Lituania y Reino Unido analizan escoltar buques ucranianos que lleven grano y así romper bloqueo ruso ¿Encontraste un error? Avísanos


Gran Bretaña ha respaldado en principio una propuesta de Lituania para una coalición naval “de los dispuestos”, que busca levantar el bloqueo ruso del Mar Negro a las exportaciones de granos de Ucrania. El ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, expuso el plan durante las conversaciones con la secretaria de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Liz Truss.

“El tiempo es muy muy corto. Nos estamos acercando a una nueva cosecha y no hay otra forma práctica de exportar el grano excepto a través del puerto de Odesa en el Mar Negro. No hay forma de almacenar este grano y no hay otra ruta alternativa adecuada. Es imperativo que mostremos a los países vulnerables que estamos preparados para dar los pasos necesarios para alimentar al mundo”, sostuvo el canciller lituano a The Guardian.

Landsbergis sostuvo que una operación de escolta naval, no dirigida por la OTAN, podría proteger a los barcos de granos mientras se dirigían a través del Mar Negro y pasaban frente a los buques de guerra rusos. Sugirió que, además de Gran Bretaña, los países que se vieron afectados por la posible pérdida de grano, como Egipto, podrían brindar la protección necesaria.

“Lo que hemos visto ahora es solo el comienzo. Lo peor aún está por venir en las próximas cinco a siete semanas cuando llegue la primera cosecha y no haya lugar donde ponerla, lo que significa que la gente en el norte de África, Medio Oriente y el sudeste de Asia pagarán precios exorbitantes por el trigo, maíz y los demás productos básicos que necesitan para poner comida en su mesa”, agregó el ministro del país báltico, dado que Ucrania necesita exportar 80 millones de toneladas de trigo solo este año.

Su plan, en gestación durante semanas, requeriría desminar partes del Mar Negro para garantizar un paso seguro, así como el acuerdo de Turquía, que custodia la entrada a la zona.

“Esta sería una misión humanitaria no militar y no es comparable con una zona de exclusión aérea. En este esfuerzo, se utilizarían barcos o aviones militares, o ambos, para garantizar que los suministros de granos puedan salir de Odesa de manera segura y llegar al Bósforo sin la interferencia rusa. Necesitaríamos una coalición de los dispuestos, países con un poder naval significativo para proteger las rutas de navegación y países que se ven afectados por esto”, explicó Gabrielius Landsbergis.

Cuando se le preguntó cómo había reaccionado Gran Bretaña a su idea, Landsbergis respondió que “desde mi perspectiva, el gobierno británico está interesado en ayudar a Ucrania en todo lo que pueda. El Reino Unido ha dado algunos pasos muy fuertes y decisivos en esta crisis y tal vez exista la posibilidad de que el Reino Unido participe. Gran Bretaña fue el primer país en proporcionar cohetes para proteger a Odesa”.

Landsbergis detalló que las rutas alternativas por ferrocarril a través de Bielorrusia o por carretera a los puertos del Mar Báltico en Polonia y Lituania tenían graves inconvenientes prácticos, mientras que los cuellos de botella y la sobrecarga total significarían que los camiones ucranianos tardarían entre cinco y nueve semanas en llegar a los puertos por carretera en Rumania, Polonia o Lituania.

Turquía, reconoció el representante de Lituania, tenía sus dudas sobre el potencial de escalada inherente a su plan. Sin embargo, señaló que, como importante importador de cereales, Turquía tenía un interés propio en que se abrieran las rutas navales si Rusia no levantaba voluntariamente el bloqueo.

En tanto, su par británico, Liz Truss, indicó que el “Reino Unido querría que los barcos navales británicos se unieran a la escolta si se pudieran resolver los aspectos prácticos, incluido el desminado del puerto y proporcionar a Ucrania armas de mayor alcance para defender el puerto del ataque ruso”. El Reino Unido está en conversaciones con aliados sobre el plan y probablemente necesitaría el acuerdo de EE.UU. para activarlo.

Truss añadió que “Lo que tenemos que hacer es lidiar con este problema de seguridad alimentaria mundial y el Reino Unido está trabajando en una solución urgente para sacar el grano de Ucrania”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha advertido de “un huracán de hambre” si no se exporta el grano ucraniano. Las 41 naciones menos desarrolladas del mundo importan un tercio de su trigo de Ucrania y Rusia. El aumento de los precios de los alimentos ya ha llevado los niveles de inflación en Egipto al nivel más alto desde mediados de 2019.


Compartir




Ver mais conteúdos