Exportaciones de manzanas chilenas caen 21,7% en la última temporada

 Después que la manzana terminara como la principal fruta chilena del 2014 en cuanto a toneladas enviadas al extranjero, superando a la uva de mesa, este año ha visto una baja del 21,7% en sus exportaciones, como reveló Odepa en su última balanza comercial silvoagropecuaria.

Dicho informe, elaborado por la oficina de estudios del Ministerio de Agricultura con cifras del Servicio Nacional de Aduanas, indica que durante el primer semestre del año se exportaron 411 mil toneladas de manzana, lejanas a las 525 mil que se observaron entre enero y junio del 2014.

Según la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), la baja se debió al arranque de huertos con rendimiento productivos insuficientes para competir en los mercados, factores climáticos y una irregular toma de color de la fruta, son algunos de los motivos de esta importante disminución imprevista en las proyecciones iniciales.

Antonio Walker, director del gremio, productor de Curicó y presidente de Fruseptima, señaló que todos los huertos con alguna limitación de producción o de calidad, debido a su antigüedad, han empezado a ser arrancados.

“Los precios para la manzana están muy ajustados en el mercado internacional y hay que alcanzar una producción sin limitaciones de calidad para tener números azules a finales de temporada. Tenemos que producir una muy buena fruta, reconvertir con variedades atractivas que rindan altos volúmenes, y ser muy eficientes para mantenernos en el negocio de la manzana”, comentó.

El director de Fedefruta agregó que las heladas de fines del 2014 en el Maule, corazón de la producción de manzanas en Chile, el mayor golpe de radiación solar en verano y la falta de color, “son factores que también han disminuido el rendimiento de exportación de nuestras manzanas”.

Asimismo, “hay una producción muy importante de esta especie en el Hemisferio Norte que ha llegado a competir con la nuestra, cosa que no ocurría antes dado que allá han mejorado las técnicas de almacenamiento, permitiendo que la manzana europea dure más y termine vendiéndose al mismo tiempo que la nuestra”, explicó Walker.

Por ese motivo es que los productores chilenos de pomáceas han rediseñado sus estrategias de venta y han incrementado los programas comerciales hacia Medio Oriente (región que por primera vez supera a Europa en importación de manzana chilena), América Latina y Asia, “tratando de hacerle el quite al viejo continente por la sobre oferta que existe allá de esta especie. Esto llegó para quedarse, debemos conquistar otros mercados aparte de Europa y los Estados Unidos”, añadió el dirigente.

De hecho, Antonio Walker recogió la experiencia de los productores neozelandeses que se han dedicado a proveer de fruta a sus países y territorios vecinos en la Polinesia, como modelo a seguir para la fruticultura chilena.

“Al estar tan lejos de Europa, nuestro costo de traslado asciende a los 6 o 7 dólares por caja de manzana, por lo que debemos abrir el barrio en América Latina y derribar las barreras para arancelarias que tenemos en nuestra propia región”, concluyó.

Galerías y vídeos portuarios