Kalmar plantea cuatro factores claves para una infraestructura de terminales ecoeficiente

La empresa Kalmar, precursora en la industria de la automatización de terminales y en la manipulación más sostenible de contenedores, entregó detalles de cómo crear una estrategia eco-eficiente a largo plazo para la infraestructura de terminales y los diferentes objetivos internos existentes para abordar la reducción de emisiones.

En base a la información entregada por la compañía, ya sea que el desarrollo se construya en torno a equipos totalmente eléctricos o una fuente de combustible alternativa, los cuatro variables clave de una infraestructura son: la disponibilidad, capacidad de administración, costo total y la sostenibilidad.

Bajo este contexto, Christopher Saavedra, Gerente de Servicios de Diseño de Terminal en Kalmar, señaló que “todo empieza por entender tu forma de trabajar en la terminal, en los centros intermodales o logísticos. Entonces puedes alinear tus objetivos operativos, financieros y ecoeficientes con las soluciones disponibles en el mercado. De esa manera, puedes preparar tus estrategias a corto, mediano y largo plazo”.

“Necesitamos entender que no existe una solución única para todos cuando se trata de soluciones ecoeficientes. Existen diferentes desafíos y legislaciones locales para cada región y cliente”, complementó Christopher Saavedra.

No existe una fórmula universal que sea replicable en todas las regiones y locaciones, sino un desafío único para cada una de ellas.

En esta línea, Marcelo Goncalves, Director de Kalmar LATAM, comentó que “el camino que los operadores deben tomar para alcanzar sus objetivos de ecoeficiencia varía mucho entre regiones y terminales individuales. Por ejemplo, en América Latina tenemos 33 países con economías y niveles de infraestructura muy diferentes, algunos países como Brasil ya están bastante lejos en la demanda de equipos eléctricos y el uso de energías renovables, mientras que otros aún tienen un camino más largo por delante. Sin embargo, un punto de en común en la región, es que la decisión de buscar alternativas más sustentables no es la legislación la que impulsa a las empresas hacia la ecoeficiencia, sino el deseo de dar los primeros pasos en el mercado de forma proactiva y estar preparados para un futuro más verde”.

 

Propulsión Eléctrica

 

Atendiendo este punto, David Piltén, Gerente de Desarrollo Comercial de Kalmar Forklift Trucks, indicó que “la ecoeficiencia ocupa un lugar destacado en la agenda de las empresas en estos días, y las montacargas eléctricas están en camino de convertirse en la opción más popular entre nuestros clientes. Los últimos dos o tres años han visto la introducción de varias químicas de baterías nuevas que serán cada vez más económicas a medida que aumenten los volúmenes de fabricación”.

Cualquiera que sea la solución de carga o batería, las operaciones totalmente eléctricas requieren un enfoque de planificación de infraestructura marcadamente diferente al de las soluciones tradicionales.

“Si agrega algunas máquinas a una flota que funciona con diésel, puede simplemente instalar un tanque adicional de diésel. Con las máquinas eléctricas, debe asegurarse de que toda la red eléctrica pueda cumplir con sus requisitos. ¿Cuántas máquinas eléctricas tendrá funcionando?, y ¿Cuántos de ellos se cargarán al mismo tiempo? Todo esto necesita un análisis en profundidad”, argumentó Piltén.

Según lo estipulado por la empresa en su comunicado, como alternativa a las soluciones totalmente eléctricas, se podrían atender distinguiendo las opciones de energía disponibles para los equipos de manipulación de contenedores, entre alternativas convencionales y emergentes.

En base a lo anterior, se señala que el aceite vegetal tratado con hidrógeno (HV100) -y el propio hidrógeno- ofrecen emisiones significativamente más bajas que el diésel o el Gas Natural Comprimido, pero dependen de infraestructuras que aún no son accesibles en todos los puertos.

line-kalmar
Compartir