Experta del BID propone cuatro ámbitos para mejorar resiliencia de cadenas logísticas de la región ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Sebastián Betancourt Muñoz

@PortalPortuario


Agustina Calatayud, especialista principal en transporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), propuso cuatro ámbitos para mejorar la resiliencia y la recuperación de las cadenas de suministro en la región en una etapa post Covid-19.

La experta expuso, durante un webinar organizado por AAPA Latino y del cual PortalPortuario.cl fue media partner, que “en el BID hemos analizado los riesgos que tienen las cadenas de la región y desarrollamos una metodología para su gestión y el punto clave aquí es comprender que una cadena de suministro que abarca desde productores de insumos y grandes empresas manufactureras, hasta operadores logísticos y de infraestructura, entre los cuales están los puertos y las compañías marítimas, en una cadena de suministro todos los actores y procesos son interdependientes, por lo que problemas en uno de ellos pueden llevar a disrupciones que son globales”.

Calatayud indicó que, para evitar futuros shocks en la logística como el actual, es necesario “buscar reconfigurar las cadenas de suministro y, como decía el presidente del BID, de la pandemia en realidad surge una oportunidad para los países de la región en cuanto a nearshoring. Ya vemos que existe un incremento de inversión extranjera directa en México y Colombia y, entonces, los países de la región pueden tener una gran oportunidad para insertarse en estas cadenas que se están reconfigurando”.

Según la especialista, para aprovechar esta oportunidad “es clave superar el desafío logístico de los países de América Latina y si nos comparamos con los potenciales competidores en este reorganización del comercio mundial, nuestros países califican por debajo de los asiáticos en todos los segmentos”.

Para progresar en esta materia, Agustina sostuvo que es necesario tener “una visión amplia de la logística y de la mejora abarcativa de sus diferentes procesos, porque el hinterland de un puerto puede encontrarse a miles de kilómetros de distancia, como en el caso del Puerto de Santos, y toda eficiencia que se gane en el nodo portuario puede ser cancelada rápidamente por problemas que se verifiquen en la conexión terrestre o ferroviaria hasta dentro del territorio”.

“Desde la perspectiva de nuestros países y para mejorar justamente la resiliencia y la recuperación en esta etapa post covid, lo que necesitamos mejorar son cuatro ámbitos, principalmente, infraestructura sostenible y multimodalismo, calidad de los servicios logísticos, modernización tecnológica e instituciones 4.0”, detalló la especialista.

La experta del BID manifestó que “un ejemplo de mejora de la infraestructura hacia el hinterland es el viaducto construido en Buenos Aires para separar el tráfico portuario del tráfico urbano y, en la evaluación de impacto que realizamos, hemos visto que los resultados han sido muy alentadores. En cuanto a los servicios, vemos ya una mejora de parte del sector privado que ayuda justamente a incrementar la visibilidad, a compartir información entre los diferentes actores de la cadena de suministro y, en tanto ello suceda, se podrá mejorar la gestión de riesgos”.

“Las compañías marítimas están avanzando hacia el hinterland con el propósito de justamente mejorar la gestión de sus procesos. También hay avances en los incumbentes, los freight forwarders están apostando a la visibilidad en tiempo real como ventaja competitiva e incremento del margen operativo y para todo ello están implementando nuevas tecnologías”, detalló la expositora.

Calatayud señaló que “las cadenas de suministro de nuestros países hoy se encuentran un poco retrasadas respecto a los países más avanzados. Hemos estudiado cuáles son las causas y cuál es el estado de esta modernización en nuestra región junto con el World Economic Forum y uno de los aspectos que encontramos fue que el weakest link está en el transporte terrestre de mercancías y es muy interesante saber, en este caso, que en realidad los datos para poder generar mayor trazabilidad existen, porque en la mayoría de los casos las unidades de transporte formal, profesional, cuentan con GPS, pero estos datos no se guardan ni se utilizan para tomar decisiones a nivel de cadena de suministro”.

Además, Agustina afirmó que “en el contexto de la cuarta revolución industrial, lo que necesitamos también son instituciones que sean 4.0. La primera de las cuestiones a mejorar en el aspecto institucional del sector logístico de nuestros países es que existen nuevos desafíos como la recuperación económica, el cambio climático, ciberseguridad y empleo y ello requiere actualización de estrategias, planes maestros, competencias y capacidades”.

“También se requiere, en esta visión integral de cadena de suministro, mirar hacia el hinterland y construir smart gateways en colaboración con todos los stakeholders de la comunidad portuaria para poder incrementar la visibilidad tan importante, el principal mensaje de la pandemia, y para mejorar justamente la gestión de riesgos ante futuros shocks. Todo ello requiere mejorar la coordinación interinstitucional y a diferentes niveles”, puntualizó la especialista.


 

Compartir





ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias