Ricardo Rodríguez: “El país tiene que avanzar en la modernización de sus puertos”
¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Para el sector portuario no fue un mal año el que recién pasó. La mayor parte de los terminales en Chile y otras latitudes alcanzaron niveles prepandemia a pesar de la incertidumbre que todavía inyecta el Covid-19 y sus variantes con sus esperados efectos negativos sobre la logística y el comercio global.

Así lo cree Ricardo Rodríguez, presidente del Sindicato de Estibadores de Muellaje del Maipo y vocero de la Unión Portuaria del Centro, quien en diálogo con PortalPortuario.cl entregó su visión desde el muelle del acontecer del sector.

¿Cuál es el balance que hace del año que pasó?

El 2021 fue un buen año en el caso del trabajo más allá de lo que ha sido la pandemia que es un flagelo para todos los chilenos. De alguna manera, no lo hemos pasado tan bien en materia de salud y muchos de los trabajadores en Chile tampoco lo han pasado bien en sus trabajos, pero en el sector portuario, las cosas no se dieron mal, porque hubo incremento en el trabajo, nuevas contrataciones de compañeros que llegaron al sector por la demanda que había laboral, aunque igual hay compañeros que, al día de hoy, están con licencia médica por la pandemia y enfermedades comunes, pero en el balance, San Antonio creció y, obviamente, al crecer el puerto crecen también las plazas de trabajo en la ciudad.

Tanto San Antonio como otros puertos del mundo alcanzaron incluso niveles pre pandemia…

La tendencia del comercio va a estabilizarse, pero igual nos hemos encontrado con algunos temas como las nuevas variantes que en China obligó a cerrar terminales, lo que impactó al resto del mundo en materia de comercio exterior, porque todo se importa desde allá.

Claro y eso generó congestión en varios lugares incluso en San Antonio y Valparaíso que, hoy (2 de enero), tienen más de una veintena de naves a la gira ¿Cómo se percibe eso desde el mundo de la estiba?

Eso todavía es un efecto de lo que pasó en China hace unas tres semanas atrás. Se produce congestión en el resto del mundo, en especial, en Latinoamérica.

Hay un Gobierno que termina ¿Cuánto se pudo avanzar en la agenda sindical portuaria durante el mandato de Sebastián Piñera?

Los temas que tenemos con el Gobierno, las negociaciones que hemos llevado a cabo con ellos han caminado, se ralentizaron y hay cosas que no vamos alcanzar a terminar de aquí a marzo, pero sí estuvimos trabajando con ellos en gestiones que tienen que ver con enfermedades profesionales, lesiones músculo-esquelético, estamos viendo el tema de poder mantener a nuestros viejos en el sector portuario, tratar de resolver sus problemas de salud a través de la Suseso, estamos trabajando con ellos, con el Ministerio del Trabajo, con las mutuales para hacer trazabilidad de las enfermedades que están dándose en el sector. Este año logramos sacar el reglamento portuario, hemos tenido avances, pero obviamente, si vamos a lo político, todos los chilenos sabemos que este Gobierno no tuvo buenos años, pero -a pesar de esto y de la pandemia- esperamos sacar la mayor cantidad de puntos antes de que se vayan.

El transporte y las materias portuarias -hasta ahora- han sido políticas de Estado y de largo plazo ¿Cómo cree que se va a dar el diálogo de este Gobierno que se inicia con Gabriel Boric a la cabeza? Se lo consulto, porque en campaña se plantearon como una alternativa “distinta”, de “cambio”, de “esperanza”, etc ¿Se traspasará eso a las conversaciones con ustedes?

Es una interrogante. Creo que hay que sentarse a conversar para tirar líneas y ver cuál es el desarrollo que se va a dar en el futuro con el nuevo Gobierno de Boric. Los portuarios siempre hemos trabajado con los gobiernos de turno en los quehaceres propios que demandan los trabajadores. Hasta ahora, ningún Gobierno nos ha dejado de escuchar y creo que este tampoco será diferente, por lo que vamos a tener que tener una conversación una vez que se instaure.

La Unión Portuaria ha mantenido siempre una cierta independencia frente a los Gobiernos a diferencia de otros gremios como la Cotraporchi que dieron su respaldo abiertamente a Gabriel Boric ¿Por qué  ustedes prefirieron mantener una postura neutral?

La política lo cruza todo, en los gremios, las empresas, los sindicatos, incluso en las familias, pero la Unión Portuaria, a pesar de esa realidad, no toma partido ni tendencia partidista frente a la política. Creemos que todos los sectores están en Chile para conversar y como trabajadores lo entendemos desde ese punto. Es lo laboral lo que prevalece por sobre el tema político-partidista, porque cada uno puede tener su color político y eso se debe respetar y eso no nos puede hacer pelear entre nosotros como organización y, por lo mismo, creo que tenemos que conversar con el que quiera conversar con nosotros y desde ahí levantar las demandas que tengamos como sector y, obviamente, si nos ayudan, mucho mejor.

