San Antonio perdería escala del crucero AIDAmar a causa del paro en DP World San Antonio ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


El Puerto de San Antonio podría perder la segunda recalada de la temporada dado que los operadores del crucero AIDAmar están evaluando desviar la nave a Valparaíso. La decisión se adoptaría debido a la falta de garantías para poder operar en este homeport a raíz del paro que llevan adelante los trabajadores de DP World desde el pasado 15 de noviembre.

La información la confirmó a PortalPortuario.cl, el gerente general de Inchcape Chile, Víctor Oelckers, quien aseguró que se trata de una situación nunca antes vista y que, además, es un déjà vu de lo ocurrido en Valparaíso en 2017, año en que se produjo un éxodo de cruceros a San Antonio debido al boicot que llevaron adelante portuarios de la capital regional porteña en el contexto del conflicto de las llamadas cargas limpias.

“A la vista de las líneas de cruceros, esto es un déjà vu de lo que pasó en Valparaíso, estamos hablando de un conflicto laboral de trabajadores de un terminal, donde había naves de cruceros para trabajar con un itinerario confirmado con un año de antelación y que abruptamente y -a última hora- se ve interrumpido por factores totalmente ajenos a las líneas de cruceros y nos obliga a aplicar un plan de contingencia”.

“Desde ese punto de vista, lo que está pasando en San Antonio es más grave de lo que pasó en Valparaíso, donde fue por el asunto de las cargas limpias y fue un boicot más que un paro, pero en San Antonio ha sido un paro derechamente que no afecta solo a la industria de cruceros, como fue el caso de Valparaíso en 2017, sino a toda la industria naviera, incluyendo cruceros, carga y otras que demandan el servicio de naves en San Antonio. Este paro es particularmente grave, además, porque han tomado prisionera a la nave de Hapag-Lloyd que no puede mover su carga ni desatracar”, expresó.

Operación en Valparaíso

“Es un crucero grande, un crucero de 274 metros de eslora. AIDAmar es operado por AIDA Cruises, del grupo Carnival, viene en un viaje que está dando la vuelta al mundo y ya ha recalado en San Antonio de forma exitosa durante dos temporadas pre Covid y ahora como está el panorama es muy probable que mañana (jueves) decidamos moverlo a Valparaíso”, afirmó.

“Valparaíso tiene capacidad de absorber, porque el AIDAmar es un crucero que está dando la vuelta al mundo y tiene 1.800 pasajeros en tránsito y 200 para el embarque  y eso se une a una particularidad de la recalada del buque, porque tiene pernoctación. Serán cinco turnos de trabajo desde el día 30 a las 8.00 de la mañana hasta el día 1 a las 20.00 horas y dado que hay mucha excursión, esto nos permite -aunque no es lo óptimo- atender el buque a la gira y luego atracarla para hacer la operación de rancho, abastecimiento de víveres, agua, recambio de tripulación, petróleo, etcétera, en TPS”, explicó.

Oelckers también descartó que San Antonio pueda perder su calidad de homeport, pero sí reconoció que esta contingencia afecta podría provocar un éxodo de cruceros que optarían por dejar este puerto para operar en Valparaíso. Asimismo, el ejecutivo de Inchcape sostuvo que este problema afectará no solo a la ciudad, sino al país como destino.

“San Antonio no dejará de ser homeport, porque la industria de cruceros requiere a los dos puertos. Lo que sí podría pasar es lo que ocurrió en Valparaíso en 2017 y se produzca un éxodo al no ser un puerto tan confiable por estos conflictos”, dijo.

“Para las próximas temporadas, la industria de cruceros necesita la capacidad de los dos puertos, pero lo que está pasando en San Antonio afecta no solo a ese puerto, sino que a todo Chile como destino, porque al mostrarse como un puerto poco confiable, la industria podría traer menos cruceros de los proyectados para la temporada 2024 y 2025 para la que se esperan 55, porque si ellos no pueden operar las 35 o 37 recaladas de la temporada podrían omitir o traer menos naves y eso afectará a Puerto Montt, a Chacabuco y a Punta Arenas”, observó.

Víctor Oelckers; por otro lado, valoró la disposición que ha tenido la Empresa Portuaria Valparaíso y el concesionario Terminal Pacífico Sur para atender las solicitudes extras de la industria de cruceros que, a raíz de este conflicto en DP World San Antonio, ha tenido que ajustarse.

El primer crucero en ser desviado a Valparaíso con motivo de este paro que llevan adelante los trabajadores de DP World San Antonio fue el Seven Seas Mariner. La nave es esperada en la capital regional porteña el día 25 de noviembre.


Compartir




Ver mais conteúdos
Translate »