Ricardo Tejada: “Echamos de menos en la modificación al cabotaje el espíritu original del proyecto” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por N.Birchmeier Rivera

@PortalPortuario


Luego de que la Cámara de Diputados aprobara y despachara el proyecto de ley que permite el cabotaje de pasajeros a bordo de naves extranjeras, Ricardo Tejada, gerente general de la Asociación Nacional de Armadores de Chile (ANA Chile), expresó que “extrañó” que la iniciativa no mantuviera el espíritu original con el partió en su discusión.

“Estamos de acuerdo en el sentido de que si no hay buques chilenos del tamaño de los cruceros que vienen a Chile, lo pueden hacer naves extranjeras. Lo que sí echamos de menos en el proyecto de ley fue el espíritu original del proyecto, que era que se podía hacer cabotaje con buques en tránsito, vale decir buques que crucen por Chile de norte a sur o de sur a norte, y aprovechando esa capacidad ociosa que tienen pudieran hacer cabotaje”, señaló el ejecutivo a PortalPortuario.cl.

Tejada recalcó que lo anterior “no figura en el proyecto de ley”, por lo que tras la futura promulgación del proyecto podrían “venir cruceros de más de 400 pasajeros y establecerse en Chile no teniendo las mismas condiciones que una empresa chilena tendría en ese sentido”.

Por otro lado, el gerente de ANA también lamentó que el número mínimo de pasajeros requerido para permitir el desarrollo del cabotaje a embarcaciones extranjeras se haya establecido finalmente en 400 viajeros y no en una cifra mayor.

“Los buques chilenos de pasajeros hay algunos que ya están cerca de esos 400 pasajeros, por lo tanto, no hay incentivo para que armadores chilenos construyan o compren buques más grandes y se establezcan acá con servicios de cabotaje de pasajeros dentro de Chile”, apuntó.

“Al ser buques tan chicos de 400 pasajeros la verdad que no hay ningún incentivo a un armador chileno de comprar un buque de 401 pasajeros o construir en Chile, lo cual fomentaría los astillero y la industria naval, buques de más de 400 pasajeros porque en ese momento va a competir con buques de bandera extranjera de pasajeros y no va a estar en las mismas condiciones. Por lo tanto, qué va a pasar que si un chileno quisiera tener, comprar o construir de más de 400 pasajeros le va a convenir más que sea con bandera extranjera que chilena porque no va pagar impuesto, puede tener dotación extranjera, y obviamente esta se rige por otras normas y leyes que son mucho menos exigentes que la normativa chilena”, explicó.