León Cohen: “Puerto Antofagasta se constituyó como el segundo EcoPorts de Chile” ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Andrés Orrego Siebert

@PortalPortuario


León Cohen

El Estallido Social impidió que el Puerto de Antofagasta pudiera lucir la certificación EcoPorts. El distintivo es entregado por la European Sea Ports Organisation (ESPO) junto con la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA) a aquellos puertos que cumplen con los más altos estándares ambientales en su operación y relación con el entorno.

Las protestas, ocurridas en octubre y noviembre, obligaron a suspender un seminario que se realizaría en Antofagasta con motivo de la obtención del Sello, pero “lo importante es que la certificación está”, comentó a PortalPortuario.cl, el presidente de la Empresa Portuaria Antofagasta, León Cohen, quien relevó la obtención de la distinción como uno de los hechos más relevantes del año pasado.

¿Cuál es el balance del año 2019 para el Puerto de Antofagasta?

Bueno, el balance es bien positivo, porque avanzamos en varios frentes. El primer punto que tenemos en nuestro plan estratégico es el cuidado del ambiente, es asegurarnos que la actividad portuaria sea compatible con el desarrollo sostenible, la actividad logística y la ciudad. De ahí, estuvo el logro de APL y ademas hubo otro logro, que por razones ajenas a nuestra voluntad, no tuvo la resonancia que me hubiera gustado, que fue la certificación que se logró el mes de octubre  del estándar EcoPorts. EcoPorts es la única certificación ambiental internacional que está hecha especialmente para puertos  y el Puerto de Antofagasta se constituyó como el segundo puerto de Chile que tiene esta certificación. Por eso,  pensamos en hacer en el mes de noviembre un evento para que se destacara este logro y además invitar a todos los puertos de Chile a sumarse a esta iniciativa, pero como todos sabemos, las circunstancias que ocurrieron en el país, significaron trasladar este evento para marzo o abril del próximo año, pero la certificación está.

¿Qué tan relevante fue para ustedes tanto el APL como obtener el certificado EcoPorts?

Pensamos que el logro del APL y EcoPorts son fundamentales. Ahora, no implican para nada bajar la guardia, las exigencias ambientales son cada vez mayores, por lo tanto el esfuerzo va a ser permanente. Es un agrado y conforta tener estas certificaciones, que indica que vamos por un buen camino, pero este es un camino muy largo que no va a parar. Vamos a estar permanentemente mejorando nuestros estándares para poder cumplir con las exigencias.

¿Qué otras instancias cree usted que son clave para seguir mejorando estos estándares?

La relación con la ciudad que ha sido bastante armónica, bastante potente. El Consejo Ciudad-Puerto funcionó muy bien, con la Municipalidad de Antofagasta y con el Gobierno Regional de Antofagasta, con el ex intendente y esperamos también que con el nuevo intendente que asumió hace algún tiempo, en el sentido de tener un espacio de muy buena fe para poder tratar los problemas de solución común, de conectividad, tránsito, logística, etcétera y con una mirada bien de largo plazo y bien de objetivos comunes. Ese Consejo Ciudad-Puerto sirvió también a muchos actores de la comunidad de Antofagasta a dar sus puntos de vista y pensamos también que eso es un eje súper importante para el año 2020, porque nuestro puerto está ubicado en el centro de la ciudad y queremos ser para los antofagastinos como un activo, como una cosa buena para la ciudad. Esto significa un trbajo permanente de diálogo, participación, entender a la comunidad y mucha comunicación. En eso se avanzó mucho también.

El puerto también avanzó en proyectos ¿Qué puede destacar de las iniciativas de la EPA?

