Unctad advierte que altas tarifas de flete marítimo amenazan a la recuperación económica ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


La recuperación de la economía mundial se ve amenazada por las altas tarifas de flete que, probablemente, continuarán en los próximos meses, según la última Review of Maritime Transport 2021 de la Unctad.

El análisis de la entidad de Naciones Unidas muestra que el alza actual de las tarifas de transporte de contenedores, si se mantiene, podría aumentar los niveles de precios de importación mundiales en 11% y de los precios al consumidor en 1,5% de aquí a 2023.

“El aumento actual de las tarifas de flete tendrá un impacto profundo en el comercio y socavará la recuperación socioeconómica, especialmente, en los países en desarrollo, hasta que las operaciones de transporte marítimo vuelvan a la normalidad”, dijo Rebeca Grynspan, Secretaria General de la Unctad.

“Volver a la normalidad implicaría invertir en nuevas soluciones, incluida la infraestructura, la tecnología de transporte y la digitalización, y medidas de facilitación del comercio”, añadió.

Motivos

Según el organismo de la ONU, la demanda de productos aumentó en la segunda mitad de 2020 y hasta el 2021, ya que los consumidores gastaron su dinero en bienes en lugar de servicios durante los cierres y restricciones pandémicos. El trabajo desde casa, las compras en línea y el crecimiento de las ventas de computadoras crearon una demanda sin precedentes en las cadenas de suministro.

Este gran cambio en los flujos comerciales en contenedores se enfrentó a limitaciones del lado de la oferta, incluida la capacidad de carga de los buques portacontenedores, escasez de envases, falta de mano de obra, restricciones continuas dentro y fuera de las regiones portuarias y congestión en los puertos a causa del Covid-19.

Este desajuste entre el aumento de la demanda y la reducción de la capacidad de oferta -de facto- condujo a tarifas récord de transporte de contenedores en prácticamente todas las rutas comerciales de contenedores.

Por ejemplo, la tarifa al contado del Shanghai Containerized Freight Index (SCFI) en la ruta Shanghai-Europa fue de menos de USD 1.000 por TEU en junio de 2020, saltó a alrededor de USD 4.000 por TEU a fines de 2020 y aumentó a USD 7.395 a fines de julio de 2021. Además de esto, los propietarios de la carga se enfrentaron a retrasos, recargos y otros costos, y aún así tuvieron dificultades para garantizar que sus contenedores se trasladaran con prontitud.

Afectados

A ojos de la Unctad, el impacto de las altas tarifas de flete será mayor en los pequeños estados insulares en desarrollo (PEID), que podrían ver aumentar los precios de importación en un 24% y los precios al consumidor en un 7,5%. En los países menos adelantados (PMA), los niveles de precios al consumidor podrían aumentar en un 2,2%.

Por otro lado, las cadenas de suministro serán impactadas por los mayores costos del comercio marítimo. Los artículos de bajo valor agregado producidos en economías más pequeñas, en particular, podrían enfrentar una seria erosión de sus ventajas comparativas.

Además, abundan las preocupaciones de que los costos de envío más altos sostenidos no solo afectarán las exportaciones e importaciones, sino que también podrían socavar la recuperación de la fabricación mundial.

El informe plantea que las altas tasas sostenidas ya están afectando las cadenas de suministro mundiales, y señala que Europa, por ejemplo, se ha enfrentado a la escasez de bienes de consumo importados de Asia, como muebles para el hogar, bicicletas, artículos deportivos y juguetes.

Según el documento, un aumento en las tarifas de transporte de contenedores se sumará a los costos de producción, lo que puede elevar los precios al consumidor y desacelerar las economías nacionales, particularmente en los PEID y los PMA, donde el consumo y la producción dependen en gran medida del comercio.

Las altas tasas también afectarán a los artículos de bajo valor agregado como muebles, textiles, prendas de vestir y productos de cuero, cuya producción a menudo está fragmentada en economías de bajos salarios muy alejadas de los principales mercados de consumo; la Unctad predice aumentos de los precios al consumidor del 10,2% sobre estos.

El análisis proyecta, de igual forma, un aumento del 9,4% en productos de caucho y plástico, un aumento del 7,5% para productos farmacéuticos y equipos eléctricos, un 6,9% para vehículos de motor y un 6,4% para maquinaria y equipo.

El impacto de las altas tarifas de flete no se distribuirá uniformemente, incluso dentro de Europa, y será generalmente mayor en las economías más pequeñas.

Se sugiere, a partir del análisis, que los precios subirían un 3,7% en Estonia y un 3,9% en Lituania, en comparación con el 1,2% en Estados Unidos y el 1,4% en China. Este diferencial también refleja una mayor “apertura de las importaciones”, la relación entre las importaciones y el PIB, que suele ser más alta en las economías más pequeñas.

Los fabricantes de Estados Unidos dependen principalmente de suministros industriales de China y otras economías del este de Asia, por lo que las continuas presiones de costos, interrupciones y retrasos en el envío en contenedores obstaculizarán la producción, según el informe.

Se espera que un aumento del 10% en las tarifas de transporte de contenedores, junto con las interrupciones de la cadena de suministro, disminuya la producción industrial en los Estados Unidos y la zona del euro en más del 1%, mientras que en China se espera que la producción disminuya en un 0,2%.

La Unctad hizo hincapié en que los costos de transporte también se ven influidos por factores estructurales, incluida la calidad de la infraestructura portuaria, el entorno de facilitación del comercio y la conectividad del transporte marítimo, y existe la posibilidad de mejoras significativas.

La Unctad insta a los países a considerar una cartera de medidas que abarquen infraestructura y servicios físicos. El organismo sugiere, en concreto, que la mejora de la calidad de la infraestructura portuaria reduciría los costos medios del transporte marítimo mundial en 4,1%; en  3,7% mediante mejores medidas de facilitación del comercio y en un 4,4% por medio de un fortalecimiento de la conectividad marítima de línea.

La entidad, del mismo modo, ha pedido a los gobiernos que controlen los mercados para garantizar un entorno comercial justo, transparente y competitivo y recomienda un mayor intercambio de datos y una colaboración más sólida entre las partes interesadas en la cadena de suministro marítimo.

El informe insta al monitoreo y análisis continuo de las tendencias para encontrar formas de reducir costos, mejorar la eficiencia y suavizar la entrega del comercio marítimo. También enfatiza la necesidad de que las economías más pequeñas se diversifiquen graduándose hacia productos de mayor valor agregado para ser más resistentes a los choques externos.

A medio y largo plazo, la capacidad de suministro marítimo también se verá afectada por la transición de la industria hacia el transporte marítimo sin emisiones de carbono. Para garantizar que la inversión necesaria en barcos, puertos y la entrega de nuevos combustibles no se retrase, será importante que los inversores cuenten con un marco regulatorio global predecible, advirtió el organismo.


 

Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos