Puertos de Los Ángeles y Long Beach aplicarán recargo a navieras para acelerar salida de contenedores ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


En un esfuerzo por mejorar el movimiento de carga en medio de la congestión y volumen récord, los puertos de Long Beach y Los Ángeles comenzarán a aplicar un recargo a los transportistas marítimos por los contenedores de importación que queden en terminales más allá de un tiempo determinado.

Según la nueva política, que es respaldada por el Gobierno Federal de Estados Unidos- los puertos cobrarán a los navieros en el caso de los contenedores que estén programados para moverse por camión permanezcan en el recinto por nueve días o más. Por su parte, para unidades que sean movilizadas por tren se aplicará el recargo si el contenedor se mantiene en el complejo portuario por tres o más días.

A partir del 1 de noviembre, los puertos cobrarán a los transportistas marítimos la carga en esas dos categorías. Se trata de un valor de USD 100 por contenedor, aumentando en incrementos diarios de USD 100 por unidad.

“Debemos acelerar el movimiento de carga a través de los puertos para reducir el número de barcos anclados”, dijo el Director Ejecutivo del Puerto de Los Ángeles, Gene Seroka.

“Aproximadamente el 40% de los contenedores en nuestras terminales hoy se dividen en dos categorías. Si podemos despejar esta carga inactiva, tendremos mucho más espacio en nuestras terminales para aceptar vacíos, manejar exportaciones y mejorar la fluidez para la amplia gama de propietarios de carga que utilizan nuestros puertos”, añadió el ejecutivo.

“Con la creciente acumulación de buques atrasados frente a la costa, debemos tomar medidas inmediatas para impulsar la rápida retirada de contenedores de nuestras terminales marítimas”, afirmó el Director Ejecutivo del Puerto de Long Beach, Mario Cordero.

“Las terminales se están quedando sin espacio y esto dejará espacio para los contenedores en esos barcos anclados”, complementó.

“Apoyo las acciones tomadas por los puertos de Los Ángeles y Long Beach para cobrar a los transportistas marítimos por los contenedores que permanecen en las terminales. Estas acciones tienen como objetivo acelerar el movimiento de mercancías y reducir la congestión en nuestros puertos”, aseguró John D. Porcari, delegado del Gobierno Federal de Estados Unidos encargado de la Fuerza de Trabajo para las interrupciones de la cadena de suministro. 

“A medida que nuestra economía continúa creciendo, el aumento de la demanda y las interrupciones causadas por la pandemia están poniendo a prueba nuestras cadenas de suministro. Si bien hemos visto nuevos récords establecidos en términos de rendimiento este año en los puertos de la costa oeste, necesitamos más actores en toda la cadena de suministro para seguir avanzando. El Gobierno Federal continuará reuniendo a empresas privadas y partes interesadas de toda la cadena de suministro y actuará como un intermediario honesto que ayudará a presentar soluciones como esta para abordar las interrupciones de la cadena de suministro”, complementó.

Antes de que comenzara el aumento repentino de las importaciones inducido por la pandemia a mediados de 2020, en promedio, los contenedores para entrega local se encontraban en las terminales de contenedores en menos de cuatro días, mientras que las unidades destinadas a trenes permanecían menos de dos días. Esos números han aumentado significativamente, lo que dificulta el despeje de la carga de las terminales y el anclaje de los barcos.

Los dos puertos reinvertirán las tarifas recaudadas por este concepto en programas diseñados para mejorar la eficiencia, acelerar la velocidad de la salida de la carga y abordar los impactos de la congestión en toda la Bahía de San Pedro.

La política se desarrolló en coordinación con el Grupo de Trabajo de Interrupciones de la Cadena de Suministro de Biden-Harris, el Departamento de Transporte de EE. UU. Y múltiples partes interesadas de la cadena de suministro.

El Puerto de Los Ángeles y el Puerto de Long Beach son los dos complejos de contenedores más grandes de la nación, primero y segundo respectivamente, y combinados son el noveno complejo portuario más grande del mundo. El comercio que fluye a través del complejo portuario de la Bahía de San Pedro llega a todos los distritos del Congreso en todo el país y genera más de 3 millones de empleos en todo Estados Unidos.


 

Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos