Maersk evalúa restablecer servicios a través del Canal de Panamá tras apertura de ampliación

SeaLand-MercuryLa naviera danesa Maersk Line, la más grande del orbe, analiza las oportunidades “enormes” que se abren para el comercio marítimo mundial con la ampliación del Canal de Panamá, y evalúa restablecer algunos de sus servicios que utilizaban la vía acuática actual.

Así lo manifestó en una entrevista con la agencia Acan-Efe el director comercial de Maersk, el colombiano Andrés Osorio, en el marco de su participación en la 50 Conferencia Anual de Ejecutivos de Empresa de Panamá (CADE), que se celebra en la capital panameña.

Osorio señaló que para la naviera las oportunidades con el nuevo Canal son “enormes” e impactarán en la red de servicios que brinda a nivel mundial.

La ampliación, añadió, “nos permite evaluar nuestro network (red de servicios), y en la medida en que la demanda en la región y a nivel mundial sea positiva, restablecer también servicios que tuvimos en el pasado o cambiar algunos de los que tenemos ahora para que tengamos barcos más grandes cruzando por el Canal de Panamá”.

En abril de 2013, Maersk retiró dos rutas del Canal de Panamá, por el que transita desde 1917, y las trasladó al Canal de Suez, en Egipto, que permite el paso de buques más grandes con capacidad para transportar 9 mil contenedores.

Uno de esos servicios, el más importante, era el que brindada entre Asia y la Costa Oeste de Estados Unidos y que suspendió de manera temporal, según aclaró la línea en su momento, hasta que entrara en operación el Canal ampliado con su nuevo juego de esclusas, lo que oficialmente ocurrirá el próximo 27 de junio.

La suspensión de ese servicio ha supuesto una reducción de unos 100 tránsitos de la naviera por la vía acuática. Osorio indicó que actualmente están haciendo cruces por la franja interoceánica de “prácticamente” un barco diario, que “son barcos que caben dentro del Canal existente”.

El ejecutivo agregó que a futuro no tienen ningún cambio en la red de servicios, pero que “se están analizando y viendo diferentes posibilidades”.

“Queremos ver también el Canal operando, y en la medida que también la demanda lo permita que haya más capacidad de carga, disponibilidad de carga sobre todo, seguramente vamos a tener la oportunidad de ingresar con barcos más grandes o de modificar nuestros servicios existentes”, precisó.

Latinoamérica representa el 10 % de la facturación total de la línea danesa, que tiene unas 60 rutas marítimas y más de 600 buques navegando por todo el mundo, y que durante el primer trimestre de 2015 tuvo unos ingresos de 6.254 millones de dólares.

El director comercial de Maersk dijo que en la naviera están actualmente invirtiendo mucho en contenedores que permitan el movimiento de carga refrigerada. Detalló que acaban hacer una compra de unos 30.000 contenedores que vienen a engrosar una flota de 260.000 vagones refrigerados, resaltando que Latinoamérica representa el 40 % del total de volumen de carga refrigerada que Maersk moviliza a nivel mundial.

“Esperamos que muchos de esos contenedores en los que acabamos de invertir vengan destinados a nuestra región, y que permitan sacar productos desde Chile, Perú, Ecuador, que muy seguramente van a tener la oportunidad de utilizar los servicios de un Canal ampliado con barcos más grandes en un futuro y en la medida que tengamos más disponibilidad de carga y el mercado mejore”, remarcó.

El ejecutivo de la naviera danesa reconoció que la ampliación impactará en el movimiento de carga regional porque se podrá tener barcos que transportan hasta 14.000 contenedores cruzando por el Canal, pero que igualmente, afirmó, “son pocos los puertos que están preparados para recibir este tipo de barcos”.

Panamá, Colombia, Perú, México tienen puertos que pueden recibir estos barcos, pero en otras terminales portuarias de la región hay muchas limitaciones, indicó.

Por ello, expreso, “lo que nosotros esperaríamos como compañía naviera y en aras del progreso económico de la región, es que exista más inversión en infraestructura portuaria que permita que barcos más grandes puedan continuar llegando a la región”.

La ampliación del Canal de Panamá, que lleva un 97% de avance, se inaugurará oficialmente un día antes, el 26 de junio, con una ceremonia a la que están invitados decenas de jefes de Estado de todo el mundo. Ese día cruzará por las nuevas esclusas un único buque comercial con carga, que aún no ha sido escogido por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y que tiene que decidir si lo hace mediante una subasta o a través de una rifa.

El ensanche entrará en operaciones comerciales formalmente el 27 de junio próximo, y un buque de GNL de la línea Nippon Yusen Kaisha (NYK Line), representado por la agencia naviera Norton Lilly International (Panamá), será el primero en transitar ese día.

La obras de ampliación del Canal, por donde pasa actualmente el 6 % del comercio mundial, arrancaron en 2007 y tenían que terminar en 2014, pero se retrasaron por distintas causas, como un conflicto contractual entre la ACP y el contratista encargado de construir las nuevas esclusas, Grupos Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr.

El ensanche, que permitirá el paso de hasta tres veces más de carga, tiene un coste global inicial de US$5.250 millones.

 

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=dKkDLoaH0cI[/embedyt]

Galerías y vídeos portuarios