José M.P. Sánchez: “Innovaciones para relaciones sostenibles entre ciudades y puertos” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por José M.P. Sánchez

Asesor estratégico externo de la Asociación Mundial de Ciudades Portuarias (AIVP)


La relación puerto-ciudad se enfrentará durante la próxima década a muchos desafíos. La preocupación por el cambio climático y las consecuencias para la sociedad influenciarán de forma clara las próximas decisiones estratégicas en planificación de ciudades y puertos.

AIVP resumió estos desafíos a 10 objetivos que forman la Agenda 2030, como indicó recientemente Philippe Matthis, presidente de la organización. Ciudades y puertos deberán responder a estos 10 objetivos fundamentales para mejorar su interacción y encontrar un equilibrio con el planeta. En este artículo veremos qué están haciendo puertos y ciudades de todo el mundo pare responder a estos desafíos.

El primer objetivo de la Agenda 2030 se refiere a la necesidad de adaptación al cambio climático, particularmente a la subida del nivel del mar, a los fenómenos climáticos excepcionales, y la necesidad de reducir la huella de carbono de las actividades urbanas y portuarias. Hoy en día está científicamente comprobado que la subida del nivel del mar es irremediable, con algunos escenarios que apuntan a cambios dramáticos, llegando a más de un metro hasta final de siglo. Por este motivo, ciudades portuarias y puertos deberán invertir en adaptar su infraestructura costera, aumentando su resiliencia. Dos buenos ejemplos de resiliencia y adaptación a esta nueva realidad son dos ciudades portuarias norteamericanas, Boston y San Diego (EEUU).

En Boston, uno de los aspectos más innovadores es la creación de nuevos espacios públicos verdes, renaturalizando el borde costero. De esta forma se aumenta la capacidad de superficies permeables, que pueden absorber el impacto de inundaciones. Otras medidas incluirán elevar ciertas infraestructuras y espacios, protegiéndolos del impacto del mar.

En el ejemplo de San Diego, el puerto ha tomado un papel principal. En primer lugar, ha elaborado estudios pormenorizados sobre el impacto de la subida del nivel del mar, añadiendo un plan estratégico para combatirlo.

Entre las varias medidas, se incluye la instalación de 72 piscinas de marea, realizadas en un cemento innovador que permite regenerar el ecosistema de microorganismos. Estos elementos sustituyen los tradicionales bloques de hormigón que forman los diques rompeolas. Esta iniciativa, además de permitir ofrecer protección, también protege la biodiversidad, mientras se integra en la incubadora apoyada por la autoridad portuaria contribuyendo al desarrollo del capital humano de la ciudad portuaria. Para hacernos una idea del coste, en el informe facilitado por el Puerto de San Diego podemos ver que cada piscina de mareas tiene un coste de 2750 dólares. El lector decidirá si este precio es caro o barato, pero no podemos olvidar los beneficios adicionales que aporta, en aspectos a veces difícilmente cuantificables. Además, la autoridad portuaria prevé otras medidas basadas en la naturaleza, como reforzar playas con nuevos sedimentos o recuperar humedales que reforzarán la resistencia del territorio a la subida del nivel del mar.

Uno de los grandes desafíos para las ciudades portuarias en la próxima década es la reducción significativa de las emisiones contaminantes. Por este motivo, el segundo objetivo de la Agenda 2030 se centra en la transición energética y la economía circular. Para estos temas de gran complejidad y ambición, es fundamental cooperar con los demás actores del territorio portuario para buscar sinergias que ayuden alcanzar metas ambiciosas. Igualmente, es necesario incluir más parámetros en las concesiones que incentiven a reducir emisiones de carbono y la adopción de fuentes de energía limpias. Afortunadamente hay cada vez más proyectos y soluciones innovadoras, con algunas ciudades portuarias llevando la iniciativa. De entre los muchos ejemplos que podíamos escoger, hay dos casos europeos que merecen destaque, Barcelona y Marsella.

En Barcelona (España), la autoridad portuaria tomó claramente el liderazgo para orientar a la comunidad portuarias hacia un desarrollo sostenible. En 2016 se comenzó el Plan de Sostenibilidad Sectorial, del cual se han desarrollado tres ediciones. En las ediciones más recientes de este documento, la autoridad portuaria hace más explícito su compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). Este instrumento sirve igualmente para reconocer los esfuerzos de empresas del sector portuario que implementen medidas que contribuyan a los ODS, y motivar a otras a que lo hagan. En la edición más reciente del Plan, 75 organizaciones se habían adherido, representando el 15% del total que forma la comunidad portuaria (500).

En Marsella (Francia), el ejemplo es más concreto y técnico. La empresa de regeneración urbana Euroméditerranée y el puerto cooperan con éxito para implementar un sistema innovador de energía renovable. Más concretamente, el sistema Massileo, instalado en el barrio ecológico Ecocité, que usa agua del mar captada en el puerto para enfriar o calentar agua del circuito urbano para calefacción, aire acondicionado y usos domésticos. Este sistema demuestra el potencial de la colaboración entre ciudades y puertos para temas concretos de energía. Hay más soluciones innovadoras en esta área en las que la simbiosis es igualmente clara.

En estos ejemplos demostramos cómo hoy en día ya hay soluciones que permiten avanzar en la dirección correcta en problemas que afectan a ciudades portuarias por todo el mundo. En los próximos artículos de esta serie exploraremos los desafíos relacionados con otros temas fundamentales como la movilidad sostenible, una gobernanza renovada o la promoción de la cultura e identidad portuaria. Es fundamental compartir el conocimiento y buenas prácticas para inspirar más acciones que contribuyan a una relación sostenible entre ciudades y puertos Desde AIVP estamos orgullosos de poder diseminar el buen trabajo realizado por muchos de nuestros miembros.

*Para conocer más sobre las 10 metas 2030 de la AIVP, haga clic aquí 


 

Compartir

*Los dichos vertidos en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan necesariamente el pensamiento editorial de PortalPortuario.cl

Si desea participar como columnista envíe su columna de opinión a: contacto@portalportuario.cl



Opiniones