Jorge Inostroza plantea que proyecto de Puerto Exterior en San Antonio podría ser un “tsunami” de problemáticas ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Sebastián Betancourt.

@PortalPortuario


El actual director ejecutivo de la firma Ingeniería & Movilidad, Jorge Inostroza Sánchez, planteó que el proyecto del Puerto Exterior en la terminal marítima de San Antonio, podría transformarse en un “tsunami” de problemáticas.

El también ex presidente de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE) cuestionó que “el Puerto Exterior será un efectivo aporte al desarrollo industrial, urbanístico, para las personas y las comunidades o será simplemente un tsunami de tránsito de camiones, de uso indiscriminado del suelo, de negocios inmobiliarios y, en definitiva, una involución en la calidad de vida de las personas”.

En este sentido, Inostroza explicó que “para este proyecto que, además, contempla cambiar de sitio un humedal, se usarán tres vías de transporte: la ruta 78-G86; la ruta G904 y un corredor ferroviario. La ruta G904 contempla un movimiento esperado de 155 camiones por hora y sentido, un camión cada 23 segundos, tránsito que significa un verdadero muro de camiones. La ruta G86 con 45 camiones por hora y sentido tendrá un camión cada 80 segundos, mientras que la conexión ferroviaria contará con nueve trenes al día”.

“Observando la conectividad y movilidad, el proyecto afectará a la propia comuna y también tendrá sus efectos en la Región Metropolitana, donde se deberán localizar los Centros de Intercambio Modal (CIM) para la carga y los puntos de acopio y distribución en camiones para la última milla. En la misma línea, los corredores que harán la conectividad con el puerto también tendrán efectos en las varias ciudades intermedias. ¿Cuáles son los puntos críticos de los corredores de transporte? ¿Cuáles serán las medidas de mitigación por las carreteras y los ferrocarriles? ¿Cómo se gestionará y coordinará el movimiento de camiones para su ingreso a Santiago?”, completó el ingeniero.

Por otro lado, el director ejecutivo de Ingeniería & Movilidad también sostuvo que “desde el punto de vista social, urbano y económico, un efecto inevitable que tendrá el desarrollo del proyecto y construcción de esta inmensa obra de infraestructura será la llegada de miles de habitantes a la provincia en busca de trabajo en torno al puerto, demandando viviendas, servicios, mobiliario urbano, terrenos, los que hoy parecieran escasos. Ante este panorama, ¿tenemos planificación urbana en este territorio?¿dónde se recibirá a todas esas personas? ¿está la ciudad preparada para recibir esta nueva población?”.

En relación al aspecto medioambiental, Jorge Inostroza manifestó que “habrá que mitigar efectos en la desembocadura del río Maipo, humedales, congestión y también los GEI por las operaciones del puerto y de los sistemas de transporte. Este megaproyecto sin duda tendrá importantes impactos sociales, económicos, administrativos, políticos, medioambientales y también respecto del uso del territorio”.

“No parece un proyecto que responda a las innumerables demandas sólo con un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y ni siquiera con toda la normativa del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). A esta normativa le falta profundidad y amplitud para evaluar estos múltiples efectos”, añadió.

Además, el profesional apuntó a relacionar la macro zona centro con la macro zona sur y señaló que “en la octava región (Región del Bio Bio) existen tres puertos que, en su conjunto, transfieren cerca de 34 millones de toneladas al año y su zona de influencia podría considerase desde Talca a Puerto Montt. ¿Resulta razonable entonces conectarlas – vía cabotaje y ferroviaria- para una oferta distributiva, con menores riesgos? ¿Quién o qué institución está observando y coordinando los efectos del Puerto Exterior en San Antonio, sus ecosistemas, en su urbanismo, en el uso del territorio, en las personas? ¿Quién o qué institución está planificando los efectos en la Región Metropolitana, los CIM y la gestión del tráfico de camiones en la distribución?”.

“Dada la restringida legislación actual que no prevé la obligatoriedad de efectuar estudios y análisis económicos, sociales y estratégicos del proyecto, deberá ser el titular el que se haga cargo de diagnosticar y proponer diversas medidas en las dimensiones ya indicadas. Siendo así, ¿en el Puerto de San Antonio existen las competencias, el interés y la voluntad de observar el proyecto con la debida mirada? Parece indispensable revisar la institucionalidad, las competencias y el modelo de gobernanza de quien llevará adelante esta mega inversión”, concluyó Jorge Inostroza.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias