San Antonio y la última maniobra del Capitán Chichi ¿Encontraste un error? Avísanos

Chichi: Capitán de Capitanes.

Este martes 16 de octubre de 2018, el puerto vivió un acontecimiento de esos que quedará en la retina de las efemérides de la orilla, ya que, al mediodía de hoy, el capitán Sigifredo Ojeda navegó por última vez la bahía a bordo de un remolcador.

Una helada mañana de octubre recibió a este lobo de mar, cuya corredera marca una incontable cantidad millas náuticas zurcadas a bordo de diversas naves en Chile y otros países. Con 50 años transcurridos en la mar, Capitán Chichi fue – hasta hoy – el marino más experimentado que haya jamás comandado un remolcador y con una marca que difícilmente será igualada por generaciones futuras.

Al entrar por última vez al concesionario Puerto Central, el personal de seguridad lo saludó con respeto, el mismo que infunde entre sus compañeros de trabajo, muchos de los cuales dieron sus primeros pasos en las cubiertas de todo tipo de naves gracias a su entusiasta y desinteresada ayuda. Chichi sonriente, camina a paso lento por el muelle y, como si algo presintieran las gaviotas presentes, lo recibieron con graznidos de bienvenida.

El resto de los hombres de mar, lo esperaban apostados en sus embarcaciones, todos atentos a la señal de Luis Muga, quién daría la señal desde la lancha de práctico Regulus para que el homenaje comenzara. De pronto, la poza de abrigo se transformó en un magnífico desfile de remolcadores, lanchas de práctico y la patrullera naval, todos saludaban y celebraban ese medio siglo de aventuras en el océano, que esta brumosa mañana de octubre llegaban a su fin.

Los enormes chorros de agua con los que se despedía al capitán permitieron que la emoción de los hombres de mar allí presentes, conocidos por su reciedumbre, pasara desapercibida.

Los pitazos resonaron en toda la bahía y en San Antonio entero, como un desesperado clamor de los remolcadores para pedir que el querido Chichi reconsiderase su decisión, pero experto hombre de mar ya había fijado su nuevo rumbo y, a partir de ahora, solo dedicará sus días a su amada Susana.

¡Un abrazo Capitán!

Texto: Carlos Mondaca, periodista Puerto San Antonio

Fotografías de Rubén Jeria

Galerías y vídeos portuarios