Gabriel Rebolledo: Necesidad del desarrollo del cabotaje y desafíos regionales

Gabriel Rebolledo Moya es Vocero Unión Portuaria del Bio Bio Comunal Talcahuano-San Vicente


No es una sorpresa, para los que estamos en el rubro portuario y logístico, que estamos muy atrasados con respecto a nuestros vecinos y que nuestro sistema se ha estancado y obedece a estructuras productivas de hace décadas atrás. No se ha podido adaptar a los cambios en la industria del transporte internacional, la hegemonía de nuevos mercados y diferentes sistemas de operaciones logísticas. Este retraso ha generado un recalentamiento de la infraestructura actual y un bloqueo al crecimiento, y con ello al desarrollo regional.

Tenemos una alta dependencia del transporte por carretera, que lleva a una saturación de éstas, pero también, y acorde a cifras de Cepal, es el medio más caro de carga en largas distancias, si se compara con ferrocarril y barcos, pero además va en contra de los compromisos COP21 de reducción de emisiones de carbono.

Los costos de Ton/km por mar son los más económicos, seguido por la línea férrea y por último el terrestre, pero en Chile la relación de uso de los distintos modos de transporte es el contrario al sentido económico lógico, principalmente por falta de oferta. Es así como hemos solicitado que se presente una ley que apoye el desarrollo del cabotaje en Chile, para aumentar su mercado y reestructurar la matriz logística hacia una más eficiente, pero eso si que proteja el empleo del sector, siendo respetado sus derechos en un 100%. Siendo así, hemos apoyado la propuesta de ley presentada, pero con las indicaciones incorporadas por este gobierno, por la contribución a ese objetivo.

Ahora, también hemos expresado que la propuesta posee una debilidad o más bien carece de un punto, que es un apoyo concreto y real al desarrollo de flota nacional de cabotaje para el sur de Chile. Esto porque el proyecto de ley, que proviene del anterior gobierno donde la actual mejora al incorporar el respeto a los derechos laborales y la industria local, busca que los recursos ociosos de spot vacíos de containeros internacionales o bodegas vacías de graneleros extranjeros, puedan ser usadas en transporte al interior del país, aumentando así la oferta y con ello bajando los costos de transporte y haciendo más competitivas a las empresas. Siendo ello correcto, el problema que vemos es que, dada la precaria infraestructura portuaria del sur de Chile, las flotas extranjeras, con naves de mayor calado y eslora, no pueden acceder a los terminales portuarios australes. Donde además la baja demanda actual de tonelaje a transportar aleja el atractivo comercial a estas firmas navieras para navegar al sur de la Región del Bio Bio.

Aunque la actual propuesta de ley propone un apoyo al desarrollo del transporte de cabotaje, esta propuesta puede que no atraiga del todo a las navieras. Por ello, creemos que a la par de esta ley debe generarse una propuesta seria de desarrollo de flota nacional y, así, ocupar importantes recursos fabriles, metalúrgicos y manufactureros ociosos de nuestro país, como también crear una ley de modernización de infraestructura de los terminales australes, para cumplir las exigencias de mayores operaciones navales. Esto no es sólo importante para el desarrollo de la industria portuaria y naviera, sino que además para el desarrollo económico integral de las zonas que, por su aislamiento y caro transporte, principalmente terrestre o mixto, hace que la mitad del territorio nacional quede fuera de la mira de las inversiones y por lo tanto del empleo de calidad.

Los puertos del Bio Bio se definen como la puerta de entrada y salida a la macrozona austral del país, pero los profundos cambios en la industria naviera y la casi inexistencia de inversiones portuarias importantes en esas regiones australes, en conjunto con la ausencia de una flota feeeder adecuada, ha ido dejando aislada cada vez más a la mitad continental de Chile. Es algo que se debe trabajar de inmediato, si de verdad se busca un verdadero desarrollo nacional y descentralizado del país y para eso los trabajadores portuarios ponemos nuestra energía en conseguirlo, uniéndonos a los esfuerzos de otras organizaciones regionales para empujar un real desarrollo de todo el país y principalmente de su mitad sur olvidada.

Desde esta tribuna hacemos un llamado al sistema político a que apoye el desarrollo de largo plazo, que es el que da sustento y estabilidad al crecimiento del país y al bienestar de la población, y no se centre, en los hechos, al apoyo a visiones de corto plazo, especulativas y rentistas, que como hemos visto estos días, por su poco interés en el futuro, pueden llegar a ser fuente de acciones muy reñidas con la probidad.


