Portuarios califican como “burla” propuesta de TPS para acabar con el paro ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Los trabajadores portuarios eventuales de Valparaíso, que están movilizados desde el pasado 16 de noviembre en demanda de una serie de mejoras laborales, incluyendo un bono por la baja de turnos,  consideraron como “una burla” el último ofrecimiento hecho por Terminal Pacífico Sur (TPS). 

La empresa, cabe recordar, hizo pública su última propuesta que catalogó como una “ayuda” para aquellos estibadores que no hayan participado en hechos de violencia en el marco del conflicto que, este sábado, completó su jornada número 29. 

Los trabajadores, en su declaración pública criticaron que la compañía no haya cedido en ninguno de los puntos que han exigido durante la movilización, cuestionando el ofrecimiento económico asociado.

En lo central, los portuarios aseguraron en su declaración que “el movimiento de los trabajadores portuarios eventuales de Valparaíso tiene causas profundas: el abuso y la desigualdad: Lo que entró en crisis en Valparaíso es un modelo laboral que reparte miseria entre muchos, inseguridad en las faenas y pobreza para cientos de trabajadores portuarios eventuales y miles más que anhelan entrar al puerto. Esto porque hay miles de permisos portuarios para unos cientos de empleos”.





“Hoy son cientos de eventuales con 5 o menos turnos al mes, a quienes la empresa necesita por momentos y sólo en esos momentos los reconoce como sus trabajadores. Terminado el turno, los empleadores dicen que no son sus trabajadores, aunque la relación laboral con el mismo empleador se prolongue por años. Sólo como ejemplo, el trabajador portuario eventual puede trabajar por 20 o 30 años, 20 días de cada mes, para la misma empresa de muellaje y no tener ningún tipo de indemnización, por años de servicio al terminar la relación”, agregaron.

“Tampoco tiene derecho a vacaciones y como debe trabajar en otras cosas para subsistir no tiene estímulos para capacitarse. Nuestros dirigentes sindicales no tienen fuero, ni las trabajadoras portuarias eventuales tienen los derechos a la maternidad del resto de las trabajadoras. Y si nos critican que realizamos paralizaciones de actividades, consideren antes que la ley chilena no permite la huelga legal de los trabajadores eventuales”, añadieron.

Petitorio

“El petitorio de los trabajadores portuarios eventuales de Valparaíso es muy concreto: Solicitamos a TPS, un bono que los ayude a enfrentar los duros momentos que han vivido durante el año; conversar sobre cuestiones del trabajo que se pueden corregir y mejorar; y que no se tomen represalias laborales con los trabajadores que han participado en este movimiento social. Este petitorio fue respondido rápidamente por el concesionario del Terminal 2, TCVAL con un bono de $1.000.000.- de pesos líquidos, la constitución de una mesa de trabajo y sin sanciones. Pero TPS, que es 10 veces más grande que TCVAL en Valparaíso, se niega a proponer una oferta similar a los 450 trabajadores eventuales, cuando todos ven que invirtieron cientos de millones de dólares en la ampliación de los 120 metros y las nuevas grúas pórtico y que han recibido 400 millones de dólares por la incorporación a su grupo de un gran inversionista canadiense”, sostuvieron.

Costo del conflicto

Los portuarios, que han radicalizado sus manifestaciones en las calles, las que han terminado en desórdenes y enfrentamientos con Carabineros, las cuales -en la declaración- justifican, alegando que es el único medio de “presión” cuando se “agota el diálogo”, indicaron que el principal daño lo sufren sus familias y otros actores ligados al comercio exterior y la logística portuaria.

“El principal daño hoy lo sufren nuestras familias, todos los trabajadores del puerto, los trabajadores de otros puertos, las empresas ligadas al comercio exterior del país y la ciudad de Valparaíso. Pero esto no es argumento suficiente para el grupo Von Appen. La pregunta entonces es ¿por qué el Estado no interviene? ¿Qué están esperando?”, enfatizaron.

En ese contexto, los trabajadores aseguraron que en el último paro, que dio origen a la Ley Corta, pero del cual -vale consignar- se restó Valparaíso y otros terminales como Arica o Coquimbo, el Gobierno, también en ese entonces dirigido por Sebastián Piñera, intervino para iniciar la tramitación de la Ley 20.773 que permitió el pago retroactivo de la media hora de colación.

Frente a esto, los eventuales -aglutinados en la llamada Fuerza Portuaria Valparaíso- acusaron una “parálisis política”, por lo que emplazaron a las autoridades a resolver el conflicto.

“Hacemos un llamado a las autoridades y al gobierno a hacerse parte de la solución y a la empresa TPS en reconsiderar su modelo de relaciones laborales, por relaciones laborales modernas que tomen en cuenta la visión de las distintas partes asociadas al negocio en pos de la productividad real del país en donde todos podemos crecer en prosperidad y no tan solo unos pocos. Es el momento de demostrarlo. Y a las organizaciones sociales y de trabajadores a estar alerta”, concluyeron los trabajadores en su declaración.


Si quiere leer la declaración completa, haga click en el enlace a continuación

Compartir