Proyectan baja en la mayoría de los segmentos de carga que movilizan los puertos mexicanos ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Alberto Zanela, T21

@BetoZanela


Nave CMA CGM en terminal Contecon del Puerto de Manzanillo, México.

Los diferentes rubros que componen la carga portuaria en México, salvo los graneles agrícolas, cerrarán 2020 con caídas que incluso podrían alcanzar un doble dígito, aunque sí se observa una recuperación de volúmenes durante el segundo semestre del año.

Carlos Martner Peyrelongue, Coordinador de Transporte Integrado y Logística, del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), pronosticó que este año “no nos va a alcanzar” para llegar a una recuperación o ver los niveles de carga que se registraron en 2019, toda vez que existen rubros mayormente afectados por el cierre de diversas industrias a causa de la pandemia por Covid-19.

Datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sostienen que, entre enero y mayo de este año, el Sistema Portuario Nacional operó 114.883.846 toneladas de carga, lo que se traduce en un -10,9% en comparación con el mismo periodo de 2019. El único rubro con aumento es el granel agrícola con 7.565.197, esto es un 8,8% más que en el mismo ciclo de 2019, pero solo representa el 6,6% del total nacional.

Por otro lado, el petróleo y sus derivados, que representan el 39,6% del total nacional, presenta un -13,8% en el periodo; los graneles minerales que ostentan el 23,3% del total, con -12,7%; la carga general contenerizada participa con 17,4% del total, con un -9,8%; la carga general suelta ostenta el 8,8% del total, con -7,4%; y, fluidos no petroleros, que integran el 4,4% del total, con -9,6 por ciento. En tanto, los contenedores de 20 pies (TEU) cerraron con un -8,6 por ciento.

Bajo este escenario, Carlos Martner sostuvo que el IMT analizará durante todo 2020 la evolución de la carga en puertos para conocer a detalle las afectaciones que presentó el sector a causa del Covid-19, toda vez que hasta ahora se ha visto un comportamiento dispar entre puertos y entre los dos litorales en el país.

“El comportamiento ha sido dispar, desde luego que en este año no se van a retomar los niveles que se tenían en el año previo, eso es imposible, en todo el mundo la afectación es bastante fuerte, pero por los indicios que hay, vemos que sí va a haber cierta recuperación, salvo que no haya segundas olas muy dramáticas (de contagios) que vuelvan a afectar demasiado, pero parece que las segundas olas de la infección tienden a ser controladas”, mencionó el investigador.

Martner añadió que, aunque tenemos cierto retraso en cuanto a la llegada del virus en comparación con Europa y Asia, la recuperación y afectaciones aún son difíciles de predecir en cifras, puesto que estos comportamientos diferenciados arrojan que, por ejemplo, al cierre de mayo los puertos del Golfo de México están siendo mayormente impactados en el rubro de contenedores, que los del Pacífico, aunque ambos con caídas en volúmenes.

“Hay cosas que nos sorprenden y que estamos tratando de encontrar qué es lo que pasa. Algunos tienen recuperaciones que parecieran rápidas, pero no sabemos si se van a mantener en el tiempo, como ha sido el caso de Manzanillo, pero seguramente también tiene que ver cómo las navieras están reestructurando sus arribos. En general lo que nosotros vemos como pronóstico es que en el segundo semestre hay una recuperación de la demanda, pero desde luego no va a alcanzar los niveles previos, seguramente vamos a acabar el año con déficit y en algunos rubros será de un dígito y en otros de dos dígitos”, enfatizó Martner Peyrelongue.

Contenedores

La cancelación de salidas de barcos, denominadas blank sailings, por parte de las navieras, parecen empezar a recuperarse y, desde la perspectiva de Carlos Martner, durante el tercer trimestre de este año solo será de 3%, en comparación con aproximadamente 15% del segundo trimestre de 2020, lo que comenzará a repercutir en mayor cantidad de contenedores en los puertos.

En ese sentido, el investigador del IMT comentó que otra de las situaciones que comienza a notarse en puertos del Pacífico mexicano es la llegada de barcos más grandes, con capacidad de poco más de 13.000 TEU, y con mayores cantidades de carga.

“Ahora hay menos navieras y están dentro de estos grandes grupos y toman decisiones de manera mucho más fácil y además tienen muchos más instrumentos para predecir el comportamiento de la demanda, ahora pueden saber cuántos embarques están cancelando sus cargadores anticipadamente y, a partir de ahí, cancelan viajes para los buques. Aparentemente, como en todo pronóstico, hay elementos que no controlas y se les pasó la mano; ahora lo que se registra para el tercer trimestre es que los blank sailings anunciados son del 3% nada más, cuando en el segundo trimestre superó el 15%”, comentó.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias