Magaly Cabello: “Las mujeres nos transformamos en una más del equipo del muelle” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Casi diez años de “orilla” tiene Magaly Cabello que, a sus 39 años, figura como una de tantas mujeres que se han ido incorporando a las labores portuarias en los distintos terminales del país.

Magaly, orgullosa portuaria, fue una de las primeras mujeres en incorporarse al trabajo del muelle en San Antonio Terminal Internacional en un ya lejano año 2009. Por ese entonces, solo había otras tres compañeras de ella que, en vez de ocupar un puesto administrativo que era lo natural para la época, se movían con las cuadrillas dominadas por hombres para atender las naves arribadas a puerto.

Las mujeres, cuenta en entrevista con PortalPortuario.cl, han demostrado que pueden cumplir los mismos roles que los hombres en la faena portuaria, sin que esto signifique descuidar otros aspectos como el hecho de ser mamá.

“El ser portuaria no nos quita las responsabilidades que todas tenemos en nuestras casas y sobre todo con nuestros niños”, reflexiona y agrega que, pese a los casi 10 años que lleva en el puerto, sus amigas todavía consideran “extraño” el trabajo que eligió cuando dejó su empleo como contratista en una empresa exportadora de fruta para sumarse al equipo de Muellaje del Maipo. 

¿Recuerdas tu primer turno?

Sí (sonríe), era un buque que traía fierro, una carga que requiere mucha atención y yo nunca había trabajado en algo así y me habían asignado el rol de internadora de la carga. Afortunadamente, el resto de los portuarios nos orientó sobre lo que teníamos que hacer con la carga, pero al comienzo no sabía dónde ponerme para que una grúa no me pasara por encima y pese a que la primera vez que trabajé fue en un tercer turno, recuerdo que las horas pasaron rápido.

¿Por qué quisiste ser portuaria?

Mi papá trabajó un tiempo breve en el puerto, pero mis hermanos y tíos son de orilla, así que estaba consciente de que aquí no había mujeres y, por lo mismo, era algo que me llamaba mucho la atención, lo vi como un desafío.

Pero te adentraste en un mundo ultra masculino, hasta aquél entonces al menos…

No fui la primera, ya que había 3 trabajadoras portuarias cuando yo llegué a la orilla, pero sí tengo claro que era un lugar donde se acostumbraba a ver solamente a hombres y nosotras logramos abrimos paso. Viéndolo en retrospectiva, fue bastante osado lo que hicimos.

¿Qué tal los compañeros de trabajo?

Al principio nos trataban con una distante cordialidad, pero conforme pasó el tiempo y se dieron cuenta que hacíamos los turnos con el mismo entusiasmo que ellos, las mujeres nos transformamos en una más del equipo del muelle. Ahora, somos reconocidas por nuestra precisión y orden.

¿Y qué dicen en tu casa?

Mis amigas aún no asimilan bien que trabajo en el puerto y lo ven como algo exclusivo, pero cuando les explico que nuestro trabajo es operativo y no un apoyo administrativo les llama mucho la atención y me piden que les cuente más sobre lo que allí hacemos.

¿Son muy piroperos los portuarios?

No, para nada, siempre nos tratan con respeto, pero a veces son un poco deslenguados y hablan como si no hubiese ninguna mujer presente (Risas).

¿Qué te gustaría para el puerto?

El trabajo en la orilla es muy dinámico y los portuarios tienen poco tiempo para sentarse a reflexionar. Los turnos se suceden unos a otros y a veces no nos damos cuenta y ya se viene un nuevo fin de año. Por esto mismo, cuando un viejo se acoge a retiro o fallece, el resto parece seguir su rutina sin más. Me encantaría que tuviésemos una sede con recuerdos del pasado de cada uno por el muelle y un memorial donde recordar a nuestros viejitos que ya partieron.

¿Es difícil trabajar en el puerto?

Para mí, cuando mi hijo que hoy tiene 17 era más pequeño, me costaba mucho, porque la pega es la pega y a veces no había tiempo para mucho más. El ser portuaria no nos quita las responsabilidades que todas tenemos en nuestras casas y sobre todo con nuestros niños. Los puertos de Chile trabajan prácticamente todos los días del año y por eso estamos en turno en muchas ocasiones en las que tu familia está de día libre o celebrando.

¿Cuál ha sido el turno más complicado que has tenido?

Difícil pregunta, porque ha habido varios. Un turno donde hay un accidente siempre es difícil porque está la aflicción colectiva de todo el equipo por el compañero que está sufriendo. Por otra parte, los días de lluvia no son fáciles porque la visibilidad disminuye y hay que estar atenta a los movimientos de las máquinas y grúas que están en constantemente movimiento. Pero si tuviese que elegir uno, quizás sería el tercer turno del 27F, la madrugada del último terremoto.

¿Qué hacías a esa hora?

A mí me tocó estar trabajando en el Sitio 1 aquella noche cuando el muelle comenzó a moverse de manera ondulante, se hacía prácticamente imposible caminar, la luz se cortó a los pocos minutos y en cuanto pudimos nos desplazamos rápidamente a la salida. Pese a que nadie sabía con certeza qué iba a ocurrir después con el mar, un compañero de trabajo se devolvió varias veces a recorrer el terminal en camioneta para ver si había algún trabajador herido o que requiriese traslado. Fue un tercer turno que no olvidaremos.

¿Cómo es la mujer portuaria?

Las portuarias son aplicadas, perseverantes en las tareas que desarrollan en el puerto y muy pendientes de los detalles. Somos conocidas por hacer el trabajo con entusiasmo y bien. Además, la sensibilidad propia del género hace que seamos, muchas veces sin pedirlo, una ayuda para el diálogo entre compañeros que a veces están molestos o tienen una diferencia de opinión aparentemente insalvable y también nos ha tocado hacer de consejeras cuando un colega tiene un problema con un hijo o algo complicado.


 

Galerías y vídeos portuarios