 

Compartir
**Los dichos vertidos en las columnas de opinión son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan necesariamente el pensamiento editorial de PortalPortuario.cl

Si desea participar como columnista envíe su columna de opinión a: contacto@portalportuario.cl
Tambien te puede interesar


Gabriel Rebolledo: Necesidad del desarrollo del cabotaje y desafíos regionales

Gabriel Rebolledo Moya es Vocero Unión Portuaria del Bio Bio Comunal Talcahuano-San Vicente


No es una sorpresa, para los que estamos en el rubro portuario y logístico, que estamos muy atrasados con respecto a nuestros vecinos y que nuestro sistema se ha estancado y obedece a estructuras productivas de hace décadas atrás. No se ha podido adaptar a los cambios en la industria del transporte internacional, la hegemonía de nuevos mercados y diferentes sistemas de operaciones logísticas. Este retraso ha generado un recalentamiento de la infraestructura actual y un bloqueo al crecimiento, y con ello al desarrollo regional.

Tenemos una alta dependencia del transporte por carretera, que lleva a una saturación de éstas, pero también, y acorde a cifras de Cepal, es el medio más caro de carga en largas distancias, si se compara con ferrocarril y barcos, pero además va en contra de los compromisos COP21 de reducción de emisiones de carbono.

Los costos de Ton/km por mar son los más económicos, seguido por la línea férrea y por último el terrestre, pero en Chile la relación de uso de los distintos modos de transporte es el contrario al sentido económico lógico, principalmente por falta de oferta. Es así como hemos solicitado que se presente una ley que apoye el desarrollo del cabotaje en Chile, para aumentar su mercado y reestructurar la matriz logística hacia una más eficiente, pero eso si que proteja el empleo del sector, siendo respetado sus derechos en un 100%. Siendo así, hemos apoyado la propuesta de ley presentada, pero con las indicaciones incorporadas por este gobierno, por la contribución a ese objetivo.

Ahora, también hemos expresado que la propuesta posee una debilidad o más bien carece de un punto, que es un apoyo concreto y real al desarrollo de flota nacional de cabotaje para el sur de Chile. Esto porque el proyecto de ley, que proviene del anterior gobierno donde la actual mejora al incorporar el respeto a los derechos laborales y la industria local, busca que los recursos ociosos de spot vacíos de containeros internacionales o bodegas vacías de graneleros extranjeros, puedan ser usadas en transporte al interior del país, aumentando así la oferta y con ello bajando los costos de transporte y haciendo más competitivas a las empresas. Siendo ello correcto, el problema que vemos es que, dada la precaria infraestructura portuaria del sur de Chile, las flotas extranjeras, con naves de mayor calado y eslora, no pueden acceder a los terminales portuarios australes. Donde además la baja demanda actual de tonelaje a transportar aleja el atractivo comercial a estas firmas navieras para navegar al sur de la Región del Bio Bio.

Aunque la actual propuesta de ley propone un apoyo al desarrollo del transporte de cabotaje, esta propuesta puede que no atraiga del todo a las navieras. Por ello, creemos que a la par de esta ley debe generarse una propuesta seria de desarrollo de flota nacional y, así, ocupar importantes recursos fabriles, metalúrgicos y manufactureros ociosos de nuestro país, como también crear una ley de modernización de infraestructura de los terminales australes, para cumplir las exigencias de mayores operaciones navales. Esto no es sólo importante para el desarrollo de la industria portuaria y naviera, sino que además para el desarrollo económico integral de las zonas que, por su aislamiento y caro transporte, principalmente terrestre o mixto, hace que la mitad del territorio nacional quede fuera de la mira de las inversiones y por lo tanto del empleo de calidad.

Los puertos del Bio Bio se definen como la puerta de entrada y salida a la macrozona austral del país, pero los profundos cambios en la industria naviera y la casi inexistencia de inversiones portuarias importantes en esas regiones australes, en conjunto con la ausencia de una flota feeeder adecuada, ha ido dejando aislada cada vez más a la mitad continental de Chile. Es algo que se debe trabajar de inmediato, si de verdad se busca un verdadero desarrollo nacional y descentralizado del país y para eso los trabajadores portuarios ponemos nuestra energía en conseguirlo, uniéndonos a los esfuerzos de otras organizaciones regionales para empujar un real desarrollo de todo el país y principalmente de su mitad sur olvidada.

Desde esta tribuna hacemos un llamado al sistema político a que apoye el desarrollo de largo plazo, que es el que da sustento y estabilidad al crecimiento del país y al bienestar de la población, y no se centre, en los hechos, al apoyo a visiones de corto plazo, especulativas y rentistas, que como hemos visto estos días, por su poco interés en el futuro, pueden llegar a ser fuente de acciones muy reñidas con la probidad.


 

Compartir
Tambien te puede interesar


Translate »