Codelco Ventanas apuesta por la sustentabilidad en la exportación cuprífera ¿Encontraste un error? Avísanos

Por José Francisco Díaz

A través de los puertos de Valparaíso y San Antonio, los cátodos de cobre producidos en la División Ventanas de Codelco son despachados a diversas latitudes del orbe. La estatal cuprífera, cuyos cátodos y ánodos son considerados dentro de los más puros del mundo, está apostando por dar mayor sustentabilidad al proceso previo a los embarques.

Según cifras de la estatal, de las 228.387 toneladas enviadas al extranjero, 118.343 salieron por el Puerto de Valparaíso y 110.044 toneladas lo hicieron vía el Puerto de San Antonio.

Antes de que el metal rojo zarpe desde los principales terminales de la Región de Valparaíso, en la División Ventanas se procesa el concentrado de cobre que es trabajado de manera cada vez más sostenible gracias a la implementación de diversas tecnologías que buscan reducir las emisiones de gases a la atmósfera y, de igual forma, alcanzar una evacuación de riles igual a cero.

Preocupación medioambiental

Ventanas tiene una capacidad anual de producción de 420.000 toneladas en su fundición, 400.000 toneladas en su refinería y 360.000 toneladas de ácido sulfúrico. Sus ánodos y cátodos están considerado entre los tres mejores del mundo, alcanzando una pureza de 99,99%, lo cual da valor agregado al cobre nacional.

Productividad que se realiza de la mano con el cuidado al medio ambiente, con una inyección de recursos cercana a los USD 160 millones y una fuerte vinculación al ambiente portuario, ya sea por el transporte de los cátodos, como también por la labor realizada en cuanto al tratamiento de los residuos industriales líquidos con una de las plantas más modernas de este país.

“Para el tratamientos de riles contamos con una planta de alta tecnología, que nos permite tener una operación sustentable en cuanto a nuestras descargas de riles y que se complementa también con los proyectos ambientales que está desarrollando la División Ventanas en la zona con una inversión de USD 156 millones, inédita en la zona, y lo que queremos es hacer un giro radical en nuestras operaciones desde el punto de vista de la operatividad, hacer una operación más sustentable y amigable con el medioambiente y para eso hemos estado trabajando estos últimos años”, explicó el director de comunicaciones de Codelco División Ventanas, Mauricio Palma a PortalPortuario.cl.

En esta línea, otra de las preocupaciones se encuentra en la descarga de emisiones al ambiente, la cual está asociada a plan de manejo integral que a permitido registrar en 2014 la cifra de emisión más baja en los últimos 12 años.

La misma operación genera que nuestros humos vayan a un proceso de captura y tratamiento de gases, luego pasan a una planta de ácido que genera, finalmente ácido sulfúrico. Es fundamental para el uso minero y es parte de nuestra cadena de valor, teniendo en cuenta la labor social que realiza Codelco División Ventanas recibiendo el concentrado de los pequeños y medianos mineros desde la cuarta a la sexta región. Entonces también hay un trabajo de ayuda a la pequeña minería que es sumamente importante y que nosotros hemos ido desarrollando desde que Codelco llegó a la zona en 2005, y la idea es ir complementado lo que es la producción de calidad con producción sustentable y amigable con el medioambiente. Esa es la mirada que hemos desarrollado en estos años y para eso hay que invertir y es lo que estamos haciendo, agrega Palma.

Consorcio Ril-Light

De la mano del manejo integral de residuos se descontaminan las aguas residuales de los procesos productivos, para esto, al interior de las instalaciones de la cuprífera estatal, opera una planta del Consorcio Ril – Light.

El jefe de planta del Consorcio Ril – Light, Carlos San Martín, señaló a PortalPortuario.cl el proceso por el cual se minimiza el impacto al medioambiente marino de las costas de Puchuncaví – Quintero.

En las piscinas de recepción llegan los riles desde los distintos puntos de generación dentro de la división. Hacemos una caracterización química para poder determinar el nivel de contaminantes que tienen y, una vez obtenidos los datos por parte del laboratorio, lo llevamos a la planta de procesos”, apuntó

Cátodos de cobre en Puerto San Antonio.

Después de este primer paso “luego se remueven los contaminantes, arsénico, fluoruro, cobre, todo lo que arrastra el agua después de haber salido de los procesos de cada una de las áreas. Una vez finalizado esto, nosotros realizamos monitoreos o controles para asegurar las normativas ambientales. Eso se descarga directamente al emisario”, detalló.

Asimismo, San Martín comentó que lo que finalmente llega “al emisario todos los riles que fueron procesados y tratados en la planta más una corriente de aguas servidas, que se trata de forma independiente y se mezcla en el punto de la descarga hacia el emisario”.

De acuerdo con San Martín, tras este procedimieto “sacamos todos los contaminantes, se hace una desinfección para bajar la carga microbiana y después sale mezclados por los riles. Todo lo que se descargue a través del emisario tiene que cumplir lo que exige la norma, en este caso la tabla 4 del decreto 90”.

Actualmente, División Ventanas y Ril – Light trabajan en una “segunda etapa en la que es de recuperación del agua que va al emisario para un nuevo tratamiento con el fin de que el agua pueda quedar en calidad de refrigeración. Eso sería devuelto a planta de ácidos para volver a ser reutilizados. Con eso se minimiza la descarga que se hace a través del emisario”, cerró San Martín.

Compartir




ESPECIAL COVID-19
Ver más noticias

Ver mais conteúdos