En lo que se relaciona más con la actividad propiamente tal, hay logros bien importantes como la contratación de asesores financieros para la habilitación de una Zona de Desarrollo Logístico en los cerros de Antofagasta, ubicada en un sector aledaño a La Negra. Se contrató un asesor financiero, están trabajando ya y esperamos en el año 2020 visitar esta obra, que va a ser una fuente de gran progreso para toda la ciudad, porque va a permitir genere espacios para el descanso de camiones, actividades de pyme, logística, va a disminuir mucho el tránsito de vehículos por la ciudad, o sea va a traer un conjunto de actividades que van a descargar a la ciudad de muchas funciones, las van a concentrar en un lugar altamente especializado. También, para el puerto es un tremendo avance tener estándares internacionales no solamente en el medio ambiente, sino que también en la logística.

Usted anteriormente estuvo en la Empresa Portuaria de Valparaíso. ¿Va a tener algo de similar con lo que hace la Zeal? ¿Ese es un modelo que se va a replicar ahí o será algo más complejo todavía?

Diría que la Zeal fue una muy buena solución hace más de diez años y los requerimientos y las tecnologías avanzan. El concepto es similar, pues busca  concentrar en un lugar especializado un conjunto de áreas logísticas, pero nuestros planes son bastante más ambiciosos, relacionados con muchas de las cosas que hace la Zeal; sin embargo, queremos ir mucho mas allá. En el año 2020, en el primer semestre, se dará el desarrollo del cambio de negocios y el segundo semestre, la búsqueda ya de un inversionista. Son inversiones relativamente cuantiosas, no tengo las cifras a mano, pero se trata de urbanizar y de girar un polo de desarrollo, incluso  en actividades gastronómicas, hoteleras, o sea, es darle un estándar mucho mas alto. Esa zona se ha desarrollado muchísimo de forma no planificada y nosotros pensamos que es un tremendo aporte que este centro que está ubicado al lado de la carretera 5 Norte y que cuenta con una linea férrea inmediatamente aledaña, avance como un gran centro logístico.

¿En qué está el proyecto de ampliación de Portezuelo?

Se licitaron dos obras durante este año de ampliación de Portezuelo, que implica también crecer y dar mayor capacidad y mayores estándares de productividad y de cuidado con el ambiente a toda actividad que tiene que ver con las importaciones de zinc de Antofagasta, en virtud del Tratado de Amistad con Bolivia. Tenemos una obligación de satisfacer ese Tratado, lo que se está haciendo con inversiones, con estándares altísimos y eso significa en la práctica aumentar la capacidad y mejorar la capacidad operativa de Portezuelo.

Y ¿Qué ocurrió en los muelles durante el año que pasó? 

En el puerto, en 2019, se hicieron varios trabajos de limpieza del fondo marinos para mejorar el calado que también se están culminando de manera exitosa. Hemos trabajado con la Autoridad Marítima muy de la mano para establecer alturas de olas que sean compatibles con la tecnología actual y hemos seguido avanzando en eso y, por último, hacia fin de año, pusimos mucho foco a las oportunidades que brindan para nuestro puerto, para nuestra región, el Corredor Bioceánico, específicamente la relaciones económicas con Paraguay. Además, en virtud de la existencia en la comuna de Antofagasta de un acuerdo para una Zona Franca Paraguaya, en la cual ellos podrán tener mercadería en forma preferencial.

¿Qué oportunidades ve en este corredor?

Fuimos a Paraguay en diciembre acompañando a una delegación publico-privada chilena. Hicimos contacto con la industria ganadera paraguaya y pensamos que es una de las oportunidades para que Antofagasta sirva de puerto en el Pacífico a la industria paraguaya, lo que también sería una veta muy interesante, porque nuestro puerto básicamente es minero y, la verdad, es que la minería es el sostén económico de Chile y lo va a seguir siendo, pero pensamos que sería bueno diversificar también sin que la actividad minera disminuya. Entonces queremos diversificar aumentando nuestra actividad; por ejemplo, con la industria paraguaya.

¿Qué ventajas ofrece Antofagasta a los países que confluyen en el Corredor Bioceánico?

