Robinson Ávalos: “Las autoridades no conocen lo que es el potencial de ser un país puerto” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


La primera vez que entró a un puerto -en 1965- tenía 15 años. Desde entonces, Robinson Ávalos, se ha dedicado prácticamente toda su vida a la labor portuaria y, aunque hoy está pensionado, sigue apoyando a la directiva del Sindicato de Estibadores de Huasco como asesor, mismo rol que ocupa dentro de la Unión Portuaria, donde su voz es la de la experiencia.

Ávalos contó a PortalPortuario.cl que en Huasco, el trabajador portuario lleva una vida relativamente tranquila prestando servicio en los tres terminales de la zona en la que se desempeñan 140 estibadores, muchos ellos venidos de la pesca artesanal.

“En el Puerto de Huasco nosotros tenemos tres terminales portuarios y, uno de ellos, con dos sitios. Guacolda 1, Guacolda 2 y Puerto Las Losas. En Las Losas se está trabajando con la descarga  de proyectos mineros y eólicas, los trenes o locomotoras que llegaron a CAP Minería para reemplazar a las antiguas, rieles, camiones y en el Guacolda 2 es el hierro que se envía a muchos puertos del mundo y en el Guacolda 1 se descarga carbón para las cinco termoeléctricas de la AES Gener”, aseguró.

¿Cómo es la vida de un portuario en Huasco?

La puedo catalogar de buena. Muchos de los trabajadores portuarios de Huasco vienen de la pesca artesanal o buzos mariscadores, ellos al ser trabajadores portuarios han dejado de ser buzos o pescadores, porque siendo de planta en el sindicato les permite vivir tranquilos o más cómodos de como estaban. Eso les ha cambiado la vida y es una vida apacible, un puerto pequeño que permite que esas cosas ocurran.

¿Cómo es el trabajo en un muelle en Huasco?

Huasco tiene un clima parecido al de Coquimbo. En invierno es bastante helado, no tanto como en el extremo sur, pero tenemos temperaturas de entre 4 y 5 grados en la noche, cae mucha helada, lloviznas y en el día el calor es, prácticamente, en el verano que es agobiante, pero el 70% del tiempo tenemos entre 8 a 18 grados, lo que permite trabajar tranquilo.

 A usted lo apuntan y lo reconocen como la “voz de la experiencia” en materia portuaria sindical ¿Cuántos años lleva como dirigente?

No quisiera ser arrogante, pero tal vez debo ser el más antiguo en el sector, aunque debe haber otro viejito por ahí. La verdad es que yo empecé a trabajar en el año 65 en el Puerto de Huasco, era estudiante, iba como pinchero, en ese tiempo se le llamaba medio pollo, la verdad es que mi papá me proponía y yo iba a hacer turnos niño con 14 o 15 años.

¿Su papá era portuario?

Sí, mi papá era portuario, toda mi familia era portuaria desde mis abuelos que fundaron el Sindicato y después yo empecé a trabajar entre el 71 y el 78 en el sistema público, en Correos y Telégrafos y me retiré, porque mi gente estaba siendo muy… el trato que había con la empresa era muy deteriorado, había muchas dificultades y ellos me pidieron que volviera y de ahí, del año 78 a noviembre del año que pasó estuve en el sindicato, porque ahora estoy pensionado, pero sigo como asesor del presidente actual que es un joven que tiene muchas ganas, pero también necesita una mano.

¿Qué procesos ha vivido?

Viví lo que era trabajar con Cámara Marítima y se hacían acuerdos con ellos. Me tocó luchar cuando nos impusieron la ley 18.032 en el 81 y de allí he estado en cada uno de los procesos que han habido dentro del movimiento portuario como Congemar, como Femach en la Coordinadora Nacional que formamos, Coordinadora del Norte y después la Unión Portuaria de Chile.

¿Cuáles son los desafíos de la Unión Portuaria?

Lo que más rescato es que más allá de los egocentros es que podemos entender de que juntos podemos avanzar en pos de alcanzar una mejor estabilidad o dignidad para el trabajador. Lo que hay que mejorar, sigo insistiendo, es que las desconfianzas deben terminar, porque ser desconfiado lleva muchas veces proyectos que podrían mejorar, el caudillismo también es malo y ser egoístas en lo que los viejos podemos entregar, no debe ser.

¿Cree que Chile es un país portuario?

Creo que los trabajadores portuarios sí creemos que de Arica a Punta Arenas somos un solo puerto. Ahora, el desconocimiento grande parte en nuestras propias autoridades, porque no conocen la fuerza de tener un país portuario. Se adolece mucho de conocer el medio, porque las cosas que se logran legislar se hacen entre cuatro paredes y no donde se hace el trabajo. Es diferente estar en una oficina -y no quiero menoscabar a otras clases trabajadoras-, pero estar en un puerto, con distintos tipos de carga y temperaturas en todo el país es diferente a cualquier cosa.

¿Qué piensa del avance tecnológico en el sector portuario?

No podemos cerrar los ojos de que esto viene. En San Antonio se habla de un megapuerto que, en el fondo, es un puerto grande, esa es la palabra, porque un megapuerto es Rotterdam, pero para nuestra zona sí, inclusive el Callao y otros en el Perú nos están ganando.

¿A qué se refiere?

La Guerra del Pacífico la están ganando por la vía económica, porque están avanzando mucho más rápido que nosotros, nuestros empresarios no invierten como debieran invertir, el Estado no se preocupa por mejorar la calidad de vida de los trabajadores con una legislación que le permita ser parte activa de lo que es el puerto, porque tanto empresarios, Gobierno y trabajadores se necesitan, pero para eso deben estar preparados, tiene que haber una voluntad de acercar las partes para mejorar la infraestructura, mejorar la coordinación a nivel de puertos y la forma del trabajador entregar lo que puede con sus manos y ahí es vital la educación y el que se tenga que ir, de acuerdo a las tecnologías nuevas que vienen, se vaya dignamente y no con una jubilación miserable como las de hoy en día.

Como dirigente sindical ¿Qué triunfo es el que más ha disfrutado?

Díficil pregunta. Hubo muchas cosas, pero más allá de las lucas que se recibieron por uno u otro motivo. Para mi un triunfo fue que se nos tuviera en cuenta en una forma más digna de cómo estar adentro de un puerto, de saber que sí tenemos derecho a una media hora de colación, de saber que sí tenemos derecho a baños como corresponde, aunque en muchos puertos no estén, en tenernos en cuenta de que nosotros podemos entregar mucho más. Creo que la dignidad es un triunfo importante.

¿El día del Trabajador Portuario es un triunfo también?

Por supuesto que sí. el 22 de septiembre no se celebra, se conmemora a quienes entregaron la vida por un beneficio, en Huasco se hace una convivencia y se regresa a trabajar al segundo turno y hacer eso es recordar a quienes cayeron buscando mejoras para el sector.


 

Galerías y vídeos portuarios