Todavía está fresco y con ecos lo que fueron las movilizaciones en las que ustedes obtuvieron la media hora de colación, su pago retroactivo y la instauración del día del Trabajador Portuario mediante la Ley Corta de Puertos ¿Cree que se podrá avanzar en una nueva legislación portuaria en este periodo?

Nosotros siempre hemos buscado un avance que sea real respecto de crear una ley portuaria de verdad, un Ministerio de Puertos o muchas otras cosas que hemos pedido. Hoy estamos transitando con leyes muy antiguas que no reflejan lo que está pasando hoy en los terminales portuario y eso nos tiene un poco acomplejados y esperamos que con el Gobierno que está entrando podamos avanzar en temáticas en los cambios de reforma que debe haber en el sector, porque la regulación -al ser tan antigua- en vez de ayudar, crea incertidumbre, polariza las cosas e incluso, a veces, sirve para agraviar a los trabajadores.

Y, por lo visto, tampoco ayuda a las empresas dadas las distintas regulaciones… 

Hoy tenemos un sector que transita por leyes y modelos muy antiguos. Hoy, por ejemplo, en lo que refiere a la recalada de los buques, podemos saber con un año de anticipación lo que va a pasar en un puerto como San Antonio, entonces no tiene mucho sentido de preguntarse si viene o no un buque, si se pide o no trabajadores, algo que tiene que ver con la eventualidad, por lo que vemos que el sector portuario, al menos en el centro de Chile, debería estar más regulado, con trabajadores portuarios contratados y salir de la precariedad de la eventualidad.

Volviendo a lo de las políticas de Estado, hay proyectos de largo plazo que -quizás- el Gobierno de Gabriel Boric podría poner bajo revisión, entre ellos, el Puerto Exterior ¿Qué le parece esa posibilidad?

Son políticas de Estado e independiente del Gobierno de turno, creo el tema es que el país tiene que avanzar en la modernización de sus puertos más allá de crear o no megapuerto, y donde sea para no ser localista, lo importante es que Chile pueda crecer y modernizar sus puertos, porque Perú ya nos lleva una ventaja y si no avanzamos rápido en esto, Perú nos va a poner la lápida. Perú va muy rápido en su modernización portuaria, mientras que en Chile aún no nos ponemos de acuerdo si hacemos o no un proyecto.

De ese tipo de discusiones la del Terminal 2 de Valparaíso y su fallido proyecto de expansión es un ejemplo que añadió atrasos a la capacidad deseable…

Tenemos señales muy claras de lo que está pasando hoy y si no somos capaces de darnos cuenta y resolver esta problemática luego, Chile va a pasar a ser un país de cabotaje de Perú nomás, lo que sería súper lamentable, por lo demás.

Bueno ya ha pasado con transbordos que se están haciendo en Perú y en Colombia… 

Eso da cuenta de cómo están funcionando las transnacionales como las navieras que están buscando como ahorrar plata y no cabe duda que también lo harán mediante los terminales portuarios. Los terminales que logren ofrecer las mejores condiciones, son los que van a ser ocupado y en Chile estamos al debe en materia de infraestructura portuaria, se tiene que invertir también en los terminales que ya están instalados y en las ciudades para que haya crecimiento.

Imagino que también deberá crecer la red de carreteras y ferrovías para apuntalar y dar más eficiencia al ingreso y salida de carga en los puertos ¿Qué piensa usted? 

Claro, como ejemplo, San Antonio es un tremendo terminal portuario, pero también tenemos un déficit en lo que es la ciudad con sus salidas para camiones y conexiones ferroviarias, Valparaíso creo que está peor que nosotros y el resto de Chile debe estar en la misma situación, por lo que se debe invertir en eso y estar preparados para lo que viene a futuro y que Chile pueda ser un país que ofrezca garantías para el comercio local, pero también del mundo.

A propósito de garantías ¿Se debe mejorar la seguridad? Le hago la pregunta en relación a que los camioneros no están operando en la noche, lo que hace más lenta la salida de cargas ¿o no?

Ese es un tema que viene después de la revuelta social y como portuarios nos parece súper válida en el sentido de que Chile despertó para que hubiera cambios sistemáticos para mejorar la forma de vivir, pero no tiene nada que ver con la revuelta que los camiones les roben los contenedores, eso no es parte de una revuelta social, y eso se instauró en el país y los camioneros están asustados de trabajar de noche y eso provoca una inflexión en los terminales, donde no se ha podido sacar la carga y tenemos carga retenida que tiene más de dos o tres semanas, provocando atoches y problemas para atender a las naves que están llegando.


Compartir




Ver mais conteúdos
Translate »