http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/12/logo-Portal-NEW9-01.png

[Opinión] “Avancemos hacía el futuro de Valparaíso”

Por Osvaldo Urrutia, diputado de la República de Chile. 

Diputado Osvaldo Urrutia.

Diputado Osvaldo Urrutia.

Dicen que en la vida sólo la muerte es imposible de revertir.

Si eso fuera cierto, debiéramos también aceptar como válido, que las personas somos capaces de aprender de nuestros errores; y si eso también es cierto, podemos concordar en que la suma de las personas es lo que finalmente constituye una ciudad y que el bienestar de su gente es el objetivo común que se persigue.

Y cuando hablamos de bienestar, también debiéramos reconocer que no es el mismo para todos; cada persona es diferente y en consecuencia puede ser feliz de distinta forma.

Digo esto porque a lo mejor es necesario que reflexionemos, que lo que en un momento determinado fue bueno para la ciudad y su gente, hoy 13 años después puede no serlo.

Y me refiero en particular a ser una ciudad que tiene un sitio histórico inscrito por la Unesco, con los atributos que todos conocemos; pero que sin embargo hoy se ve impedido de avanzar, crecer y progresar, porque las normas que la propia Unesco y sus organismos afiliados decretan, en vez de ayudarnos a progresar y construir felicidad se ha transformado en un foco de permanentes conflictos e inmovilismo para proyectos como el Paseo Barón y el Terminal 2 del puerto. 

Valparaíso no perderá su impronta, si es que voluntariamente decide dejar de tener ese carácter y podremos en consecuencia desarrollar nuestros propios proyectos.

Entrar en la discusión de qué ha significado para Valparaíso su inscripción en la Unesco es quizás inoficioso, lo verdaderamente importante es como logramos salir de este atolladero en que prácticamente no tenemos como avanzar con esta camisa de fuerza que pretenden imponernos.

Será también el momento para que los grupos que tanto gritan y pontifican, puedan desde lo local, aportar.

¿Qué sentido tiene seguir en lo mismo?

¿Quién responde por haber mantenido el proyecto conocido como Mall Barón 10 años suspendido por diversas triquiñuelas, para que finalmente el consultor nos venga a decir que no forma parte del sitio histórico, que está a 2,5 km. de éste y reclamar la urgente necesidad de dar inicio a las obras y desarrollarlo? ¿Responde el Consejo Santiaguino los que decían que se caería la inscripción en la Unesco?

Nadie responde. Nadie.

Por lo mismo para Valparaíso, para nuestra gente, para nuestro desarrollo, estar en la lista de la Unesco, hoy me parece más que un beneficio, una limitación a nuestro desarrollo.

Si dicen que es una locura, conforme, la cambio por la modificación de la ley y que el Consejo de Monumentos sea de carácter ciudadano no nacional ni centralizado

Es posible.

 

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/banner_1.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/09/Banner-EPV-224x114.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/epi_nov.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/08/BANNER-ANTOFAGASTA.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/10/banner-puerto-arica.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/11/unnamed-1.png

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2015/10/TCVAL.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/03/3_MODIFICADO.gif

http://portalportuario.cl/wp-content/uploads/2016/02/CocinamarBanner1-1.png

[Opinión] “Avancemos hacía el futuro de Valparaíso”

Por Osvaldo Urrutia, diputado de la República de Chile. 

Diputado Osvaldo Urrutia.

Diputado Osvaldo Urrutia.

Dicen que en la vida sólo la muerte es imposible de revertir.

Si eso fuera cierto, debiéramos también aceptar como válido, que las personas somos capaces de aprender de nuestros errores; y si eso también es cierto, podemos concordar en que la suma de las personas es lo que finalmente constituye una ciudad y que el bienestar de su gente es el objetivo común que se persigue.

Y cuando hablamos de bienestar, también debiéramos reconocer que no es el mismo para todos; cada persona es diferente y en consecuencia puede ser feliz de distinta forma.

Digo esto porque a lo mejor es necesario que reflexionemos, que lo que en un momento determinado fue bueno para la ciudad y su gente, hoy 13 años después puede no serlo.

Y me refiero en particular a ser una ciudad que tiene un sitio histórico inscrito por la Unesco, con los atributos que todos conocemos; pero que sin embargo hoy se ve impedido de avanzar, crecer y progresar, porque las normas que la propia Unesco y sus organismos afiliados decretan, en vez de ayudarnos a progresar y construir felicidad se ha transformado en un foco de permanentes conflictos e inmovilismo para proyectos como el Paseo Barón y el Terminal 2 del puerto. 

Valparaíso no perderá su impronta, si es que voluntariamente decide dejar de tener ese carácter y podremos en consecuencia desarrollar nuestros propios proyectos.

Entrar en la discusión de qué ha significado para Valparaíso su inscripción en la Unesco es quizás inoficioso, lo verdaderamente importante es como logramos salir de este atolladero en que prácticamente no tenemos como avanzar con esta camisa de fuerza que pretenden imponernos.

Será también el momento para que los grupos que tanto gritan y pontifican, puedan desde lo local, aportar.

¿Qué sentido tiene seguir en lo mismo?

¿Quién responde por haber mantenido el proyecto conocido como Mall Barón 10 años suspendido por diversas triquiñuelas, para que finalmente el consultor nos venga a decir que no forma parte del sitio histórico, que está a 2,5 km. de éste y reclamar la urgente necesidad de dar inicio a las obras y desarrollarlo? ¿Responde el Consejo Santiaguino los que decían que se caería la inscripción en la Unesco?

Nadie responde. Nadie.

Por lo mismo para Valparaíso, para nuestra gente, para nuestro desarrollo, estar en la lista de la Unesco, hoy me parece más que un beneficio, una limitación a nuestro desarrollo.

Si dicen que es una locura, conforme, la cambio por la modificación de la ley y que el Consejo de Monumentos sea de carácter ciudadano no nacional ni centralizado

Es posible.