Álvaro Díaz: La logística sin papeles “no es un mero problema tecnológico, es institucional”

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


Terminar con los papeleos, la burocracia y las demoras podría significar ahorros de hasta 50% para la cadena logística-portuaria chilena. El avance, que debiera impulsar las operaciones del comercio exterior en los próximos años y tornar al país más competitivo, curiosamente, no depende de la tecnología, sino del diálogo.

Álvaro Díaz, presidente de la Portuaria TSV y del Programa Transforma Logística de Corfo, en entrevista con PortalPortuario.cl, aseguró -en esa línea- que sin diálogo y coordinación, cualquier proyecto de informatización y digitalización está destinado al fracaso.

Usted ha dicho que el futuro de Chile y su cadena logística debe ser sin papeles ¿Cómo se logra?

Eso toma años. No es un mero problema tecnológico, es un problema institucional, de coordinación. Cuando se establece un sistema de esta naturaleza se requiere que Impuestos Internos colabore, igualmente el Registro Civil, que los transportistas sientan que es útil, las navieras lo mismo, que funciona para todos, que es transparente, funcional y útil.

¿Es muy complejo el cruce de datos?

No. El cruce no es tan complejo, pero resulta que el Servicio de Impuestos Internos trabaja con datos que, por la propia declaración de impuestos, que son confidenciales y que, por Ley, los tienen que mantener en reserva, entonces ellos pueden entregar solo algunos.

Entonces ¿Por qué no hemos avanzado ya a una logística portuaria sin papeles?

Porque es un tema que requiere regulaciones, estándares y puesta de acuerdo de todos los actores. Si no hay acuerdo, esto cuesta mucho implementarlo, porque no solo se debe avanzar en Valparaíso, sino en todos los puertos de Chile. Hay 71 puertos y terminales.

Además, en zonas como la Región de Valparaíso y el Gran Concepción, los puertos comparten hinterland…

Claro, ahí hay una complejidad adicional y todos estos factores hacen que el proceso sea más lento, pero si lo entendemos, haremos al sistema más seguro y más robusto, porque ahora hemos definido el diseño colectivamente, pero tenemos que pasar a la implementación en el caso del Sitcomex y ahora debemos ir a la identificación de los problemas que hay que resolver y eso también tiene que hacerse mediante una cooperación pública privada.

Dado que varios puertos y terminales han avanzado en herramientas tecnológicas ¿cómo se garantiza la interoperabilidad de sistemas? 

Muchos de los proyectos de informatización y digitalización logística y portuaria han fracasado porque no han hecho esto y, por eso, el Ministerio de Transportes ha realizado esto de manera tan cooperativa, porque cuando trabajas con muchos actores, muchos intereses diferentes es bien complejo.

¿Se ha calculado cuánto se ahorraría con la eliminación de la tramitación en papel?

El costo no lo hemos estimado en monto, pero en porcentaje sí e implementar esto significa reducir brechas con estándares mundiales en un 50%. Gran parte de los atrasos tienen que ver con este tipo de temas y si los resolvemos estamos dando un gran salto. Por supuesto, no es lo único, también hay que invertir en infraestructura, vías de acceso, etc, pero hay que ponerle inteligencia y esto es hacer infraestructura inteligente.

¿La idea sería integrar toda la cadena logística bajo el concepto de carga inteligente y no contenedor inteligente? 

Ya hay algunas cargas en Chile que están monitoreadas en todo el camino con visibilidad y trazabilidad total, pero sí queremos llegar a eso, aunque implique mucha tecnología e insisto, mucha coordinación, deben ponerse de acuerdo, porque una cosa es el productor frutícola, otra el transportista, el concesionario del puerto, el de la carreteras.

Quisiera llevarlo a su puerto ¿Cuáles son los principales hitos de 2017? 

Creo que el gran avance que dimos fue la Comunidad Logística Portuaria, porque cuando a mí me tocó asumir la presidencia del puerto, sentí que el estilo de gestión estaba muy concentrado en la operación portuaria, con el puerto mirando muy hacia el mar, pero resulta que hay un problema de relación con la ciudad, problemas ambientales y, además, se requería tener una visión hacia atrás de la cadena logística con la vista puesta en todo el hinterland y eso fuimos incorporando. Creo que un gran logro fue constituir la comunidad donde están todos los generadores de carga y todos los operadores logísticos como tales y eso ha sido un gran paso adelante. Tenemos hasta un logo que se diseñó, discutió y votó entre todos, entonces creo que ese fue un adelanto que nos va a permitir implementar el Sitcomex con más facilidad que en otros puertos.

