Más del 58% de los TEU operados en el mundo se registran en el blockchain de Maersk e IBM ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Trade News

@TradeNewsAr


Maersk está logrando imponer su desarrollo sobre blockchain TradeLens, creado junto con IBM, en el estándar de la industria: el 58,5% de los TEU que se mueven en todo el mundo ya son monitoreados por esta plataforma.

Primero fueron MSC y CMA CGM las navieras (segunda y cuarta en el ranking mundial de portacontenedores) que se sumaron al protocolo de seguimiento en tiempo real de los contenedores y a la digitalización de la mayor cantidad de los procesos administrativos en el shipping.

Ahora, se sumaron la alemana Hapag-Lloyd y la japonesa Ocean Network Express (ONE), compañía nacida de la integración de NYK Line, MOL y K-Line.

Salvo por la china Cosco, Maersk aunó al top 6 de armadores en torno a su plataforma, y en prácticamente cuestión de meses (TradeLens cumple un año de lanzamiento en agosto) logró la masa crítica del 58,5% del total de contenedores que mueven el comercio exterior del mundo para fortalecer el desarrollo blockchain.

Curiosamente, Hapag-Lloyd fue una de las navieras que había puesto reparos a la iniciativa de Maersk. Su CEO, Rolf Habben Jansen, había manifestado que sería necesario una “acuerdo” del sistema para que no fuera cuestión de que cada naviera invirtiera por su lado, gastando así recursos.

“Técnicamente, la solución (TradeLens) podría ser una buena plataforma, pero requerirá una gobernanza que la convierta en una plataforma de la industria y no sólo en una plataforma para Maersk e IBM”, dijo  Jansen, en la Global Shipping Liner Conference, en mayo de 2018.

“Cada proyecto individual pretende ofrecer una plataforma de la industria que ellos mismos controlan. Esto es contradictorio”, señalaba el CEO de Hapag-Lloyd.

Aparentemente, la evolución de TradeLens y las iniciativas de digitalización conjunta como la Digital Container Shipping Association (DCSA), lanzada en abril último, despejaron las dudas del ejecutivo alemán y los reparos de la competencia de Maersk van cediendo.

El temor de la industria, en los albores de la herramienta lanzada por Maersk e IBM, se fundaba en el apetito del armador danés (y cierto parecido en el gigante tecnológico) por marcar tendencia, e ir por la integración y consolidación sectorial.

Con un tamaño en que por lo menos duplica y hasta triplica en volumen de sus principales competidores, Maersk se presenta como una amenaza siempre latente en la industria. Y una plataforma lanzada por ellos, que necesita la colaboración y el aporte de datos de los participantes, generaba aprehensión.

IBM fue la encargada de demostrar que blockchain es inviolable y que la mayor seguridad se logra en la escala de la información, la multiplicidad de datos y en la complejidad de la cadena de bloques de información: a cada paso agregado, más necesidad de validar los pasos por cada eslabón.

“La expansión de la colaboración digital es fundamental para la evolución de la industria del transporte de contenedores”, dijo Martin Gnass, director general de Tecnología de la Información de Hapag-Lloyd.

“TradeLens ha logrado un progreso significativo en el lanzamiento de una transformación muy necesaria en la industria, incluido su modelo de asociación”, señaló.

“Ahora -continuó- con cinco de los seis operadores más grandes del mundo comprometidos con la plataforma, por no mencionar a muchos otros participantes del ecosistema, podemos acelerar colectivamente esa transformación para brindar mayor confianza, transparencia y colaboración a través de las cadenas de suministro y ayudar a promover el comercio global”, apuntó.

Por su parte, Noriaki Yamaga, directora general de Innovación de ONE, indicó que “creemos que este enfoque innovador basado en estándares y gobernanza abiertos puede beneficiar a toda la industria y, en última instancia, beneficiar a nuestros clientes que dependen de la industria del transporte marítimo mundial para transportar un volumen global de contenedores de más de 120 millones de TEU cada año”.

En un comunicado, Maersk indicó que tanto Hapag-Lloyd como ONE “operarán cada uno un nodo de cadena de bloques, y participarán en el consenso para validar las transacciones, alojarán los datos y asumirán el papel fundamental de actuar como anclajes de confianza o validadores para la red. Ambas compañías estarán representadas en el Consejo Asesor de TradeLens, que incluirá miembros de toda la cadena de suministro para asesorar sobre estándares de neutralidad y apertura”, concluyeron.


Compartir