En el caso paraguayo, ellos hoy día están muy preocupados de acercarse a Oriente. En palabras del embajador de Chile en Paraguay, el Atlántico fue el océano del siglo XX y el Pacífico es el mar del siglo XXI. Y si ellos quieren llegar a Oriente, hoy día están llegando a Oriente, pero llegan por la hidrovía, por vías fluviales. Llegan a los puertos de Montevideo y Buenos Aires y por Panamá o Magallanes para Oriente, pero -claramente-  la ruta más corta es por Asunción, si se va por el Pacífico, es Antofagasta.

¿La concreción del Corredor Bioceánico por Paraguay pondrá a Antofagasta a competir de forma más fuerte con otros puertos del norte?

Nosotros tratamos de no competir ni con Coquimbo ni con Iquique, Mejillones ni Arica. Creemos que todos los puertos chilenos tienen tremendas posibilidades y ojalá a todos nos vaya bien. Nosotros, en particular, decimos que para Paraguay, en concreto, tenemos dos ventajas, una geográfica, porque somos el puerto más cercano por los pasos que ellos acceden a Brasil o a Antofagasta y por la Zona Franca Paraguaya que está en Chile. Esas son dos cosas objetivas que hacen que en particular Antofagasta sea una muy buena oferta, pero claramente esto puede implicar buenas oportunidades para todos los puerto del norte de Chile. En medida que los paraguayos quieren llegar a Oriente y  que sigamos avanzando en que los paraguayos, el sector privado paraguayo, descubra esta oportunidad que le brinda Oriente a través de Antofagasta, pensamos que esto tiene un tremendo futuro.

¿Los cruceros están dentro de ese plan de diversificación del puerto? 

 

Sí, otra actividad que también pusimos nuestros focos durante el año 2019 era la industria de los cruceros que, en virtud de las nuevas leyes de cabotaje, puede crear un gran desarrollo en nuestro país. Hicimos  bastantes seminarios y contactos. Hacia fin de año, las circunstancias que todos conocemos impidieron la recalada de algunos cruceros, pero pensamos que en la medida que la situación del país se normalice para la ciudad y Región de Antofagasta, esto puede ser otra tremenda oportunidad de desarrollo.

¿Qué otros desafíos se abren para Antofagasta en el horizonte?

El Puerto de Antofagasta tiene tremendas perspectivas, hay otros proyectos a largo plazo. Los puertos, en general, en el mundo están enfrentando hoy día ciertos desafíos. Un desafío es el cambio climático, que está haciendo aumentar las marejadas y, con ello, complicar la actividad portuaria. Estamos en la etapa prevista de qué obras de infraestructura se requieren de acá a los próximos 10 años, para que el Puerto de Antofagasta siga creciendo en un ambiente climático que pueda ser perfectamente muy distinto al actual y más complejo. Eso es una realidad para todos los puertos el mundo y, por eso, estamos pensando no solo en la agenda 2020, sino en 2030, porque la actividad portuaria en 10 años pasa muy rápido y si uno quiere tener un puerto de cierta forma o ciertas protecciones para la actividad respecto al medio ambiente en 10 años, tiene que empezar a trabajar ahora.

A propósito de los proyectos que ustedes tienen en carpeta ¿Qué va a pasar con el tema del soterramiento de la vía de acceso al puerto?

Ese proyecto lo seguimos alentando, no depende de nosotros, depende el Ministerio (Obras Públicas) y la comunidad. Para nosotros sería una tremenda obra de avance. Nosotros pensamos que la conectividad de los puertos hay que verla de largo plazo, que se requiere de todo tipo de acceso. Estamos trabajando con empresas ferroviarias, para ver que oportunidades tenemos de aumentar el tráfico de carga por vía férrea, a través del tren de carga. Hoy el Puerto de Antofagasta tiene un 45% de carga por vía ferroviaria. Somos el principal puerto de Chile en eso, pero pensamos que se puede hacer más todavía. Independiente de eso, creemos que es muy importante para el desarrollo armónico de la ciudad, que la costanera de Antofagasta esté despejada de vehículos, que este la vía soterrada, que va a atender a la ciudad y al puerto.


 

Compartir