Al igual que Valparaíso, los puertos de Talcahuano y San Vicente están dentro de un área metropolitana ¿qué tan complejo es ser parte del Gran Concepción que, a veces, se olvida que tiene actividad portuaria?

Es una ciudad muy saturada, porque cada centímetro está tomado, así que es complejo. No tanto como Valparaíso, pero para la gente de allá es complicado.

En materia operativa, SVTI -uno de los concesionarios de la Portuaria TSV- ha avanzado en transferencia y según la Cepal es el cuarto a nivel nacional ¿Cómo se ve la operación de este año?

Hemos avanzado mucho en contenedores, hemos incrementando la competitividad en todo orden y lo que nos preocupa ahora son las vías de acceso, porque se ha invertido poco y ahí no depende tanto del puerto, sino de Obras Públicas.

Hay un compromiso al respecto ¿En qué está?

Hay un compromiso en el cual se va a resolver, pero en los próximos años. Va a tomar varios años esa inversión. Hemos hecho mucho hincapié en ese tema, porque no es sólo para el movimiento de carga, sino también dará seguridad para los ciudadanos.

Sobre lo mismo, el tren es otra temática que urge a los puertos… 

El tren también estamos trabajando en eso, pero con el tsunami se perdieron todos los registros de propiedad alrededor de la línea férrea, así que hemos recapturado o reconstruido todo eso. Ha sido una ardua labor de investigación y ahora estamos por hacer las inversiones que va a permitir un movimiento de tren con más facilidad.

¿Qué viene para 2018?

En 2018, vamos a tener nuevo Gobierno. Nosotros pensamos que va a tener continuidad el programa, porque la logística es un punto de consenso, no de discrepancia y, por lo que he podido hablar con distintos sectores y pensamientos, es que acá todos reconocen la importancia de que Chile tiene que mejorar en su logística y trabajando en alianza pública-privada, estamos marcando un sendero.

¿Y para Talcahuano?

Vamos a tener mejor infraestructura, una logística más inteligente, vamos a tener un puerto mucho más limpio, más amigable con la ciudad, especialmente, en el terminal de Talcahuano, donde estamos tratando de habilitar la zona donde había descarga de pescado como una zona turística, entonces queremos combinar turismo con puerto y como tenemos el Biotren ahí, creemos que eso aumentará la actividad turística y fortalecerá la relación con la ciudad. Creo que la zona de la Armada donde están los buques de guerra es una parte muy linda, entonces tenemos que aprovecharla turísticamente.

¿Cómo cree que se va a configurar el mercado el próximo año?

En la zona está muy competitivo y, a nivel general, va a ver recuperación del movimiento de carga, porque la economía va a volver a crecer al 3%, de lo cual ya hay un consenso entre las consultoras y economistas que estará entre el 3 y 3,5% y eso va a significar mayor movimiento de carga, por lo que pensamos que esto es positivo. Las economías asiáticas y China se están movilizando muy rápido y estos factores hacen que tengamos un paso adelante, pero el tema es que -a su vez- está cambiando la estructura del mercado.

¿Por qué?

Porque los buques  aumentan su tamaño y eso ya provocó una reestructuración de las navieras y, además, con buques de mayor escala, calando en Valparaíso, San Antonio, pero también en Talcahuano (SVTI) que puede recibir buques de gran porte, lo mismo que Coronel y Lirquén se genera una presión logística y de infraestructura salvaje. Ese es el desafío que tiene Chile, y ese es un tema central para los próximos gobiernos. El país debe dar un salto en infraestructura vial y también ferroviaria.

Claro, los puertos lograron prepararse para ese cambio, pero -al parecer- todo lo conexo no… 

Así es, todo lo conexo no, entonces si bien se han hecho inversiones, bastantes, pero tenemos que dar un salto en esta materia.


Galerías y vídeos portuarios