Transporte ferroviario: Portugal quiere formar parte del Corredor Mediterráneo ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción El Vigía.com

@elvigiacom


Portugal quiere sumarse al Corredor Mediterráneo y así lo ha hecho saber tanto al Gobierno español como a las instituciones europeas, en palabras del ministro de Infraestructura y Vivienda, Pedro Nuno.

Nuno, quien dio una entrevista al periódico Expresso, indicó que “estamos trabajando para revisar el corredor ferroviario que comienza en Hungría y termina en España, parando en Sevilla. Tenemos alguna dificultad para entender cómo nuestro país no está incluido en ese corredor. Solo lo estamos en el Atlántico”.

El Corredor Atlántico entra en España por Euskadi, uniendo Vitoria, Valladolid y Oporto. Desde Valladolid un segundo ramal conecta con Madrid y Lisboa (y el Puerto de Sines) por Extremadura. Así, el tráfico ferroviario portugués solo tendrá acceso al Corredor Mediterráneo vía Madrid-Zaragoza-Barcelona.

Lisboa considera fundamental disponer de una conexión transfronteriza entre El Algarve y Andalucía, y así como aprovechar un eje ferroviario que dispone de “inversiones más relevantes” de la Unión Europea. Nuno es consciente de las dificultades que implica ahora rehacer el mapa de los corredores ferroviarios y convencer a los Estados miembros.

El ministro reconoció que “es muy difícil para la Unión Europea aceptar la revisión de los corredores porque basta que un país lo pida para que todos quieran revisar el suyo”, quien afirma haber hablado ya con su homólogo español para “evaluar” las reclamaciones portuguesas.

Ayudas a la compra de trenes

Además, Portugal está presionando a la Comisión Europea para que financie la compra de material rodante. “Si Europa quiere seguir apostando por el ferrocarril no es suficiente con invertir en infraestructuras, porque no sirve de nada tener rieles si no hay trenes”, asegura Nuno.

Sobre el posible interés de Renfe en el mercado luso, el ministro asegura que esta hipótesis no le molesta en absoluto. “No voy a mentir, no soy un fanático de la liberalización del transporte ferroviario. Tenemos un contrato de servicio público con CP que no impide que otros puedan operar en nuestras líneas (…) pero hasta ahora nadie ha mostrado interés en entrar en Portugal”, añade.


Compartir