Maersk advierte elevados niveles de congestión en cuatro puertos del norte de Europa ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


La naviera danesa, Maersk, advirtió niveles elevados, incluso críticos, de congestión en cuatro puertos del norte de Europa. La situación sugiere que los equipos de la compañía, que se encuentran monitoreando la situación hace un par de semanas, harán cambios para mantener activas las cadenas logísticas globales de sus clientes.

En un reporte, Maersk describió como “crítica” la situación de Bremerhaven que, además, podría verse -al igual que Hamburgo- afectado por una huelga portuaria. En este último recinto, el escenario descrito es empinado en relación al uso de patios y tiempos de espera.

Por su parte, la naviera aseguró que Rotterdam pasa por un momento “desafiante”. Finalmente, Amberes mantiene un tiempo de espera “aceptable”, pero con una densidad de patio alta.

Respecto de Bremerhaven, Maersk aseguró que “la congestión ha alcanzado un nivel crítico, con grandes y continuas interrupciones operativas en toda la cadena de suministro global que afectan los niveles de densidad del patio y los tiempos de espera en el puerto”.

Ante esto, la compañía ha explorado opciones para bajar la congestión y ha trabajado con el terminal para mantener el flujo de carga. También, la danesa ha buscado alternativas de almacenamiento fuera del puerto, así como evaluando mover contenedores en recintos alternativos como  Gdansk, Wilhelmshaven o Zeebrugge.

En la zona de influencia de Bremerhaven se detectó, además problemas con el transporte terrestre con diversos factores que han provocado interrupciones del sistema como una programación reducida por feriados nacionales y cortes inesperados en el servicio ferroviario con tres episodios que han detenido el flujo de cargamentos por tren.

En el caso de Hamburgo, la compañía danesa aseguró que “la congestión en la cadena de suministro global ha contribuido a desafiar los niveles de densidad de los patios y los tiempos de espera en el Puerto de Hamburgo, mientras que una posible huelga amenaza con generar más interrupciones en Alemania y el norte de Europa”.

“Estamos manteniendo bajo revisión las conversaciones en curso entre el sindicato Verdi y la Asociación Central de Empresas Portuarias Alemanas (ZDS), reconociendo la posibilidad de que se lleve a cabo una huelga. Entendemos que la próxima ronda de discusiones tendrá lugar el martes 21 de junio y evaluará nuestros próximos pasos en caso de interrupciones”, añadió Maersk.

Asimismo, la naviera también advirtió que en el entorno logístico de Hamburgo se detectaron retrasos y cancelaciones en los servicios ferroviarios y una menor productividad en las carreteras. De igual modo, una solución para bajar este estrés podría ser el desvío de cargas a puertos alternativos como Gdansk, Wilhelmshaven o Zeebrugge.

Por su parte, en lo referido al mayor puerto europeo -Rotterdam-, la danesa aseguró que existen “altos niveles de congestión” que siguen planteando desafíos. Por la misma razón, los tres puertos antes mencionados asoman como una posible solución para mover cargas y evitar el atoche.

“También estamos trabajando en estrecha colaboración con la terminal y explorando varias opciones para aliviar la congestión, incluida la revisión de las opciones de almacenamiento en tránsito/fuera del muelle para carga de larga duración. Podemos proporcionar a nuestros clientes varias opciones diferentes fuera del muelle en los Países Bajos según sus necesidades, incluidas nuestras instalaciones de almacenamiento en las cercanías de Willebroek (Bélgica)”, manifestó Maersk.

Amberes, por su lado, sería el menos perjudicado frente a las distintas disrupciones globales que llevan meses aquejando a las cadenas de suministro internacionales.

“A pesar de que los tiempos de espera y la productividad de la terminal se mantienen en niveles aceptables en Amberes, la densidad de los patios en toda la red del norte de Europa sigue siendo alta, principalmente, debido al alto tiempo de permanencia y los retrasos de los buques que afectan la productividad y la congestión en los atraques”, apuntó la compañía.

“Esto, combinado con una reducción de la mano de obra a medida que entramos en el período de verano, significa que Maersk está vigilando de cerca a Amberes y tomando medidas para garantizar que la congestión se mantenga al mínimo y que las cadenas de suministro de los clientes continúen funcionando sin problemas”, complementó Maersk.

Incluso, la naviera pidió a sus clientes recoger las unidades completas lo más rápido posible y devolver, de la misma manera, los contenedores vacíos con el fin de disponibilizarlos para la exportación.

Finalmente, y tal como en los otros tres casos, los equipos de Maersk evalúan mover cargas a terminales de  Zeebrugge o Wilhelmshaven.


 

Compartir




Ver mais conteúdos