Estudio afirma que las emisiones de barcos provocan tormentas más intensas ¿Encontraste un error? Avísanos


5Un estudio de la Universidad de Washington reveló que las tormentas en las zonas del océano son más potentes que en los sectores donde no hay tráfico marítimo.

La investigación – difundida por GCaptain– respecto de la cartografía de los relámpagos considera que los golpes de rayos ocurren casi dos veces más en los “carriles de tráfico naviero”, más que en áreas adyacentes con clima similar.

La diferencia en la actividad del rayo no puede explicarse por los cambios en el clima. Las partículas de aerosol emitidas en el escape del buque están cambiando cómo se forman las nubes de tormenta sobre el océano, señalan los autores de la investigación.

El estudio publicado en Geophysical Research Letters es el primero en dar cuenta que el escape del buque puede alterar la intensidad de la tormenta. Los investigadores concluyeron que las partículas del escape de las naves provoca que las gotas de nubes sean más pequeñas, elevándolas más alto en la atmósfera. Esto crea más partículas de hielo y por ende más rayos.

“Es uno de los ejemplos más claros de cómo los seres humanos están realmente cambiando la intensidad de los procesos de tormentas en la Tierra a través de la emisión de partículas de la combustión”, dijo el autor principal del estudio Joel Thornton, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Washington.

Todos los motores de combustión emiten gases de escape, que contienen partículas microscópicas de hollín y compuestos de nitrógeno y azufre. Estas partículas, conocidas como aerosoles, forman el smog y la neblina típica de las grandes ciudades. También actúan como núcleos de condensación de nubes. El vapor de agua se condensa alrededor de aerosoles en la atmósfera, creando gotitas que forman nubes.

Katrina Virts, investigadora atmosférica en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA ??analizó los datos de la Red Mundial de Localización de Rayos y notó una línea casi recta de rayos a través del Océano Índico.

En la comparación de datos de la ubicación de los relámpagos con los mapas de las plumas de escape de los buques, de una base de datos mundial de emisiones de buques, y  observando las localizaciones de 1.500 millones de rayos de 2005 a 2016, el equipo encontró casi el doble de golpes en promedio que las principales rutas que las naves toman a través del norte del Océano Índico, a través del Estrecho de Malaca y al Mar de China Meridional, áreas adyacentes del océano que tienen climas similares.

“Todo lo que teníamos que hacer era hacer un mapa de donde el relámpago se había mejorado y un mapa de donde los barcos están viajando y era bastante obvio sólo de la co-ubicación de los dos que los buques estaban de alguna manera involucrados en la mejora de los rayos”,  dijo Thornton.

Las moléculas de agua necesitan aerosoles para condensarse en nubes. Donde la atmósfera tiene pocas partículas del aerosol – sobre el océano, por ejemplo – las moléculas de agua tienen menos partículas para condensar alrededor, así que las gotitas de la nube son grandes.

La investigación sostiene que “cuando se agregan más aerosoles al aire, como los gases de escape de las naves, las moléculas de agua tienen más partículas que recoger. Más gotas de nube se forman, pero son más pequeñas. Al ser más ligeras, estas gotitas más pequeñas viajan más alto hacia la atmósfera y más de ellas alcanzan la línea de congelación, creando más hielo, lo que crea más relámpagos. Las nubes de tormenta se electrifican cuando las partículas de hielo chocan entre sí y con las gotitas no congeladas en la nube. El rayo es la manera de la atmósfera de neutralizar esa carga eléctrica acumulada”.

Las naves queman combustibles más sucios en el océano abierto lejos del puerto, arrojando más aerosoles y creando aún más relámpagos”, finalizó Thornton.


 

 

 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias
Translate »