[Opinión] Francisco Cruz: Diplomacia y Comercio Marítimo Internacional ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Francisco Cruz

Abogado PUC y Embajador de Chile en Panamá


Francisco Cruz

¡Qué duda cabe! La Región de América Latina es dinámica y diversa. Los ciclos comerciales, políticos y sociales se han transformado en un desafío de anticipación para todos los actores en una escena internacional en la cual el efecto globalizador imprime ritmos y tiempos en todos los ámbitos y sectores.

A esto se suma además una época en la que la dicotomía pública y privada es cada vez más difusa, algo que tampoco es ajeno a la Diplomacia, hoy practicada por la Academia, la sociedad civil y la empresa.

En esto último cabe entonces preguntarse ¿qué relación podrían tener Diplomacia y empresa? y, a su turno, ¿en cómo podemos ayudar los diplomáticos, como intermediadores formales, en la internacionalización de las empresas y en el dialogo global de industrias en nuestros países? Convencionalmente se habla de Diplomacia Corporativa para el caso de las empresas, y de Diplomacia Comercial para los Estados.

Hoy una Diplomacia moderna incorpora un significado que concibe a los agentes diplomáticos como conectores y facilitadores efectivos de intereses políticos, comerciales, sociales y culturales, entregando valor público al ejercicio empresarial. Ya no hay compartimentos estanco y el Estado suele movilizarse y expresarse globalmente a través de perfiles tan distintos como un gerente, un alto directivo público o un académico.

La tarea entonces de “sintonía con la audiencia” en los intereses de la sociedad civil globalizada es crítica y permanente tomando ventaja de herramientas como las nuevas tecnologías, el networking empresarial y la exploración de nuevos negocios para el interés nacional.

En un tiempo marcado por la inmediatez y la era digital las burocracias han dejado de ser derogatorias, dando paso a un nuevo dinamismo y retos de reacción en las competencias de quienes ejercen cualquier rol, especialmente en el sector público.

Pero demos un paso adelante y vamos al sector marítimo y portuario.

Así como la constante optimización de los ciclos de servicios, los tiempos de respuesta en ingreso y despacho de carga y la correcta sinergia de todos los sujetos que intervienen en la cadena logística portuaria, la industria, “mar adentro”, impacta con sus alianzas entre compañías y cambio de rutas marítimas que desafían las estructuras de los mercados. Otro tanto ocurre en la forma en que la información se desarrolla junto a estos acontecimientos, adelantando tendencias y generando nuevas disciplinas que permitan mejorar desempeños y conocimientos formales.

Por eso, desde la Embajada de Chile en Panamá tenemos la convicción que hemos sido privilegiados en ser testigos de hitos tan relevantes para la industria como la Ampliación del Canal, el impulso de nuevos negocios marítimos y el aumento en flujos exportadores, antes poco convencionales como es el caso del GNL. Una posición destacada que nos ha obligado a vincular esta realidad con el papel que nuestro país juega a nivel mundial como usuario preferente del Canal y el peso específico de nuestras empresas, particularmente navieras, en la matriz exportadora de Chile y su Marca País.

Y es aquí donde el trabajo diplomático puede contribuir conectando actores diversos, facilitando accesos institucionales, tendiendo puentes entre agentes públicos y privados; desentrañando el significado de regulaciones locales; difundiendo el aporte de nuestros empresarios en ámbitos complejos y circuitos de acceso limitado y, en definitiva, alineando el interés particular con bienes públicos, maximizando capacidades y en continua actualización de destrezas y conocimientos.

Sea en este empeño o en otros, necesitamos “funcionarios correctos”, pero también “gerentes a tiempo completo”, presentes en el papel y en el terreno, que hablen de expectativas y de resultados, de nomenclaturas internacionales con igual facilidad que de métricas e indicadores. De ágil palabra en la lectura y en el discurso, pero además en la gestión de un Excel. Que discurran en varios idiomas y asimismo en distintas disciplinas. Que sin comprometer por un segundo el delicado mandato del servicio público ejecuten con talento y flexibilidad las acciones necesarias para obtener resultados.


 

Galerías y vídeos portuarios