Impiden desembarco de 6.000 pasajeros desde crucero Costa Smeralda al Puerto de Civitavecchia por sospecha de coronavirus ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


6 mil personas han sido impedidas de desembarcar desde el crucero Costa Smeralda al Puerto de Civitavecchia, en Italia, debido a la sospecha que existe sobre el contagio de una mujer de origen chino.

La nave llegó al puerto italiano procedente de Barcelona y, luego de detectarse a una pasajera originaria de Macao con fiebre y problemas respiratorios, se decidió dejarla en aislamiento junto a su marido -que no presenta síntomas- en el hospital del propio buque de acuerdo a los protocolos para este tipo de contingencias.

De momento, un equipo médico del hospital Spallanzani de Roma ha examinado a la pasajera, practicándole -además- exámenes de sangre para analizarlos en dicho centro hospitalario.

En un comunicado Costa Cruceros indicó que “nuestra prioridad es garantizar la salud y al seguridad de los pasajeros y la tripulación. La compañía se ha puesto a completa disposición de las autoridades sanitarias y esperará sus indicaciones”.

Según se supo, la pareja llegó el pasado 25 de enero a Milán desde Hong Kong para subirse al crucero en el Puerto de Savona, su homeport.

De acuerdo al itinerario, la nave de Costa Cruceros inició su viaje el pasado 25 de enero para recalar a Marsella al día siguiente y, luego, continuar a Barcelona, Palma de Mayorca, llegando este jueves a Civitavecchia, donde tenía previsto desembarcar pasajeros a las 9.00 horas local para, más tarde, proseguir a La Spezia y retonar a Savona.

De momento, pese a la contingencia, el ambiente al interior de la nave bloqueada sería de “normalidad”, según reportó vía twitter la pasajera María Cartagena, quien indicó que se encuentran a la espera de los resultados de los análisis efectuados a la mujer asiática.

Por su parte, otra pasajera identificada como Marina Guerrero, se quejó por la falta de información dada por la naviera, pero señaló que existe “tranquilidad” a bordo de la nave.


Compartir