Presidente Puertos Talcahuano: “La idea es potenciar y buscar alianzas para aumentar los volúmenes de embarques frutícolas”
¿Encontraste un error? Avísanos

Por Luis Alonso

@PortalPortuario


Alejandro Tudela, presidente directorio Puertos Talcahuano

Una variedad de factores han añadido nuevos puntos desde los cuales se están efectuando embarques frutícolas de productores chilenos con destino a los mercados internacionales, alejándose cada vez más de San Antonio y Valparaíso. Un nicho de mercado del cual no se quieren restar desde la Empresa Portuaria Talcahuano San Vicente.

Ante este escenario, y en conversación con PortalPortuario.cl, el presidente del directorio de Puertos Talcahuano, Alejandro Tudela, indicó que “la idea es potenciar y buscar alianzas para aumentar los volúmenes de embarques frutícolas”, hito que comenzó en febrero de 2022 a través de un entonces inédito embarque de 9.210 pallets de fruta fresca rubo a Estados Unidos desde SVTI.

¿Cómo se ha abordado el manejo de carga frutícola?

A nivel del sistema portuario del Bio Bio ha habido una preparación para comenzar a explotar un nicho de mercado que estaba siendo abordado principalmente por San Antonio y Valparaíso. Por las condiciones del cambio de clima, las producciones de berries, pomáceas, se están moviendo hacia el sur, por lo que del punto de vista logístico es más eficiente que muevas esa carga al puerto más cercano que enviarlo a un lugar más lejano, con los costos de traslado asociados. Ahora, dado aquello, lo que San Vicente tiene en particular es que cuenta con al menos 1.000 conexiones para contenedores reefer, para carga congelada, que básicamente es la fruta.

Puerto de San Vicente está preparado para aquello, cuenta con una cámara de inspección de fruta que favorece al control y verificación en cadena. La idea es potenciar y buscar alianzas para aumentar los volúmenes de embarques frutícolas, que es una carga no tradicional. Probablemente lo que va a pasar es que en algún momento algo que no era tradición pasa a ser de la rutina con la adecuación de los puertos. En el caso de San Vicente está medianamente listo pero en el caso de Talcahuano aún hay trabajo.

¿Han tenido acercamientos en esta materia?

Debido al cambio del dónde se producen las cosas, en noviembre tuvimos la visita del secretario de la Embajada de Argentina, porque para ellos tiene más sentido -desde un punto de visto de costos logísticos- que toda la carga que se produce en Neuquén y Río Negro con destina a Asia salga por los puertos de la Región del Bio Bio y que no sea a través de Bahía Blanca, Buenos Aíres u otros puntos, dando una vuelta mucho mayor por Panamá o por el sur del continente. Lo que yo siento son buenos augurios en ese sentido, pero hay que mejorar los sistemas de consolidación de carga.

¿Algún otro avance en materia de diversificación de carga?

Otro tema no tradicional que se está dando es el traslado de vaquillas en pie a China, y ese es otro nicho de mercado que no estaba en carpeta en el pasado pero que está viniendo con fuerza por el nivel de consumo que tiene China, con barcos adecuados que están habilitados para transportar los animales en un viaje largo, que por razones sanitarias no pueden llegar en cualquier estado.

¿Aún perciben efectos de la pandemia por Covid-19?

Si uno mira la serie histórica de cargas en los volúmenes en sí, al menos en el Bio Bio, venían bajando previo a la pandemia. Los volúmenes transferidos va a depender de la demanda y del que compra a nivel internacional como en lo que uno pueda importar a Chile. Entonces, lo que viene a ser la pandemia básicamente fua a acelerar ese proceso de baja, ahora, si uno mira a nivel macroeconómico a nivel mundial, si uno mira las cifras de las series de tiempo del movimiento de carga – y no solamente en el Bio Bio sino a nivel nacional- hay una baja sostenida.

Pareciera que para el 2024 existirían mejores aires. Pero acá tenemos un rezago, porque cuando tú contratas un operador naviero para dar carga, sea importación o exportación, lo haces con bastante antelación. Entonces, lo que uno espera son ciertos rezagos y, eventualmente, la reactivación económica a nivel mundial que pareciera partir el 2024, probablemente comience a verse en los puertos de la región o del país en el segundo semestre de 2024 o en 2025. No estamos aislados de lo que pasa en el mundo, por lo que nos afecta directamente lo que les pasa a nuestros socios comerciales principales, que son Asia, Estados Unidos y Europa.

¿Han experimentado complicaciones como consecuencia del conflicto ruso-ucraniano?

Esto es un sistema que está a nivel internacional y un problema es dónde están los contenedores, los que desaparecieron, entonces eso afecta en cierta medida la movilidad de carga. Los puertos de la región, básicamente, están moviendo productos forestales en diferentes etapas (celulosa, chips y otros tipos) y en el tema pesquero más en la etapa proyecto y de chatarra últimamente; y, más recientemente, el nicho que se está viendo por el cambio climático que es la fruta. Entonces, a nosotros en cuanto a lo que vendemos o dejamos de vender, el tema que se enfrié la economía nos afecta y con el tema de Ucrania-Rusia tiene más que ver con una redestinación de las embarcaciones para poder satisfacer la demanda por cereales y afines que no pueden ser exportados desde Ucrania. No es un efecto directo, más bien indirecto, la variante Rusia-Ucrania no sería tan determinante en nuestra movilización de carga.

