Wärtsilä iniciará primera prueba de amoníaco como combustible marino ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


El grupo de tecnología Wärtsilä, en estrecha colaboración con el cliente de Knutsen OAS Shipping AS y Repsol, así como con el Sustainable Energy Catapult Centre, comenzará la primera prueba de amoníaco a gran escala en un buque con un motor de ciclo de cuatro tiempos.

El testeo es posible gracias a una subvención de 20 millones de coronas noruegas por parte del Consejo de Investiggación de Noruega, a través del programa DEMO 2000.

“Este es un gran ejemplo que ilustra la importancia de la I + D dedicada al petróleo. Este proyecto DEMO 2000 es otro trampolín para alcanzar nuestros ambiciosos objetivos climáticos y también está alineado con nuestra estrategia de hidrógeno recientemente publicada. Necesitamos desarrollar y usar nuevas tecnologías que reduzcan las emisiones. Estamos muy contentos de apoyar el trabajo de desarrollo que puede conducir a un mayor uso de amoníaco como combustible en el transporte marítimo y en el sector offshore. El know-how de este proyecto también proporcionará información importante para el desarrollo de regulaciones para el uso de amoníaco y otros combustibles bajos en carbono”, dijo Tina Bru, Ministra de Petróleo y Energía de Noruega.

Según Wärtsilä, el amoníaco es prometedor como combustible libre de carbono para aplicaciones marinas, en vista de la necesidad de la industria marítima de cumplir con la visión de la Organización Marítima Internacional de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del envío en al menos un 50 por ciento para 2050. Además, este gas tiene un enorme potencial para proporcionar energía verde para sistemas de energía remotos, como instalaciones en alta mar en la plataforma continental noruega.

El trabajo de desarrollo de Wärtsilä, mientras se prepara para el uso de amoníaco como combustible, continúa con este programa de pruebas, que tendrá el primer testeo de motor de combustión de cuatro tiempos a gran escala del mundo. El proyecto comenzará en las instalaciones de prueba del Sustainable Energy Catapult Centre en Stord, Noruega, durante el primer trimestre de 2021.

“Estamos realmente entusiasmados por desarrollar y comprender aún más las propiedades de combustión del amoníaco como combustible libre de carbono en uno de nuestros motores de combustible múltiple”, indicó Egil Hystad, Gerente General, Innovación de mercado en Wärtsilä Marine Business.

“Los sistemas de almacenamiento y suministro de amoníaco se diseñarán y desarrollarán para la máxima seguridad personal y, en paralelo, con el Sistema de Manejo de Gas Combustible en desarrollo como parte del proyecto de la UE ShipFC. Este proyecto es coordinado por NCE Maritime CleanTech e involucra un amoníaco pila de combustible que se probará en el buque de suministro Eidesvik Offshore, Viking Energy ”, añadió Hystad.

Desde pruebas hasta operaciones reales

Wärtsilä, como parte de su trabajo de desarrollo en futuros combustibles, ha estudiado el uso de amoníaco como un futuro combustible libre de carbono a través de la iniciativa ZEEDS. Las primeras pruebas de combustión de amoníaco de la compañía comenzaron en Vaasa, Finlandia, en el invierno de 2020, y continuarán con estas pruebas a largo plazo en las instalaciones del Centro de Catapulta de Energía Sostenible en Stord.

“Estamos muy contentos de ser parte de este proyecto que demostrará para la industria la solidez del amoníaco como combustible. El proyecto confirma la posición de liderazgo de nuestras instalaciones de prueba y de Noruega dentro de las pruebas y el desarrollo de soluciones para el uso de combustibles marítimos libres de carbono”, sostuvo Willie Wågen, CEO del Sustainable Energy Catapult Centre.

El centro es parte del programa Norwegian Catapult que facilita una infraestructura nacional para la innovación. El programa es administrado por SIVA en estrecha cooperación con Innovation Norway y el Consejo de Investigación de Noruega y financiado por el Ministerio de Comercio, Industria y Pesca de Noruega.

El programa de prueba de combustible a gran escala puede allanar el camino para que los motores de amoníaco se utilicen en operaciones reales de buques en pocos años y, según los impulsores de la iniciativa,  varios armadores han mostrado interés en esta posibilidad. También proporcionará información  sobre el efecto a largo plazo de un motor alimentado con este gas  en relación con otros sistemas y componentes en una embarcación, incluidas las medidas de seguridad requeridas.

“Una futura implementación del amoníaco como combustible libre de carbono, combinada con la producción de energía limpia a partir de energía eólica marina u otras fuentes de energía renovables puede ser el comienzo de una nueva era industrial para la industria noruega”, señaló Egil Hystad.

“La cultura noruega para la colaboración y el intercambio de conocimientos entre diferentes empresas y sectores es un gran apoyo para cerrar grandes brechas tecnológicas. La asistencia, cooperación y financiamiento de las instituciones gubernamentales son esenciales para impulsar el cambio hacia un futuro libre de carbono ”, continuó


 

Compartir