV, frente a las nuevas tarifas, TPS habría actuado “sin atender a una eficiente estructura de costos, sin justificación de los mismos, ni a condiciones jurídicas y económicas coincidentes con la protección de la libre competencia, pretendiendo un incremento del 100%, vale decir, de US$30 a US60, conducta ilegal que contaviene el inciso final del artículo 14, el artículo 22 y el N°1 del artículo 31 de la Ley 19.542 que modernizó el sector portuario estatal (Ley de Puertos) en relación con la letra b) del artículo 3° del DL211”.

Sobre el cambio de prioridades en el uso de los sitios de atraque, Puerto Valparaíso dijo al TDLC que su concesionario  actuó de manera intencional al solicitar aprobar la modificación del esquema de prioridades de uso de sitio incorporada por TPS al Manual de Servicios (Manual-TPS) el 22 de julio de 2015 “que tuvo como consecuencia, impensada por EPV y disimulada por TPS, una flagrante discriminación en perjuicio de los cruceros al impedirles concretar y dejar a firme una reserva de sitios con una antelación compatible con la práctica comercial, prooceder que junto con contravenir la lex artis portuaria de los cruceros violenta el artículo 22 y los N°s 1 y 2 del artículo 31 de la Ley de Puertos, en relación con la letra b) del artículo 3° del DL211″.

Por último, la Empresa Portuaria Valparaíso sostuvo en su demanda ante el TDLC que “el abuso de poder que le da a TPS una demanda cautiva de Cruceros; pues un sector de las compañías navieras que incluyen como punto de llegada obligatorio de su travesía la ciudad de Valparaíso no tienen opción dentro del Puerto de Valparaíso, ya que en éste es nula la competencia intraportuaria, cuya promoción le corresponde a nuestro directorio y su atropello es atribución privativa del TDLC sancionar, al tenor de los dispuesto en el N°1 del artículo 31 de la Ley de Puertos, en relación con la letra b) del artículo 3° del DL 211″.

Contexto

La arremetida judicial de EPV se produce luego de que las mayoría de las naves que recalaban al Puerto de Valparaíso decidieran migrar a San Antonio debido a la incertidumbre que se generó debido a los bloqueos y amenazas efectuadas por los trabajadores portuarios en el contexto del conflicto de las cargas limpias,contra los cruceros. En paralelo, el concesionario no dio prioridad de sitio al Norwegian Sun que debió desembarcar a 1.700 pasajeros -en su mayoría de la tercera edad- en lanchas tender.

Por último, el concesionario decidió aumentar sus tarifas al máximo permitido y decidió no garantizar sitio de atraque con dos años de antecedencia a los cruceros, situaciones que fueron advertidas por la Florida-Caribbean Cruise Association que hizo notar que Valparaíso podría perder recaladas, lo que finalmente aconteció.

La”fuga”, de esta manera, la inició el  Norwegian Sun que el 25 de abril fue primera nave de pasajeros internacional en recalar a San Antonio debido a la incertidumbre que el conflicto generó en esa industria.

El arribo fue el precursor de un inédito ciclo de cruceros que transformó a Puerto Central en el nuevo y principal homeport de Chile en detrimento de Valparaíso que perdió -debido al conflicto con los trabajadores y su concesionario- 27 de sus 39 recaladas programadas, siendo las últimas las de Royal Caribbean. 

Para conocer la demanda completa, haga click aquí. 


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias
Translate »