¿En qué etapa de avance se encuentra el proceso de marcha blanca de la Ventanilla Única Marítima (Vumar) en Talcahuano?

Hace ya bastante tiempo que había una especie de dolor en el proceso de logístico por las demoras, y en esta historia cada minuto que se pierde es dinero que se mal gasta. En ese proceso, lo que se ha ido haciendo es avanzar con le Ministerio de Transportes y de Telecomunicaciones (MTT) para ver las diferentes partes que tiene, lo que guarda relación con los compromisos que existen con organismos internacionales, por lo que para 2023 debería estar operativa. Lo que se va a comenzar a testear y probar, en el corto plazo, es lo que se denomina zarpe electrónico, básicamente cómo nos aseguramos que un barco que tiene que salir desde los puertos lo haga en el menor tiempo posible para minimizando, por un parte, los tiempos perdidos en papeles y en la cadena completa. El compromiso que tiene el Gobierno es que para el 2023 esté operativo, en el corto plazo se van a hacer las pruebas con el zarpe electrónico, que es una de las etapas de la ventanilla.

¿Qué rescata de las participaciones en la mesa Comex y del Consejo Ciudad-Puerto?

El Consejo Ciudad-Puerto permite identificar aquellos nodos críticos en temas de inversión y de gestión, lo que viene a favorecer los vínculos con la mesa Comex. Son agentes distintos que se interceptan en grupos específicos, por lo tanto se logra avanzar a nivel de coordinaciones en lo que es el Gobierno Regional, identificación de financiamiento, más lo que sea gestión a nivel de Municipios; aporta en la relación del puerto con la ciudad y también en gestión de lo que es la importación y exportación de carga. Se preocupa de la buena relación que debe tener el puerto con la ciudad, con el entorno, donde se cruzan varios elementos y actores, para que la planificación territorial, vial y ferroviaria sea lo más eficiente pero al mismo tiempo armónica con el entorno. Por ese motivo se invitó a participar al Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) y a la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE).

¿Se han concretado acercamientos con la comunidad?

Una forma de efectuar nuestro vínculo con la comunidad y el territorio es a través del Consejo Coordinador de Ciudad-Puerto y ahí un tema que es levantado es que en realidad la ciudad no es solamente la comuna de Talcahuano, tiene que ver con algo más allá y es algo que queremos tratar con la Gobernación para ver cómo logramos que aquellas acciones que están realizando los puertos para mejorar la conectividad también repercutan en nuestro territorio. Cuando uno quiere aumentar la carga, finalmente lo que estás haciendo es afectar a tu territorio, no solo a la comuna de Talcahuano. Entonces, una mirada que queremos incorporar con el Consejo Ciudad-Puerto es esa dimensión, que es la mirada más allá de la comuna. Coordinar con los servicios públicos, que tiene que ver poder hacer ciertas acciones de inversiones y estudios.

¿Qué proyectos contemplan ejecutar en el corto a mediano plazo?

En el 2022 se produjo un cambio de directorio, nosotros asumimos en el mes de mayo. Ciertamente estamos comenzando a ver señales sujetas al contexto externo de mejora en la movilidad de carga. Un tema que tuvimos que abordar en 2022 fue el mandato estratégico 2022-2024 y en el caso específico de Puerto San Vicente comenzar a pensar en su relicitación al 2029. Además, lo que tenemos que hacer como Empresa Portuaria, pensando en un tema estratégico es, por un parte, hacer los estudios y más adelante las inversiones -y eso pasa por estar más adecuados con otros servicios público- que mejoren la accesibilidad al Puerto.

Esto es un tema que también le interesa al MTT, que es el programa de acceso al sistema portuario nacional, y cuando hablamos de acceso no es solamente nos referimos a los camiones si no también al sistema ferroviario, eso en el mediano a largo plazo. También debemos mejorar los sistemas de respaldo del Puerto de San Vicente en particular, y eso implica hacer estudios tal que, cuando lleguemos al 2029, en el proceso de mejoras estén ahí esas inversiones involucradas en la relicitación. Del punto de vista comercial, tenemos que apoyar a nuestros concesionarios para buscar nuevos negocios y tener un rol más activo al respecto, que es lo que nos ha pedido el Sistema de Empresas (SEP) y tenemos que reforzar nuestra planta de personal para los nuevos requerimientos, tanto como de concesionarios, de comercio y aquellos propios del sistema público.

¿Han tenido acercamientos con el SEP?

El SEP nos requirió apoyar más a las empresas concesionarias respecto de buscar nuevos nichos de este negocio y yo creo que hay hartas nuevas dimensiones que están apareciendo que son favorables. Si al concesionario le va bien pasa lo mismo con el puerto y si el puerto rinde positivamente ocurre de igual manera con el Estado. Yo creo que hartas nuevas dimensiones que están apareciendo que son favorables y los requerimientos que nos ha dado el SEP es apoyar más a las empresas concesionarias respecto de buscar nuevos nichos de este negocio.


Compartir




Ver mais conteúdos
Translate »