Instancia público-privada busca disminuir impacto productivo de plaga en huertos de frutales domésticos y de exportación ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


En Osorno y con la participación de representantes del rubro de frutales, la Secretaría Regional Ministerioal de Agricultura, y autoridades de los servicios del agro de la región, SAG, Indap e Inia, se concretó la creación de la Mesa Técnica de Drosophila suzukii (mosca de alas manchadas) para la Región de Los Lagos. El  objetivo es abordar estrategias de manejo integrado para el control de la plaga y avanzar en un plan de capacitación y difusión dirigido a grandes, medianos y pequeños productores que entregan sus cultivos al mercado local e internacional.

En la ocasión, el seremi de Agricultura, Eduardo Winkler, dijo que “como Ministerio estamos organizando este trabajo entre mundo público-privado para abordar el manejo de la plaga Drosophila suzukii, que está presente en la región y el país, con acciones de los pequeños, medianos y grandes productores de frutas vamos a poder controlarla y convivir con ella, sacando una buena calidad de producción, fruta y un buen retorno para quienes se dedican a esta actividad”.

La mosca de alas manchadas es una plaga agrícola que se encuentra ampliamente distribuida en la zona sur, afectando a varias especies frutales y, en las últimas dos temporadas, ha provocado daños considerables, especialmente en pequeños agricultores.

En ese sentido, el director regional subrogante del SAG, Luis Alfredo Paredes, indicó que “es relevante la creación de esta mesa público-privada para el control de esta plaga que está afectando a la producción de frutas de exportación y también a huertos caseros. La mesa tendrá la función de capacitar y difundir cuáles son las formas de control que permiten disminuir las pérdidas que se pueden producir”.

“Como privados estamos muy enfocados en el control de la plaga, siendo muy cuidadosos en los tiempos de protección y carencia de los productos. Esta temporada vamos a realizar controles culturales complementarios en borde y perímetros del huerto, también llevamos el programa sanitario de un vecino a fin de no correr el riesgo de que la plaga llegue por sectores aledaños”, sostuvo Sebastián Navarro, profesional del área técnica del Grupo Hijuelas.

En tanto Andrés Valdivia, de Frutícola Rupanco, dijo que “nuestra preocupación es máxima, porque dependemos mucho de nuestra calidad de fruta, por eso estamos muy interesados en participar de esta mesa, que permitirá difundir la importancia de trabajar en bajar la presión de esta plaga”.

Plaga y daño

Drosophila suzukii es considerada una plaga emergente e invasiva, que proviene de Asia y que está ampliamente distribuida a nivel mundial. En Chile, actualmente está presente entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos.

El insecto ha demostrado tener una rápida expansión, alta fecundidad y un ciclo de vida corto. Esto debido a las condiciones climáticas, principalmente, temperatura y humedad, sumado a la amplia disponibilidad de hospederos, lo cual permite que pueda tener varias generaciones en el año.

Las hembras de esta especie colocan sus huevos en fruta sana en estado de maduración. Ahí se desarrolla la larva que se alimenta de la pulpa de la fruta, dejándola inutilizada, no comerciable, lo que genera un daño importante a la agricultura familiar campesina.

Tiene predisposición a infestar y desarrollarse en fruta madura, particularmente en aquellas de piel delgada como frutillas, frambuesas, moras, arándanos y uva y también en frutos con carozo como las cerezas, ciruelas, duraznos, entre otros.

Recomendaciones

Un aspecto importante para el control de la mosca de alas manchadas es evitar la existencia de condiciones que favorezcan su desarrollo.

De esta forma, el SAG sugiere, como medida para combatir la propagación del insecto, recolectar y destruir, en forma periódica, la fruta no cosechada y sobre madura que permanece en la planta u árbol. Efectuar lo mismo con la fruta que caen al suelo durante la fase de producción.

Además, desde la entidad se recomienda podar las plantas para permitir mayor luminosidad, aireación e ingreso directo del sol al follaje de la copa. Esto evita generar condiciones de humedad y de temperatura para la reproducción de la plaga, o su uso, incluso como refugio.

A nivel predial, eliminar malezas que puedan permitir ambientes sombríos y húmedos, que son las condiciones que facilitan su reproducción (los lugares soleados y secos son menos adecuados para su desarrollo).

Por otro lado, se debe, al interior del cultivo o huerto, efectuar limpieza de malezas junto con realizar un riego eficiente que evite la generación de pozas de agua y aumente la humedad relativa en el cultivo.

Por otro lado, se tiene que destruir y eliminar la fruta con daño y hospedante. También los restos vegetales que pudieran albergar distintos estados de la plaga (huevo, larva, pupa).

Finalmente, el SAG propone evaluar el nivel de riesgo (potencial) de ingreso de la plaga a su huerto. Esto implica conocer el estado de mantención de los cultivos vecinos y la vegetación circundante (en los caminos).


 

Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos