Gonzalo Díaz: “El modelo de trabajo en los puertos es arcaico y precario” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


El ingeniero comercial y asesor de la Unión Portuaria de Chile, Gonzalo Díaz, aseguró que las causas del paro de trabajadores portuarios eventuales de Valparaíso, iniciado el 16 de noviembre, se debe a que el modelo laboral del sector es “arcaico y precario”.

El profesional, en conversación con PortalPortuario.cl, aseguró que el marco normativo que rige al sector es “en pocas palabras arcaico y precario. El modelo laboral portuario chileno es un modelo reformado del que se tenía en los años 60 y 70 y que se liberalizó el año 81 como una forma de bajar costos de producción”.

Díaz profundizó que “dicho modelo se basaba en un trabajo de baja calificación en su mayoría y que por lo tanto existía una amplia oferta de mano de obra, como las recaladas eran variables y espaciadas, la contratación era sólo por turnos; los trabajadores organizados lograron mermar las externalidades sociales negativas a través del control de la oferta laboral y así no generar explosiones sociales. Lo que no se percató a fines de los 70 e inicio de los 80, es que la industria global naviera estaba cambiando hacia otra dirección, con requerimientos distintos en lo laboral, tecnológico y estructural”.

Irrupción del contenedor y cambios de la industria naviera

El ingeniero, por otro lado, atribuye a los cambios experimentados en los puertos tras la aparición y masificación del uso del contenedor, ya que este elemento obligó a los puertos a establecer modelos productivos eficientes con trabajadores más preparados, situación que debido al modelo chileno no se condice con la realidad mundial.

“La aparición del contenedor como la principal unidad de transporte de mercancía requirió cambios en las formas de producción y la tecnología usada, siendo está de mayor exigencia en preparación y experiencia. Los cambios de la industria naviera en la última década, con buques de mayor tamaño y capacidad, requirieron mayor eficiencia en los servicios y con ello trabajadores más preparados, pero también en mucho menor cantidad. Con ello el modelo de gran cantidad de trabajadores poco capacitados para una demanda limitada se va al suelo. Ahora se necesitan pocos trabajadores muy bien preparados y modelos productivos eficientes”, explicó.

“Por lo mismo, la estabilidad laboral es un elemento fundamental en este nuevo modelo, pues una industria más exigente requiere trabajadores altamente capacitados, los que demoran años en formarse y no se puede dar el lujo de perderlos por no darles un respeto mínimo como son sus derechos fundamentales. Así el trabajo sin seguridad de continuidad como lo tienen algunos puertos, principalmente TPS, con sus trabajadores eventuales es algo totalmente de otro tiempo”, ahondó.

“Lo que existe hoy en Chile es un modelo que no se condice con esta realidad, se favorecen a trabajadores poco preparados (un permiso de seguridad portuaria obligatoria para laborar en los puertos demora, en el mejor de los casos, 60 hrs pedagógicas) buscando un bajo costo, lo que genera que muchos no tengan un sueldo mínimo al mes por la baja de turnos provocado por el cambio en la industria naviera”, detalló.

Por otro lado, a juicio de Díaz, al trabajador portuario eventual,  “no se le permite tener estabilidad ni ningún derecho mínimo como son vacaciones pagadas, descansos asegurados, indemnizaciones, derecho a pre y post natal, pues en vez de privilegiar el tener trabajadores bien preparados, pero en menor cantidad lo que dan mayor productividad, se prefiere gran cantidad de trabajadores poco preparados privilegiando la baja de costos por sobre la productividad”.

En ese contexto el ingeniero asesor de la Unión Portuaria de Chile sostuvo que “hay que recordar que las últimas dos grandes movilizaciones que se tuvieron en los puertos del país se debieron a que las empresas portuarias no reconocían el descanso de media hora en el trabajo para colación, a pesar de que Chile había ratificado ello en 1925. En ese impulso también se legalizaron y obligó a dichas empresas a tener comités paritarios que antes no se podía tener en los terminales portuarios”.

“Como ven, ha existido por años un modelo muy arcaico y precarizado en lo que se ha sustentado la industria portuaria nacional. No se puede decir que es imposible tener una industria portuaria eficiente sin trabajo precario, en países como España, en un puerto como Valencia existen 1.470 trabajadores y movilizan más contenedores al año que en todo Chile en similar tiempo. Tienen trabajo estable, mínimo de ingresos asegurados, vacaciones de 30 días pagadas, pre y post natal, participación social de los trabajadores, fondo de retiro, indemnización y una productividad que supera en 400% a los terminales de nuestro país”, recalcó.

“Lastimosamente aún existen empresas que se niegan a avanzar a ese nuevo mundo y luchan por quedarse pegados en el pasado y tal vez eso sea lo que hoy tiene a este conflicto como el 2° más largo de la historia reciente de los puertos del país y pronto a transformarse en el de mayor duración, es de esperar que no sea así”, advirtió.


 

Compartir