Multas, sobrecostos y anulaciones de contratos podría acarrear paro portuario en el Bio Bio ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Multas, sobre costos y posibles anulaciones de contratos son algunos de los perjuicios que podría acarrear el paro de los trabajadores de la Unión Portuaria en la Región del Bio Bio.

La movilización, que este jueves completa su décimo día, ha generado pérdidas estimadas que van entre los 210 millones y 270 millones  de dólares, solo por concepto de carga no transferida.

A esta cifra -se calcula- se deben añadir otros 700 mil dólares correspondientes a remuneraciones no pagadas por turnos laborales perdidos.

A su vez, la cadena de productiva del Bio Bio ha quedado expuesta -debido a la paralización- a costos adicionales y multas por incumplimiento que ya están siendo asumidos por exportadores e importadores de la zona.

Al décimo día de paro, se calcula que los puertos de la Región del Bio Bio han dejado de transferir en torno a las 600 mil toneladas de carga.

La mayor parte de esos embarques, que no han podido salir a través del sistema portuario local, corresponden a carga forestal que alcanzaría un valor de 190 millones de la moneda estadounidense.

Dicho sector, representado en Corma, ha calificado de “injusto” el paro de los trabajadores de la Unión Portuaria, quienes -cabe recordar- iniciaron la movilización en demanda de nuevos cupos para pensiones de gracia.

Otros gremios que se han visto afectados por el movimiento son los industriales pesqueros, salmoneros y exportadores frutícolas, que cuentan con menor margen de acopio de sus cargas refrigeradas.

Lo anterior se traduce en que esas cargas no puedan llegar a tiempo para las celebraciones del año nuevo chino, por lo que podrían perderse contratos, a menos que los productores logren encontrar a tiempo otros puertos de salida fuera del Bio Bio, lo que implicaría sobre costos por el traslado de las mercancías en camión hasta los terminales de Valparaíso y San Antonio que no se encuentran paralizados.

Sobre esta situación, el gerente general de Puerto Coronel, Javier Anwadnter, terminal que este año proyectaba mover cerca de 6,8 millones de toneladas de carga forestal, pesquera, agrícola, salmonera y frutícola, entre otros despachos, alertó los riesgos que implica la prolongación del paro portuario en la zona.

“Hemos hecho un gran trabajo para posicionar a los puertos de esta región, fortalecer infraestructura y diversificar cargas; hace dos meses tuvimos una gira comercial a China bastante buena y la semana pasada estábamos en Europa abriendo nuevos mercados, pero esta situación que estamos afrontando ahora socava todo eso. Este paro y la incapacidad de alcanzar una solución rápida afecta a todo el comercio exterior y la credibilidad del país, por eso se requieren acciones urgentes y coherentes al impacto que está generando”, comentó.

Jean Paul Olhaberry, gerente general de Andes Logistics, describió que la paralización está generando un importante costo adicional a la industria del salmón, tanto por almacenamiento como de transporte.

“Hay aumento de costos, hoy día no hay disponibilidad de equipos reefer aquí en la zona y hay que traerlos de la  Región de Valparaíso, entonces el paro está siendo un extra costo para todas las partes. Hay industrias que por la utilidad del negocio te permite moverlas a la  Región de Valparaíso, pero otras como la forestal o la jibia en que el margen es menor, no te permite gastar US$1.000 adicionales en un flete a la  Región de Valparaíso. Se habla de US$2.500 por cada contenedor extra que sale por esa zona”, explicó.

A ello Olhaberry agregó  que existe un riesgo de llegar con la carga después de Navidad y Año Nuevo, momento en que los precios bajan significativamente.

Cristian Cáceres es vicepresidente de la Asociación de Transportistas de Contenedores del Bio Bio, gremio que representa a 200 pequeños empresarios transportistas y cuenta con 300 equipos que prestan servicios entre de transporte entre puertos y de larga distancia entre Maule y La Araucanía, explicó que “cada equipo que trabajan en el radio urbano entre los puertos de Coronel, Lirquén y San Vicente están dejando de percibir $500 mil semanalmente, y los que están en ruta es el triple, $1 millón 500”.

Distintos actores del comercio exterior han planteado la urgencia de encontrar una solución al conflicto, junto con retomar el debate sobre la definición de los puertos como empresa estratégica y evitar que la actividad vuelva a ser rehén, poniendo en serio riesgo la economía y el empleo local.

Hasta ahora, los efectos de la paralización también se sienten en la cadena proveedora y el comercio local. Una fuente de la industria estima que en los diez días de paralización se han perdido 10 mil turnos portuarios, lo que equivale a US$700 mil en remuneraciones que han dejado de pagarse, afectando a la economía local del área metropolitana de Concepción; en especial, de sus comunas portuarias.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias