Ola de protestas tras explosiones en Puerto de Beirut obligan renuncia del Gobierno ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl/Agencia AP

@PortalPortuario


El primer ministro de Líbano, Hassan Diab, renunció a su cargo,  a raíz de la catastrófica explosión en el Puerto de Beirut, incidente que provocó la indignación pública, diciendo que llegó a la conclusión de que la corrupción en el país es “más grande que el estado”.

El estallido, ocurrido el pasado 4 de agosto, destruyó por completo el terminal portuario y generó daños en la capital libanesa por más de 10 mil millones de dólares. Además, el incidente reporta 160 personas muertas, 6 mil heridas y 300 mil sin casa.

En un breve discurso televisado después de que tres de sus ministros renunciaran, el primer ministro Hassan Diab dijo que él y su gobierno renunciaban.

“Que Dios proteja al Líbano”, dijo, repitiendo la última frase tres veces. Mientras hablaba, cientos de ciudadanos se manifestaron en las calles cercanas al parlamento por tercer día consecutivo.

El momento tipificó el dilema político del Líbano. Desde octubre, ha habido manifestaciones masivas exigiendo la salida de todo el liderazgo sectario debido a la corrupción arraigada, la incompetencia y la mala gestión, consignó la agencia AP.

Sin embargo, de acuerdo a AP,  la oligarquía gobernante se ha aferrado al poder durante tanto tiempo, desde el final de la guerra civil en 1990, que es difícil encontrar una figura política creíble que no esté contaminada por conexiones con él.

Diab culpó a los políticos corruptos que le precedieron por el “terremoto” que ha afectado al Líbano.

“Ellos (la clase política) deberían haberse avergonzado de sí mismos porque su corrupción es lo que ha llevado a este desastre que llevaba siete años oculto”, agregó.

“Descubrí que la corrupción es más grande que el Estado y que el Estado está paralizado por esta camarilla (gobernante) y no puede enfrentarla o deshacerse de ella”, dijo Diab, quien fue profesor en la Universidad Americana de Beirut antes de tomar posesión de su cargo.

Después de la catástrofe, Diab había buscado quedarse durante dos meses para organizar nuevas elecciones parlamentarias y permitir un mapa de reformas, pero la presión dentro de su propio gabinete resultó ser demasiada. Con la renuncia masiva, la convocatoria de elecciones anticipadas parece muerta, por lo que las mismas facciones debatirán sobre la formación de un nuevo gabinete.

El gobierno de Diab se formó después de que su predecesor, Saad Hariri, dimitiera en octubre en respuesta a las manifestaciones. Pasaron meses de disputas entre las facciones de liderazgo antes de que se decidieran por Diab.

Su gobierno, que estaba dominado por el grupo militante Hezbollah y sus aliados y visto como unilateral, estuvo básicamente condenado desde el principio, con la tarea de satisfacer las demandas de reforma pero formado por todas las facciones que los reformadores quieren.

“Espero que el período de custodia no sea largo porque el país no puede soportarlo. Esperemos que se forme rápidamente un nuevo gobierno ”, dijo el ministro de Obras Públicas, Michel Najjar. “Un gobierno eficaz es lo mínimo que necesitamos para salir de esta crisis”.

La presión de las calles, y del presidente francés Emmanuel Macron, que visitó Beirut la semana pasada después de la explosión, podría empujar a las facciones políticas a dejar de lado sus diferencias y formar un gobierno de unidad. El gobierno de Diab excluyó en gran medida a los oponentes de Hezbollah, dijo el Grupo Eurasia en un análisis, y agregó que las facciones pueden ver ahora la necesidad de llevar a cabo una reforma mayor.

El grupo dijo que podría crearse un gobierno de expertos independientes, aunque Hezbollah es un obstáculo principal para eso, ya que teme que eventualmente lleve al grupo a salir del sistema político.

Las protestas del fin de semana vieron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Se cree que la explosión fue causada por un incendio que encendió una reserva de 2.750 toneladas de nitrato de amonio altamente volátil que había estado almacenado en el puerto desde 2013 con pocas salvaguardias a pesar de las numerosas advertencias del peligro.

El resultado fue un desastre que el pueblo libanés culpa directamente a la corrupción y negligencia de sus líderes. Las pérdidas por la explosión se estiman en USD 10 mil millones a USD 15 mil millones, con casi 300.000 personas sin hogar.

El lunes, un experto químico francés que trabajaba en los restos del puerto le dijo a The Associated Press que su equipo está realizando labores para asegurar al menos 20 contenedores químicos potencialmente peligrosos allí después de encontrar uno que tenía una fuga.

El profesional también dijo que hay líquidos inflamables en otros contenedores, así como baterías y otros productos que podrían aumentar el riesgo de explosión, describiendo enormes contenedores arrojados por el puerto por la poderosa explosión. El experto se identificó solo como el teniente Anthony de acuerdo con la política del gobierno francés.

La última decisión del gobierno de Diab antes de su renuncia fue remitir el caso de la explosión al Consejo Judicial Supremo, que se ocupa de los delitos que infringen la seguridad nacional del Líbano, así como los delitos políticos y de seguridad estatal. El Consejo Judicial Supremo es el máximo órgano judicial del Líbano.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias