Puertos chilenos adoptan agenda verde para dar sustentabilidad a su operación ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Funcionarios de Puerto San Antonio, limpiando desembocadura del río Maipo.

Cada 15 días, un grupo de trabajadores de la Empresa Portuaria San Antonio se dirige a la desembocadura del río Maipo para retirar basura y escombros junto al personal del Museo de Historia Natural de la ciudad. La acción, aunque en este caso es voluntaria, no es aislada. Los puertos y sus colaboradores, de hecho, han iniciado el desarrollo de una agenda verde que incluye diversas actividades a objeto de tornar, no solo sus operaciones, sino su relación con el entorno más sustentable.

Arica; en ese marco, resulta ser un caso emblemático, toda vez que logró remediar severos problemas de contaminación derivados de su operativa y, desde 2010, se convirtió en el primer puerto verde de Chile, lo cual fue  validado por la OEA en octubre de 2014.

La intención de la Empresa Portuaria Arica; sin embargo, es seguir mejorando y certificando sus prácticas ambientales, por lo que declaró “tolerancia cero a la contaminación” y buscará convertirse, al igual que Puerto Ventanas, en EcoPort.

“Estamos poniendo todo el esfuerzo, ha tomado algún tiempo la certificación, pero esperamos sacarla en lo que queda este año. Estamos declarando ‘Tolerancia 0’ a la contaminación y ‘Tolerancia 0’ significa que no vamos a permitir a alguien que no cumpla con los estándares ambientales, por lo tanto no hay margen para la contaminación”, dijo Francisco Javier González, presidente de la Empresa Portuaria Arica. 

Puerto Arica

Diego Bulnes, gerente general de Terminal Puerto Arica (TPA) recordó que “creo que nosotros como Arica, por el pasado que tuvimos marcado por los polimetales, tuvimos al momento de concesionar el puerto y con el compromiso de la Empresa Portuaria Arica, la  tremenda invitación para decir que Arica lo puede hacer distinto, ver el futuro de forma más amistosa con el medio ambiente y con el entorno. Desde ahí, partimos remediando las distintas áreas, dejando todo en cumplimiento con la normativa, pero cuando logramos eso, nos quedó gustando el tema, porque vimos que empezamos a generar valor compartido con nuestra gente, la comunidad y las autoridades y nos comenzamos a poner metas más desafiantes”.

Primer Ecoport chileno

Situado en la bahía Quintero-Ventanas, a unos 65 kilómetros de Valparaíso, Puerto Ventanas se convirtió en el primer EcoPort chileno. La empresa, filial de Sigdo Koopers, decidió centrar su quehacer en la sustentabilidad al hallarse en un área que ha sufrido -a causa de otras empresas- episodios de contaminación atmosférica, así como derrames en otros terminales cercanos.

Es así, que tras la implementación de una serie de prácticas y su respectiva verificación, que Puerto Ventanas logró la certificación de la European Seaports Organisation (ESPO) en octubre de 2016, convirtiéndose en el séptimo terminal latinoamericano y el 36 a nivel mundial en obtener el Sello Verde que también es reconocido por la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA).

Puerto Ventanas

“El puerto tiene una política de sostenibilidad que es el eje de su quehacer. Nos proyectamos con una operación de largo plazo y entendemos que el contexto en el que operamos es un una bahía sensible y una zona que está circundada por nuestros vecinos, particularmente los de Puchuncaví y La Greda.  En función de ello actuamos en consecuencia y esta certificación EcoPort, lo que da cuenta es que nuestras prácticas están a la altura de los más altos estándares de la industria portuaria en el mundo”, afirmó Luis Fuentes, gerente de Sustentabilidad de Puerto Ventanas.

“Somos el primero en Chile certificado bajo esta norma y más que el certificado el haber obtenido este sello nos da cuenta que vamos en el camino correcto en acciones de control y que nuestra operación va en línea con nuestra filosofía de sostenibilidad”, agregó.

Producción Limpia

Puerto Lirquén

En el sur, siete terminales ubicados en la Región del Bio Bio, bajo el liderazgo de la Corporación chilena de la Madera (Corma) y el Consejo Nacional de Producción Limpia, un Acuerdo de Producción Limpia (APL) con el objetivo de formalizar un compromiso medioambiental de largo plazo.

“Las empresas adheridas al Acuerdo de Producción Limpia tienen a la fecha un cumplimiento del 79% de las acciones comprometidas en este APL. En Cuanto a las etapas de implementación, está ad portas de ejecutarse la segunda auditoria de seguimiento, mes 18 de 24, posterior a la cual se inicia la recta final, quedando pendientes una auditoría independiente y una revisión de parte de los servicios públicos adheridos al APL”, explicó Emilio Uribe gerente de Corma Bio Bio.

Uribe señaló, además, que “el APL de los puertos era un anhelo para la industria desde el año 2011 en que se comenzó trabajar en su diseño, sin embargo, recién con la firma del acuerdo en diciembre de 2015 se concreta con paso firme su ejecución, proceso en el que nos encontramos ahora”.

De acuerdo al ejecutivo, “este acuerdo, nos proporciona un piso para trabajar en conjunto, con la industria portuaria, indicadores que la lleven a desempeño de excelencia en materias de medio ambiente y seguridad y salud ocupacional. Nos ocupa el que se generen y compartan buenas prácticas entre las distintas industrias, hemos visto como su apertura a las comunidades vecinas, les ha traído un mayor reconocimiento por parte de estas del aporte que realizan al desarrollo regional”.

En el caso del Bio Bio, el APL portuario cocentra 46 acciones en ocho metas a ser cumplidas en un plazo de dos años. Entre ellas, se encuentran el tratamiento de residuos sólidos, líquidos peligrosos y no peligrosos y al control de la contaminación acuática y las emisiones atmosféricas.

Puerto Coronel

Además coloca la mirada en  acciones relacionadas a mejorar la eficiencia energética, la ejecución de dragados mediante un calendario y manual de buenas prácticas, a fin de valorar los residuos producidos por esa actividad.

A su vez, el APL plantea  acciones relacionadas a la seguridad y salud ocupacional y a la capacitación de los trabajadores y de responsabilidad social, que buscan fortalecer una relación con las comunidades vecinas, a través de sus organizaciones sociales como juntas de vecinos y establecimientos educacionales.

Estos acuerdos, tras la experiencia de los puertos del Bio Bio, se han multiplicado a lo largo del territorio nacional. En Iquique, capital de la Región de Tarapacá, el puerto ha generado junto a otras empresas un consorcio con objeto de optimizar la logística y comercio internacional.  En Antofagasta; en tanto, el acuerdo vincula al puerto y a las empresas vinculadas a la minería.

Arica y San Antonio también se han sumado a este tipo de iniciativas. El primer puerto ya concluyó su fase de implementación alcanzando un cumplimiento de 100% de las metas sugeridas, lo cual será certificado en 2018, mientras que en el principal puerto del país, el acuerdo fue adoptado por 18 empresas vinculadas a la Comunidad Logísticca de San Antonio (Colsa) en noviembre del año pasado.


 

 

 

 

Galerías y vídeos portuarios